Atalía, la abuela homicida

Juan Carlos Tuyaré.

Al principio, Dios escogió líderes que gobernaron a su pueblo con instrucciones directas del cielo. Pero un día, contagiados por el sistema de vida de sus vecinos paganos, el pueblo pidió ser gobernado por reyes. El Creador les hizo saber que no era conveniente esa solicitud, porque los reyes se enseñorearían sobre ellos, y les quitarían tierras, ganados, hijos y cosas de valor.

PERO VINIERON LOS REYES

Aun así, insistieron en la idea y entonces les fue concedida. El primer rey fue Saúl, luego vino David y así, a través de la historia, fueron pasando un gran número de reyes. Algunos eran fieles a los deseos divinos, pero la mayoría no.

El relato bíblico señala que cuando fue asesinado uno de ellos, el rey Ocozías; su madre Atalía, sin ningún tipo de piedad, destruyo toda la descendencia real, es decir a sus propios nietos; pero las evidencias muestran que ni siquiera sabía cuántos nietos tenía, ya que Josaba, hermana del rey Ocozías, cuando se enteró lo que estaba por hacer Atalía, escondió a uno de sus sobrinos llamado Joás, de aproximadamente un año de edad, y lo tuvo oculto por seis años. 

ATALIA USURPÓ EL TRONO

Tal lo planeado, Atalía usurpó el trono de quien fuera su hijo y reinó hasta que el niño tenía ya 7 años; porque Josaba contó la verdad al pueblo y todos puestos de acuerdo, lo colocaron al niño en el trono como el nuevo rey, en reemplazo de su papá Ocozías. Mientras, al mismo tiempo, Atalía fue muerta a espada en las cercanías de la casa real.

Cuando hablamos de abuela homicida, algo impensado o poco probable para nuestros días, nos referimos a una persona malvada; es decir, alguien que mata a otro ser humano, en este caso a sus propios nietos, con el propósito de quedarse con el trono. 

NO ES NECESARIO MATAR PARA SER HOMICIDA

Lo notable de este término es que el apóstol Juan, en su primera carta, de las tres que escribió a la iglesia primitiva, les explica acerca de las cualidades que deberían tener los hijos de Dios. Acerca de ello les dice: «Todo aquel que aborrece a su hermano es homicida; y ustedes saben que ningún homicida tiene vida eterna permanente en Dios». Dicho de otro modo, la relación entre hermanos es de fundamental importancia en el reino de los cielos, y ninguno que no la conserve entrará en él. A tal punto es así, que Dios considera homicida a quien aborrece a su hermano.

En relación a ello el apóstol Pablo enseñó que, en cuanto dependa de nosotros, debemos andar bien con todos. Sabemos que en las relaciones humanas es muy difícil coincidir con todos, pero siempre debemos procurar no hacer justicia propia y dejar en manos de Dios cualquier tipo de altercado, y de manera especial con nuestros hermanos.

FALTA DE PERDÓN                                                    

Es muy común que, salvo excepciones, en la mayoría de los casos existen graves diferencias entre hermanos. Los motivos suelen ser varios, pero la falta de perdón es una de las principales causas. El texto bíblico nos muestra con absoluta claridad que, si como hijos de Dios no somos capaces de perdonar, estamos perdidos y nuestro futuro está fuera del reino de los cielos. 

Es un buen momento para reflexionar sobre este tema y solucionar cualquier conflicto que nos separe entre hermanos.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Musk piensa: hará un «suprecomputador» de IA, cuatro veces más grande que el de Meta en ChapGPT

El magnate de la tecnología Elon Musk siempre...

Efemérides de hoy: qué pasó un 28 de mayo

En las efemérides del 28 de mayo sobresalen estos...

Javier Milei firmó la salida de Nicolás Posse y la designación de Guillermo Francos como Jefe de Gabinete

Por intermedio del Decreto 472/2024, publicado este martes en...

Gerard Piqué esta cerca de tomar una decisión que destrozaría a Shakira

La tormentosa separación dle futbolista y la cantante podría...