Cuerpos humanos y cien platillos sonarán en el Teatro Colón

“La pureza de los sonidos que utiliza Ryoji Ikeda se relaciona para mí con la naturaleza interna de las cosas”, dice el percusionista suizo Alexandre Babel, a punto de estrenar obras de Ikeda en el Ciclo Colón Contemporáneo, que incluye 100 platillos, un encargo que la Filarmónica de Los Ángeles hizo a uno de los compositores más destacados de Japón.

Vinculado al arte sonoro, Ikeda es un referente dentro del género con sus conciertos, instalaciones y grabaciones discográficas.

Sus álbumes +/- (1996), 0 Degrees (1998) y Matrix (2000), están dentro de la música electrónica moderna más radical e innovadora, según señaló unánimemente la crítica.

“He estado siguiendo la música de Ikeda durante más de 25 años. Creo que la primera canción que escuché fue +/- (touch records). Y la primera vez que lo escuché en vivo fue en 1999. Las estructuras muy estrictas, casi matemáticas, en las que evolucionan estos sonidos proporcionan un contrapunto que conduce a una situación musical equilibrada”, concluyó Babel en charla telefónica desde Europa.

-«100 platillos» de Ikeda es una gran obra colectiva, donde todos los intérpretes deben tocar y pensar como una sola persona. ¿Cuál es tu experiencia en obras con dinámicas colaborativas? ¿Qué desafíos presenta esta en particular?

100 platillos involucra a diez intérpretes que tienen sus propias tareas que cumplir. Es la suma de estas tareas lo que se convierte en una unidad.

Tal como sucede en piezas similares de conjunto que funcionan sin director, 100 platillos requiere que cada intérprete tenga un fuerte sentido de responsabilidad. Dado que es una pieza basada en señales, cada acción tiene una consecuencia en el conjunto, y no hay algo como una sola voz que sobresalga. Así que esta pieza es de las que une a las personas.

-Las obras programadas utilizan material acústico, pero suenan como música electrónica. ¿Existe una mayor inmediatez en la música acústica que en la electrónica?

-Me resulta difícil determinar, porque hay muchos parámetros además de la fuente del sonido que influyen en su inmediatez. Estos parámetros están principalmente relacionados con el contexto en el que se recibe la música.

Serán diez músicos quienes subirán al escenario del Colón para la obra Serán diez músicos quienes subirán al escenario del Colón para la obra «100 platillos».

Cuerpos sonando

-Van a interpretar «Body Music op. 4», una obra que pone el cuerpo en el escenario, y los sonidos se producen utilizando el cuerpo humano. ¿Qué tan importante es para un intérprete involucrar el cuerpo?

-Esto es fundamental para cualquier intérprete. Para los vocalistas y en muchos casos para los percusionistas, es especialmente importante porque el cuerpo es la herramienta que produce el sonido.

-¿Cómo y cuándo decidiste que querías convertirte en percusionista?

Cuando tenía un año, mis padres me regalaron un tambor para mi cumpleaños. Desde entonces, siempre ha sido y sigue siendo una obsesión. Desde muy joven supe que quería ganarme la vida como baterista y lo logré, a pesar de todas las personas que me decían que «no era un trabajo real».

-¿Qué te atrae del sonido y su construcción en la música?

-Un sonido es una vibración que atraviesa el aire. Es material y también está relacionado con el movimiento de muchas maneras. El sonido es universal y está presente en todo. Y si la música es la organización de los sonidos en el tiempo, entonces lo veo como una forma de comprender el mundo.

-Sos compositor también y trabajás con la improvisación. ¿Cómo explicarías la diferencia entre improvisar y componer?

-Cuando compongo intento encontrar la espontaneidad que existe en la improvisación y cuando improviso, intento utilizar la estructura de una composición. Pero quizás la mayor diferencia para mí es que cuando compongo, siempre sé dónde termina la obra. Cuando improviso, no lo sé.

Alexandre Babel, el percusionista suizo actuará en el Colón.Alexandre Babel, el percusionista suizo actuará en el Colón.-Hay obras que se desarrollan en el tiempo, en particular los procesos de improvisación, y requieren un tiempo por parte del público para que acompañe el desarrollo de ese proceso. Si no se le da ese tiempo, difícil que la obra funcione. ¿Cómo pensás estas cuestiones desde el rol de intérprete? ¿Las tenés en cuenta cuando componés?

-Creo que una obra debe ser considerada por lo que es. Si la obra revela más o menos el proceso del cual fue construida, entonces cuenta diferentes historias. Hay obras que duran unos segundos y otras que duran horas, o más, tienen sus propias temporalidades y realidades.

Cuando compongo, no pienso en si el público entenderá la obra de una forma u otra. Pero pienso en lo que quiero escuchar y ver. Lo cual significa que también considero el contexto en el que se presentará (tiempo, espacio, acústica, arquitectura, temperatura, luz, etc.) y trabajo con este contexto. Con frecuencia, las obras tienen que cambiar cuando se presentan en un contexto u otro.

La relación con el sonido

-Imagino que tu relación con el sonido cambió en cada etapa de tu carrera artística. ¿Qué obras o experiencias fueron centrales en estas diferentes metamorfosis de tu proceso creativo?

-Fueron muchas… Incontables, realmente. Todavía tengo la sensación de que descubro el sonido cada día que pasa. Por ejemplo, estuve en una calle muy estrecha en San Telmo, cuando un grupo de percusión de alrededor de 20 músicos salió a la calle tocando un ritmo. Era extremadamente fuerte debido a las reverberaciones contra las paredes de la calle, pero no era agresivo ni doloroso. Así que descubrí algo nuevo relacionado con la realidad del volumen.

-¿Cuál es tu sonido favorito? ¿Cuál es el que más odiás?

Mi sonido favorito es aquel que no esperaba. El sonido que más odio es aquel que llega en el lugar y momento equivocados.

Una imagen de Una imagen de «100 platillos», la obra de Ryoji Ikeda. -¿Creés que la escucha evolucionó a la par del pensamiento sonoro?

-“Pensamiento sonoro» es un término que refleja cómo conceptualizamos y procesamos el sonido. Creo que el desarrollo del pensamiento sonoro sigue la evolución cultural y social. El acto de escuchar se desarrolla de manera paralela.

Hay ejemplos en la historia de la música, pero actualmente estamos enfrentando cambios radicales. Recientemente me he encontrado con jóvenes que tienen dificultades para escuchar el sonido sin la imagen (video) y otros que no pueden escuchar obras musicales que duren más de 3 minutos.

-¿Qué es la escucha para vos?

-Escuchar algo es permitir que ese algo sea. Ya sea escuchar sonidos y música o escuchar a alguien que te habla. Escuchar de manera activa te lleva a descubrir tus propios sentidos y te ayuda a crecer en prácticamente todos los aspectos de la vida.

Ficha

Ciclo Colón Contemporáneo: Ryoji Ikeda

Programa: Body Music [para dúo], op. 4 (2016), Metal Music, op. 5 (2016), 100 Platillos (2019) Intérpretes: Alexandre Babel (Suiza), Stéphane Garin (Francia) Tambor Fantasma (Argentina), Bruno Lo Bianco, Oscar Albrieu Roca, Gonzalo Pérez Terranova, Florencia Barrientos, Fernanda González, Daniela Cervetto, Mailen Eliges, Sara Fernández Videla Teatro: Colón, viernes 6 de octubre, a las 20

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Medio siglo después de las misiones Apolo, otra nave espacial de Estados Unidos llegó a la Luna

La empresa norteamericana Intuitive Machines protagonizó este jueves...

El Gobierno elimina el Potenciar Trabajo, reparte a sus beneficiarios en dos programas y corre a los intermediadores

El Gobierno desarticuló este martes el Plan Potenciar Trabajo,...

Manu Urcera expuso a Nicole Neumann por un insólito error al comprar por Internet

La modelo apuntó contra los vendedores de electrodomésticos por...