China Suárez habla del cine, la música y sus hijos: «Por primera vez estoy sola y es algo que estoy aprendiendo»

María Eugenia “China” Suarez (31) es ese ejemplo que deja abierta la pregunta para siempre: ¿cuántas vidas pueden entrar en una sola vida?

Niña artista, adolescente popstar, emblema del universo Cris Morena, actriz, modelo, cantante, diseñadora, influencer, compositora, protagonista en cualquier faceta del mainstream en habla hispana; y por supuesto mamá.

Eugenia China Suárez en una escena de Eugenia China Suárez en una escena de «El Duelo», junto a Joaquín Furriel.Ahora está presentando El duelo, su última película, que protagoniza junto a Joaquín Furriel, justo en la semana en la que también estrenó su videoclip El amor que tu me das, su más reciente canción junto a Rodrigo Tapari, y donde participaron dos de sus tres hijos.

«Me desespera la rutina»

En el comienzo de la charla con Clarín, la actriz,reconoce: “Soy movimiento. Necesito el movimiento. Me desespera la rutina. Me llevo pésimo, no me siento cómoda. Entiendo que muchas personas la necesitan para organizarse y sentirse tranquilos, pero yo soy al revés”.

Y agrega: “Tengo que reinventarme todo el tiempo. Tener nuevos desafíos, trabajar en nuevos proyectos. Me gusta que en mi vida ningún día sea igual al otro, esa es una de las razones por la cual elegí esta profesión”,

Eugenia China Suárez, a los 31 años, siempre con proyectos de cine y música. Foto gentileza BourkeEugenia China Suárez, a los 31 años, siempre con proyectos de cine y música. Foto gentileza BourkeEl lujoso hotel está lleno de periodistas, camarógrafos, y fotógrafos que buscan la nota con los protagonistas. Todo organizado en un prolijo pero tenso equilibrio. Ella, en medio de ese torbellino que la rodea, se aleja solo unos pasos para, como quien busca un refugio para estar a salvo, tomar su teléfono. “¿Cómo están los terremotos? pregunta.

Aunque está personificada como Rita, esa fría mujer deslumbrante que cambia la vida para siempre de Ernesto (Furriel), cuando está en ese llamado es la mamá de Rufina Cabré, Magnolia Vicuña y Amancio Vicuña. ”Son el centro de mi vida y mi papel favorito”, afirma. En ese momento el resto de los presentes, aunque más no sea por un instante, quedan en suspenso.

“Yo estoy todo el día conectada -asevera- porque son lo más importante de mi vida. Por suerte tengo muy buen círculo. Obviamente estoy pendiente todo el tiempo, si llegaron bien, si están bien, como les fue en el colegio, todo, sobre todo porque cuando estoy con la música los horarios los manejo yo, pero cuando estás filmando es muy distinto.

Estos últimos meses fueron así y los chicos se habían acostumbrado a eso, a que estuviera mucho en casa, y que los lleve a todos lados. Ahora grabar tanto es como hacer un destete de nuevo, entonces es duro. Por eso ya hace un tiempo que elijo mis trabajos y me organizo de una manera que yo pueda estar con ellos y es lo que más me gusta”.

Su sonrisa amplísima parece no apagarse a pesar de la larga jornada de notas. Conoce muy bien este juego que juega desde los 10 años. La música, el cine, y su familia son sus ejes, su pasión y su cable a tierra. “Por primera vez estoy sola, y es algo a lo que estoy aprendiendo” asegura.

La nueva película

-Volvamos a la película, ¿Cuáles son tus primeras impresiones de “El duelo”, tan cerca del estreno el 12 de octubre?

-Es una película que disfruté muchísimo. Primero porque nunca había tenido la posibilidad de trabajar con Joaquín (Furriel). Nos conocíamos desde hace mucho, pero nunca habíamos podido trabajar juntos y fue súper cómodo. Fueron cinco semanas de grabación súper intensas. No era una película fácil para hacer en tan poco tiempo.

Eugenia China Suárez en una escena de la película Eugenia China Suárez en una escena de la película «El Duelo», que se estrena el 12 de octubre.Además, la experiencia con Augusto Tejada, que es el director de la película, que fue un amor y nos tuvo una paciencia infinita. También trabajar en Uruguay, que nos gustó muchísimo, así que fue todo bueno.

-¿Qué te gustaría que se lleve la gente de esta película?

-Algo que me parece que está re bueno es que están invertidos los roles. Porque generalmente el hombre es el que tiene que ser el fuerte, el que usa las armas, el que resuelve todo, y el que protege a la mujer. Y en este caso es al revés: el personaje de Ernesto la sigue a Rita y es como el anti héroe y eso me parece súper interesante. Y además poder ver que un hombre así sigue siendo súper atractivo.

Nos metieron en la cabeza otra cosa, que es el príncipe azul que nos viene a rescatar, que te cuida que te protege. En este caso es al revés y me parece muy romántico.

El personaje de Ernesto un poco la desestructura. Ella es muy fría, controladora y su aparición viene a desarmar lo que ella viene haciendo con todo, con su vida, y con su trabajo, y eso es súper interesante.

Eugenia China Suárez es la protagonista en el film Eugenia China Suárez es la protagonista en el film «El Duelo», que llega a cines esta semana.-Ernesto no solo desarma a Rita sino que pareciera que se salvan mutuamente. ¿Quién te salva a vos?

-Sin duda, mis hijos. Es difícil decirlo porque uno les está poniendo un peso, una responsabilidad que uno no se da cuenta, pero es real. Ellos desde su ingenuidad, o desde sus pocos años de vida creen que la mamá es una súper heroína, pero no tienen una idea lo que me salvan a mí todo el tiempo.

Alguna vez escribí en una canción que ellos algún día sabrán que ellos me sostuvieron a mí, en diferentes situaciones. Y lo siguen haciendo. Es difícil decirlo porque una es como que les ponen una especie de peso o de carga, pero es lo más lindo para mí de la maternidad, que crean que uno los salva a ellos y es al revés.

La maternidad y ser sexy

-¿Cómo vivís la maternidad?

-Es el centro de mi vida, más allá de no dejar de ser mujer, y no dejar de ser sexy cuando quiero ser sexy, o lo que sea. Y creo que eso también es muy importante.

Hay muchas mujeres que creen (o que les hacen creer) que por ser madres tienen que dejarse una de lado, en mi caso no es así, pero obviamente que yo siempre primero pienso en mis hijos.

Eugenia China Suárez lanzó una nueva canción casi en simultáneo con el estreno de una nueva película. Foto gentileza BourkeEugenia China Suárez lanzó una nueva canción casi en simultáneo con el estreno de una nueva película. Foto gentileza Bourke-Otro concepto muy fuerte en la trama es la rutina. ¿Vos cómo hacés para lograr dedicarte al arte desde hace tantos años y que no se te haga rutina, para seguir siendo creativa?

-Es muy difícil; no es para nada fácil. Creo que es cada vez es peor, porque todos vivimos con una rapidez y una inmediatez que se deja de disfrutar el presente.

Y esa es una expresión que yo intento hace mucho. Estar acá, disfrutar el momento; y no esa cosa de estar pensando todo el tiempo en el después .En que voy a hacer y la música y la peli, sino ser consciente de donde estoy y vivir la escena, pero obviamente que es inevitable, porque no deja de ser un trabajo.

-No debe ser fácil.

-Digo, no es que solo lo hago por diversión. Es mi trabajo desde que soy muy chica y me lo tomo con esa responsabilidad.

Además, sé que de mi trabajo salen un montón de otros trabajos. Y ese contexto en el que si yo llego tarde, perjudico a todos los demás. Es un trabajo en equipo y yo me lo tomo con esa responsabilidad, por eso es inevitable que se vuelva un poco rutinario y un poco automático.

Eugenia China Suárez en Eugenia China Suárez en «El Duelo».¿Qué te desarma de la rutina?

-Hago cosas todo el tiempo, justamente para no caer en la rutina. El intento de no quedarme quieta me salva de la rutina. Mi obstinación, mis ganas de buscar nuevos objetivos, de no parar hasta lograr cosas. Eso me salva de la rutina. Ese andar constante me salva de la rutina.

En eso también tengo que decir que mis hijos son chicos que les divierte nuestra forma de vida, y no se quejan de la falta de rutina. Yo nunca fui muy estructurada, ni a la hora de bañarlos ni a la hora de comer. Tengo amigas que son súper rígidas y a las 6 comen, a las 7 los bañan y 7.30 están acostados. Bueno, nosotros no somos así.

-De hecho tu hija mayor Rufina decidió no participar en tu último video porque tenia otros planes.

-Sí, eso fue muy genial. Yo estrenaba una canción con Rodrigo Tapari y la idea inicial era que estén mis tres hijos, y claro, un día antes Rufina me dijo: “Má, me invitó una amiga a ir a la casa, ¿a vos te molesta si no voy al video?”.

A lo que yo le dije: “No, mi amor, me parece perfecto, como vos prefieras, pero tenés que saber que después vas a ver el video y no vas a estar, que no te sientas mal porque fue una elección tuya y yo te banco”. Me parece perfecto que tenga sus decisiones y use su libertad para estar donde quiera estar.

-¿Creés que haber empezado tan chica a actuar te hace tener muy en cuenta proteger la niñez de tus hijos?

-Yo respeto y voy a respetar siempre sus decisiones. Lo que decidió me pareció perfecto y yo pensaba, que evidentemente “Rufi“ no quiere vivir de esto, de ser actriz. Para mí no había nada en el mundo que me importara más que esto, y si lo hablo con mi mamá me cuenta que para ella era muy difícil, porque en mi familia nadie quería saber nada con que yo trabajara.

Me decía que no quería filmar contrato porque se preguntaba qué hacia si yo un día no quería ir a grabar. Pero eso jamás pasó; yo iba siempre feliz de la vida.

-¿Qué más te dijo?

-El único arreglo era no dejar el colegio, pero no recuerdo un día de mi vida que haya pensado “Uy, quiero ir acá, o a este cumpleaños y me lo perdí».

Mi mamá fue muy clara con eso: “Mirá que al viaje de egresados no podés ir porque filmás, o si te invitan a una casa por ahí no podés ir, y a mi no me importaba nada.

Romper con los estereotipos

-Hoy decías que la película va en contra de determinados lugares comunes, y tocan tópicos actuales. Pienso también en películas como Abzurdah o El Hilo Rojo, y veo que siempre elegiste expresiones que suelen hacer ruido sobre su tiempo.

-Me atrae mucho romper con estereotipos. Aunque sienta que mucha gente no lo va aceptar, o le cuesta, a mí me gusta que te descoloque.

Eso pasaba con Abzurdah, una película híper fuerte y muy movilizante. Yo en ese momento la tenia a Rufi que era muy chiquitita, era muy bebé y yo trabajaba muchas horas. Estaba haciendo una dieta muy estricta y me aislé muchísimo de todo mi círculo social, porque requería mucha concentración, e inevitablemente yo me puse más oscura.

Eugenia China Suárez. Foto gentileza BourkeEugenia China Suárez. Foto gentileza Bourke-Tanto en tus canciones como en la composición de tus personajes, ¿sentís que en el fondo estas siempre hablando de ellos?

-Me pasa mucho. Me pasa a la hora de elegir los proyectos. Por ejemplo, una voz doblada que tuve que hacer para un dibujito, en otro momento no sé si me hubiese entusiasmado tanto, pero después de hacer Abzurdah o El hilo rojo cuando Rufi era muy chiquitita y pensaba “Qué ganas de hacer algo, que mi hija pueda ver”.

Entonces ese proyecto me permitía ir a verlo con ella en el cine, que se sienta orgullosa y que pueda entender porque mamá se va tan temprano y vuelve tan tarde. Quizás en otro momento de mi vida, no sé si lo hubiese hecho y sin embargo, cuando me llegó la propuesta lo primero que pensé es “voy a poder compartir esto con mi hija”

O hago una canción y primero se las muestro a ellos, y me gusta ver su reacción y que cuando suene en la radio me avisen, es como que siento que ellos tienen que validar todo lo que yo hago.

-¿Cuándo se enteraron que la mamá (y los papás, eran famosos?

-¿Sabés que lo viven con mucha naturalidad? Bueno, Amancio todavía no se da cuenta, porque es el más chiquito.

Creo que lo que le debe pasar a mis hijos es que deben pensar que todos son famosos, en la vida, porque no conocen otra cosa. En mi caso, Benja, Nico, las parejas de ellos y las ex parejas de ellos son todos famosos; entonces deben pensar que a todos les pasa lo mismo. Pero nunca fue una charla seria que tuve con ellos.

-¿En el colegio no les dicen nada?

-Sí, a veces llega Magnolia de la escuela y me dice “Mamá, me dijo mi maestra que te vio en una peli y le gustó”, y lo dicen con un orgullo, que me encanta. O que escucharon mi canción en el jardín y para ellos es súper normal.

“Mi mamá es la China Suarez”, dice y yo le explico. A ella le encanta, se me mete en las fotos, lo vive con mucha naturalidad. Rufi es mucho mas perfil bajo, es más tímida, y es mas grande también, pero no es una charla que tuve con ellos; para ellos es normal

-¿Cómo convivís en esa búsqueda de proyectos propios y tan diversos y buscar lo rupturista en esta cultura del click y del me gusta donde parece que no hay lugar para probar nada nuevo?

-Creo que no es tanto de mi generación; es de una generación más, que tiene esa cosa del instante, y el éxito ya. No sé si tiene que ver con algo mío de rebeldía, o de personalidad, o de no querer perder la autenticidad nunca. No estoy dispuesta cambiar autenticidad por aceptación.

Yo no me quiero parecer a nadie, no me interesa tener millones de likes, ni la aprobación. Lo que comparto, lo hago desde el corazón, porque quiero compartirlo y realmente me gusta que a mi trabajo le vaya bien y que escuchen mis canciones. Pero no soy de los números, de fijarme las reproducciones y los comentarios.

¿Podés aislarte de todo eso, de los comentarios, de los haters y de la mirada del otro, destructiva o no?

-Es que yo soy medio así, de no darle mucha bola. A lo mejor soy medio irresponsable, porque tiene que ver con mi trabajo, pero lo hago con tanta pasión y convicción que uno después lo entrega y ya son de la gente, y puede gustar y puede no gustar.

Obvio que al principio me re afectaba, porque una también pelea con prejuicios, o peleaba. Ahora entendés más que quizás tenga que ver con historias personales, y no me puedo hacer cargo de eso. Como te decía, ser mamá no me hace menos mujer, ni menos profesional ni menos sexy cuando tengo ganas de serlo. Y ser todo eso no me hace menos mamá.

También entiendo que este trabajo tiene altas y bajas, que es así. Un día estás en un lugar y después en otro y no pasa nada. Tengo una muy buena vida, entonces mi trabajo no es el centro, no es que me muero si no estoy actuando o desaparecida unos meses. No tengo esa ansiedad por estar todo el tiempo.

-Para terminar. Sos una persona que desde muy chica tuvo que convivir con la mirada del otro, y por lo que hablamos la mirada que mas te interesa es la de tus hijos. ¿Cómo te gusta que te miren?

-Desde la música y la alegría. Mi casa es como una fiesta. Siempre hay música, inventamos planes divertidos. Tratamos de que siempre pase algo que haga a ese día especial. No me gusta aburrirme, entonces de todo trato de hacer algo especial, sea una fiesta de panchos, que parece algo muy simple pero que despierta lo lúdico.

Yo soy muy aniñada en el fondo también y me gusta hacer un matete de cumpleaños, aunque no sea el cumpleaños de ninguno, o en la pandemia que nos pasamos haciendo picnic, y éramos nosotros cuatro, pero a mí me gusta eso y creo que es con las cosas con la que los chicos se quedan.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Piden que Gran Hermano sancione a Manzana por una supuesta actitud muy repulsiva contra Furia

El participante protagonizó un momento que indignó a los...

Hay dos detenidos por el femicidio de una adolescente en San Luis

Dos hombres permanecían hoy detenidos como sospechosos de haber...

Inter Miami vs. Real Salt Lake, en vivo

El equipo local se desentiende de la pelota, el...