CARTAS DE LECTORES

Boca sucia

Señor director de NORTE:

Las abuelas de antes vestidas con su batón y las chancletas, corrían con sus escobas para alcanzar al nieto al que le gritaban «boca sucia» cuando decían una mala palabra, y hasta a veces le ponían un poco de pimienta en la punta de la lengua. 

En el mismo patio, a veces colgaba desde un aro el loro Pepe que repetía palabra por palabra y hasta a modo de saludo.

Luego hubo una corriente que dijo que «las buenas o malas palabras» eran según como se las interpretase o los juicios que cada uno tenía, que el término en sí no era malo.

Fue y es común que existan personas que en su lenguaje común tengan incorporados estos términos en su modo particular de expresarse.

Pero todo cambia, hasta las palabras, el modo, el tono que marcan las intenciones, ya no se trata de hablar sino de avergonzar, lastimar, lo que implica una intención adicional.

Entonces, ahora es común que no sean palabras hirientes sino frases armadas aludiendo a lo anatómico, a lo fisiológico, aunque implique un defecto personal, de ésta forma entonces humillan. 

Lo que no tienen en cuenta es que esas sumas de términos provocan una imagen mental en quien o quienes escuchan y de más está decir que el efecto es desagradable y hasta de asco.

Ya no son boca sucia…del corazón habla la boca.

¿Será la pobreza de sus lenguajes? ¿Será la falta de educación? 

Si fuera así esta es la mayor pobreza del país, por el enriquecimiento del odio y la ausencia de empatía.

MÓNICA PERSOGLIA

RESISTENCIA 

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

El Papa Francisco felicitó a Luquitas Rodríguez por el trabajo en las redes: Gracias por hacer reír

El comediante viajó a Roma como parte de una...

«Malvinas: La Última Carta» es el primer videojuego argentino sobre la guerra de 1982

La narración sobre la Guerra de Malvinas acumula...

Caputo anunció que las empresas energéticas adhirieron a su propuesta para cancelar la deuda de Cammesa

El ministro de Economía lo confirmó a través de...