La desgarradora historia de Hayden Springer: un mes después de la muerte de su hijita de 3 años cumplió su sueño y llegó al PGA Tour

Qué habrá pensado Hayden Springer hace un mes cuando perdió a su hijita, lo más amado que tenía en el mundo. Bajar los brazos o seguir persiguiendo el sueño que había tenido durante gran parte de su vida: jugar en las grandes ligas, más precisamente, llegar al PGA Tour. El ejemplo de la pequeña Sage parecía el segundo. Es que, cuando Emma, la mujer del golfista estadounidense, quedó embarazada, le diagnosticaron que su bebé padecía una extraña patología que haría difícil que diera a luz. Y, en caso de lograrlo, los pronósticos decían que viviría apenas un par de semanas. Pero la niña superaría todas las barreras y, en su corta vida, dejaría lecciones al por mayor.

El largo camino de Springer y el premio en el momento menos deseado

Hayden Springer lo había intentado una y otra vez, pero la recompensa llegaría cuando el dolor lo invadía y en el momento que menos lo deseaba.

El oriundo de Nahsville tenía 23 años (hoy cuenta 26) y por primera vez desde que iba a la escuela primaria su cabeza se había alejado de su carrera profesional. Y el motivo no era otro que Sage. De alguna manera, Emma también lo había dejado todo por la familia: se habían conocido en 2019 cuando ambos integraban el equipo de la universidad tecnológica y desde que fue mamá en sólo se había dedicado a su hija.

En el año 2020, la noticia de la llegada de Sage los desbordó de felicidad, pero a los pocos meses de confirmarse el embarazo se comieron un palazo de frente. Los médicos les informaron que su bebé padecía de Trisotomía 18, un trastorno genético que arrojaba un antecedente durísimo: pocos son los bebés que logran nacer con vida cuando lo padecen. Y en el caso de hacerlo, su expectativa de vida no supera las dos semanas.

La reacción fue inmediata: Hayden dejó de lado los extensos campos de golf que recorría con su caddie para centrarse en el cuidado extremo de Emma y Sage. Pero cuando la pequeña nació, ella misma se encargó de darle un giro de 180 grados a la familia y a los libros de medicina.

Hayden y Emma, junto a una Sage recién nacida. Foto: Instagram.Hayden y Emma, junto a una Sage recién nacida. Foto: Instagram.El 1 de octubre de 2020, cuando nació, la bebé pesaba 2 kilos y las expectativas no eran las más altas. Sin embargo, los antecedentes quedaron a un costado y la niña fue artífice de lo que Hayden consideró «un milagro«: atravesó una operación de corazón de 15 horas con tan solo tres meses de vida, se sometió a una traqueotomía y debió pasar 70 días internada. Como ocurrió desde que llegó al mundo, sus padres nunca se alejaron de su lado.

Con el paso del tiempo, Sage empezó a comer cada cuatro horas y llegó a pesar tres kilos. Pasaron las temidas dos primeras semanas, el primer y el segundo año y la beba llegó celebrar sus tres años de vida. Incluso, se transformó en hermana mayor luego que Emma diera a luz a Annie.

Ante la estabilidad de salud que Sage había conseguido, a la terapeuta le recomendó a Springer que retomara la actividad y regresara al golf profesional. Eso le serviría para despejarse y poder abocarse de una mejor manera a su ámbito familiar. Y Hayden aceptó el consejo.

El increíble ascenso de Hayden Springer

El regreso de Hayden Springer a los campos de golf fue un éxito. Comenzó jugando en las miniligas y consiguió dos importantes victorias en los torneos canadienses de Winnipeg y en Calgary, ambos pertenecientes a la competición de desarrollo del PGA Tour. Incluso, en una de ellas alcanzó la mejor tarjeta de su carrera, conformada por 62 golpes.

Hayden junto a Sage y Annie, sus dos hijas. Foto: Instagram @haydenspringer14Hayden junto a Sage y Annie, sus dos hijas. Foto: Instagram @haydenspringer14En paralelo, Hayden y Emma impulsaron la Fundación Extra To Love, con la intención de ayudar a todas las familias que cuenten con bebés que padezcan Trisotomía 18.

Sage superó todas las expectativas, sin embargo el 13 noviembre de 2023 su corazón no pudo más falleció.

Más allá del profundo dolor, la familia eligió demostrar todo lo que su pequeña fue capaz. «Siempre dijimos que tenía fuerza de corazón y eso permanecerá con nosotros para toda la vida. Creo que Sage demostró que la Trisomía 18 es compatible con la vida y que se puede vivir una vida plena, sonreír y ser feliz, y eso es lo que hizo», fundamentó Springer que decidió seguir adelante con su fundación.

Esta vez, el dolor por la partida de su hija no llevó al joven golfista a apartarse nuevamente del deporte, sino que le sirvió como impulso para competir en su honor. A pesar del duelo, el estadounidense se hizo fuerte como nunca.

Al punto que este lunes, tan solo un mes después, en lo que pareció un acto del destino, Hayden recibió la mayor alegría deportiva de su carrera: convertirse en miembro del PGA Tour al concluir la etapa final del PGA Tour Q-School y finalizar en lo más alto de la Orden del Mérito del Circuito Satélite en Canadá.

Hayden Springer junto a Emma y Annie, tras conseguir su tarjeta de PGA. Foto: Instagram @haydenspringer14Hayden Springer junto a Emma y Annie, tras conseguir su tarjeta de PGA. Foto: Instagram @haydenspringer14Inmediatamente, la emoción invadió todo el campo del TPC Sawgrass de Florida. Más allá que su caddie comenzó a llorar desconsoladamente mientras lo abrazaba, Springer no derramó una lágrima. Todo lo contrario. Una leve sonrisa se dibujó en en su rostro, siendo consciente que en aquel arduo camino, la compañía de Sage en cada hoyo había estado presente como nunca.

La consagración no estuvo cerca de ser una liberación de angustia contenida para Hayden. Tampoco para Emma, que fue una pieza clave en el apoyo a su esposo para que no abandone el golf. Es por ello que, como no podía ser de otra forma, se encontraba alentándolo en el campo junto a Annie. Y todos los pensamientos de la familia remitían a lo mismo: recordar a Sage con felicidad.

Bigger than golf ❤️

Hayden Springer competed with a heavy heart this week after his daughter passed away last month.

The emotions were powerful for the Springer family after he secured his card. pic.twitter.com/DIBBizo8eP

— PGA TOUR (@PGATOUR) December 19, 2023 Aquella fue la táctica que llevó a Hayden a conseguir su tarjeta para el PGA Tour. «Pensé varias veces en Sage. Es raro pensar en ella cuando intentas jugar y sientes presión y todo eso, porque es emocional. Pero son pensamientos felices. Es una de esas cosas que pienso sobre ella«, afirmó.

Y agregó: «Sólo pienso en su sonrisa. Es como si pudiera cerrar los ojos y verla sonriendo. Una especie de conexión a tierra que te devuelve a la neutralidad. Sin pensar en el golf, sin pensar en el siguiente tiro, sólo pensar en Sage y su sonrisa».

Coincidiendo, su esposa también confirmó: «Sage ha sido un ejemplo de vida. Creo que ella inspiró alegría en mucha gente, hizo que sintieran eso al simplemente conocerla».

Mientras el planeta del golf no podía contener la emoción que esta consagración representaba, la familia Springer comprendió que Sage, con tan solo tres años, les había enseñado algo. Lo cual decidieron replicarlo con el nombre de su fundación: Extra para amar (Extra to love). Ahora, con el corazón por encima de todo, es su turno de continuar con aquella misión. Mientras, posiblemente, a pesar que las cosas no vayan bien, Hayden no borrará nunca su sonrisa previo a ejectutar cada golpe.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas