Fuerte interna del PJ en el Congreso: pintarse la cara o negociar las leyes de Milei

Transitada la primera semana después del mazazo electoral, los pedazos del peronismo empiezan a proyectar el posicionamiento y el rol en el Congreso frente al inicio del gobierno de Javier Milei. Con el primer paquete de proyectos que prepara el presidente electo y con las autoridades de las Cámaras se recortan dos posturas, una más aguerrida y la otra dispuesta a negociar, aunque coinciden en el propósito de conservar la unidad.

En Diputados, dos de los posibles titulares del cuerpo tienen origen en el peronismo. Uno, Cristian Ritondo, dejó el partido hace tiempo para convertirse en uno de los referentes del PRO y busca ese lugar con el apoyo de Mauricio Macri. El otro, Florencio Randazzo, funcionario de Cristina Kirchner hasta 2015 y todavía peronista.

“Cristina tiene un encono importante con él, pero vamos a esperar. Son ellos los que todavía no definen nada”, contó este domingo un referente del actual oficialismo. Desde el Frente Renovador de Sergio Massa se mostraron más predispuestos a respetar el nombre que elija Milei.

Los integrantes del Frente de Todos se reunirán este martes, al término de la reunión de la Comisión de Juicio Político, en la que el kirchnerismo buscará emitir el dictamen y será una primera instancia para medir cómo quedó del espacio luego del balotaje. Micaela Morán, una de las massistas, renunció para tomar distancia. El otro, Ramiro Gutiérrez, se mantendría para firmar el despacho.

La elección de las autoridades de las Cámaras será determinante para la conformación del esquema de alianzas del gobierno de Milei. Las señales hacia Randazzo, con el objetivo de priorizar el vínculo con una parte del peronismo, generó ruidos con el PRO.

«Primero ordenemos la gobernabilidad, cuáles son las leyes y los votos que necesitamos, y entonces vemos quién conduce la Cámara y cómo distribuimos los cargos», reclamó Macri desde Arabia Saudita, en función de su plan de empujar a Ritondo, y de paso con un reproche a Patricia Bullrich. El ex mandatario considera que la ex candidata a presidente de Juntos por el Cambio negoció por su cuenta su designación en el ministerio de Seguridad.

En el Senado, espadas kirchneristas transmitieron que verían con buenos ojos la continuidad de la santiagueña Claudia Ledesma, esposa del gobernador Gerardo Zamora, en la Presidencia Provisional del Senado. “Zamora, como siempre, va a ser aliado del oficialismo. Para ellos es más confiable que cualquier radical o del PRO”, adelantó un senador del ala dura kirchnerista.

En el macrismo no descartan negociar ese lugar con un sector de la UCR, en caso de que gobernadores de ese partido como Alfredo Cornejo y Gustavo Valdés entren en el esquema de aliados de Milei.

La postura a partir de la asunción de Milei

Para diciembre, en el marco de una posible convocatoria a sesiones extraordinarias, el presidente electo prepara una batería de proyectos -o una ley ómnibus- entre los que figuraría una Emergencia Económica, para contar con facultades de tomar medidas desde el Ejecutivo. Será otra prueba de los posicionamientos.

“No hemos hablado todavía y hay que ver qué proyectos vienen. La Emergencia habilita un montón de cosas. Nosotros pensamos que para lo que se viene es importante que el peronismo pueda resistir en el Congreso”, aseguró un legislador que se prepara para una etapa de oposición fuerte.

Distinta, y todavía incierta, asoma la postura de los gobernadores y el Frente Renovador. Un sector del peronismo descuenta que facilitará la aprobación del Presupuesto -podría ser con una abstención- y otras leyes en el inicio.

“La victoria fue contundente y el gobierno de Milei tiene que arrancar. En el peronismo siempre hay matices, pero creo que todos entendemos que esta vez es espalda con espalda. No hay salvación individual”, vislumbró un integrante del Frente Renovador.

“Nosotros vamos a votar todo en contra, cada uno verá lo que hace”, diferenció un referente del kirchnerismo duro, y descontó que los gobernadores, como en el gobierno de Macri -aunque esta vez controlan menos provincias-, negociarán con el Poder Ejecutivo.

Otros, acaso por la expectativa de mantener la unidad, relativizaron esa hipótesis de división. “Va a ser distinto, porque éste (Milei) viene con medidas invotables para cualquier peronista. Con Macri había racionalidad. Algunos gobernadores tal vez negocien, pero las provincias van a estar en una situación compleja”, consideró un diputado. Depende de la mirada, para otros justamente las dificultades de los distritos promoverán las conversaciones.

Macri sumaba prestigio cuando te pegabas a él. ¿Ahora es lo mismo con Milei? ¿Qué agenda tenía Macri y qué agenda tiene potencialmente Milei? ¿Qué tan antagónica fue la propuesta de Scioli con Macri? ¿Y la de Massa con Milei?”, contrapuso otro legislador. Macri consiguió aprobar el pago a los holdouts en marzo de 2016, con apoyo de un sector del peronismo.

Vamos a ser 105 diputados, ampliamente la primera minoría. Tenemos que estar parados en la defensa de los valores de la producción, del desarrollo industrial, fortalecer la educación y la salud pública. Esas ideas son contrarias a las ultraliberales del presidente electo”, dijo Germán Martínez -titular del bloque de Diputados- a Radio Nacional.

“Siempre hay un peronismo dispuesto, pero hasta ahora se están manejando con precariedad e ingenuidad”, cuestionaron a los liberales desde el macrismo, molestos por la posibilidad de que Randazzo y no Ritondo presida la Cámara de Diputados.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Los analistas privados estima que la inflación de febrero se ubicó en torno al 15%, en línea con el Gobierno

Las consultoras calculan que el índice podría estirarse a...

El vestido de dos texturas que Máxima combinó a la perfección con sus zapatos predilectos

Máxima Zorreguieta tuvo una agenda cargada esta semana. Estuvo...

Seguros del Estado: el broker amigo de Alberto Fernández cobró más de $ 800 millones del ministerio de Seguridad

La aseguradora Bachellier S.A., vinculada a Héctor Martínez Sosa,...