La trastienda de la reunión entre Villarruel y los jefes K del Senado: advertencias y una broma inesperada

Sin despacho propio aún en el Senado -a partir del 10 de diciembre desembarcará en el que ocupa ahora Cristina Kirchner, en el primer piso del Palacio Legislativo-, la vicepresidenta electa Victoria Villarruel estuvo de visitante este miércoles en la Cámara alta.

Mantuvo varios encuentros, pero uno fue clave: se juntó con tres jefes de la bancada del Frente de Todos, el formoseño José Mayans, la cristinista Juliana Di Tullio y la camporista Anabel Fernández Sagasti.

Lo que a priori pudo suponerse como una reunión tensa, finalmente no sucedió. Al contrario: hubo un tono muy amable de todas las partes -a pesar de que se marcaron las fuertes diferencias políticas- y hasta hubo alguna broma. También gestos mutuos y una advertencia.

La reunión había sido pedida a Mayans el martes por Guillermo Montenegro, diputado electo de La Libertad Avanza y quien además es armador de Villarruel. Quedaron en encontrarse a las 14 de este miércoles en las oficinas que tiene el bloque del PJ en el Senado, en el segundo piso de la Cámara, con ventanas a la avenida Entre Ríos y a la calle Hipólito Yrigoyen.

Villarruel y su hombre de confianza llegaron puntuales. A modo de gesto, los anfitriones le dejaron a la vice electa el sillón de la cabecera. No se ofreció café; solo hubo agua fría. ¿Fue un gesto deliberado para mostrar que en el Senado no hay gastos suntuarios?

Frente a los sillones de cuerina verde oscura permaneció la mesa de madera con tapa de vidrio del bloque. Arriba quedó el termo y el mate con que Mayans acostumbra tomar tereré.

Victoria Villarruel, el diputado electo de LLA Guillermo Montenegro y los senadores peronistas José Mayans, Juliana Di Tullio y Anabel Fernández Sagasti.Victoria Villarruel, el diputado electo de LLA Guillermo Montenegro y los senadores peronistas José Mayans, Juliana Di Tullio y Anabel Fernández Sagasti.En tono amable, Villarruel dijo que llegaba para «construir» y que pretendía que el Senado «funcione». Sonó a una doble referencia. Por un lado, a que la Cámara alta tiene escasa actividad: en lo que va del año hubo apenas tres sesiones, la última en septiembre. Por otro, a que La Libertad Avanza tendrá apenas 7 senadores propios y solo con alianzas y negociaciones la vice electa logrará que la Cámara tenga actividad regular.

Desde el peronismo buscaron dejarle en claro que tiene un escenario complejo por delante. Le recordaron que el Senado tiene 46 comisiones y que en la mayoría los dictámenes de mayoría se logran con 9 firmas. Fue una forma de subrayar que el futuro oficialismo solo contará con 7 senadores: ni aún pudiendo tener a todos sus legisladores en una comisión tendría el número para dar despacho.

También se le marcó que hay 10 comisiones clave para cualquier Gobierno -Presupuesto, Acuerdos, Asuntos Constitucionales, Justicia, Legislación General, Relaciones Exteriores, entre otras- y que ni aunque pudiera el futuro oficialismo tendrá número para presidirlas.

Y lo más importante. Según reconstruyó Clarín, Mayans le planteó que el reglamento establece que las comisiones se integran de forma proporcional al tamaño de los bloques. En criollo: al peronismo por contar con 33 senadores sobre un cuerpo de 72 le correspondería tener la mayoría en las comisiones.

Las negociaciones por la presidencia provisional del Senado y las comisiones aún no comenzaron. Pero por lo expresado en la reunión quedó claro que el peronismo se propone disputar lo que cree le corresponde.

Eso sí: Mayans le trasmitió a Villarruel que no van a obstaculizar la gestión del nuevo gobierno. «Lo que se pueda ayudar, contá con nosotros. No vamos a obstaculizar. Lo institucional no lo vamos a cuestionar», le dijo el formoseño. Se refería, por ejemplo, a que la nueva ley de Ministerios que envíe Milei no pondría trabas para su aprobación.

Eso sí: enseguida le aclaro a modo de advertencia:

-Así como ustedes tienen sus convicciones, nosotros tenemos las nuestras. Si envían un proyecto para privatizar YPF, nos vamos a oponer. Lo mismo si quieren privatizar el sistema previsional.

Los peronistas también le plantearon que antes de comprometerse a acompañar el proyecto de Presupuesto que mandará MIlei van a prestar atención a una serie de factores, como el valor del dólar, los recursos, qué es coparticipable con las provincias y que no, qué se hará con el gasto y cómo será la inversión pública, entre otros puntos.

Cierre con broma

A las 14.50 hubo que apurar un cierre porque estaba por arrancar la Asamblea Legislativa y debían partir para el recinto de Diputados.

-«Tenes que ir para que te proclamen vicepresidente, al menos que no quieras y prefieras quedarte con nosotros», le dijo en broma Mayans a Villarruel. Todos rieron. El formoseño aprovechó para elogiarle el nombre: «Es hermoso. Mi nieta también se llama Victoria».

Habrá que ver cuánto dura el tono amable. Cristina ya hizo público que considera que la Presidencia Provisional del Senado le corresponde a La Libertad Avanza, pero sectores del bloque del PJ -como Mayans y La Cámpora- entienden que el asiento debe ser del peronismo porque son la primera minoría del Senado.

En la reunión no se habló de este tema. En la previa, Villarruel dijo que es una facultad del presidente designar al presidente provisional. Si el peronismo va a fondo habrá un choque.

Este martes, antes de la despedida que le hicieron a Cristina en el Museo Evita, los senadores en funciones y los electos se reunieron y empezaron a debatir sobre la Presidencia Provisional, el control de las comisiones y el manejo de las dos secretarías clave de a Cámara alta: la Administrativa -controla los recursos- y la Parlamentaria. Terminarán de definirlo la semana que viene.

Según versiones, desde JxC le habrían recomendado a Villarruel no desgastarse en una pelea por la Provisional porque es un puesto más que nada simbólico y que se enfoque en la Secretaría Administrativa. «Si no la controlas quedas pintada como presidenta del Senado», le habrían hecho saber.

José Mayans con Victoria Villarruel, en las oficinas del bloque del PJ en el Senado.José Mayans con Victoria Villarruel, en las oficinas del bloque del PJ en el Senado.Se especula en el Senado con que el futuro oficialismo opte por patear la designación de autoridades de la Cámara alta para febrero, algo que el reglamento permite. Si insistiera ahora y hubiera un eventual empate, la encargada de desempatar sería… Cristina Kirchner.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Experto informático: «No se trató de un hackeo el fallo planetario»

Axel Gualda, director de la UTN, explicó las...

Efemérides de hoy: qué pasó un 22 de julio

En las efemérides del 22 de julio sobresalen estos...