Luar, un laboratorio de Córdoba con 20 patentes internacionales

En colaboración con universidades y organismos oficiales, desarrollaron productos para la fibrosis quística y enfermedades “poco frecuentes”. Uno de sus productos fue aprobado en la provincia mediterránea como paliativo para pacientes con Covid, en plena pandemia. Laboratorios Química Luar es una empresa cordobesa que, a poco de cumplir medio siglo en Argentina, fue galardonada con…

luar,-un-laboratorio-de-cordoba-con-20-patentes-internacionales

En colaboración con universidades y organismos oficiales, desarrollaron productos para la fibrosis quística y enfermedades “poco frecuentes”. Uno de sus productos fue aprobado en la provincia mediterránea como paliativo para pacientes con Covid, en plena pandemia.

Laboratorios Química Luar es una empresa cordobesa que, a poco de cumplir medio siglo en Argentina, fue galardonada con el Premio PYME a la Trayectoria 2022. Entre otros logros a lo largo de medio siglo, la empresa tuvo un rol destacado durante la pandemia con el desarrollo de un ibuprofeno nebulizable.

“Es una alegría y un gran aliciente recibir este premio que consideramos un reconocimiento muy importante a nuestra trayectoria”, dijo Luis Argañarás , socio gerente y segunda generación de la empresa.

El laboratorio comenzó su actividad en la ciudad de Córdoba en la década del 70, después de otros intentos que Argañarás padre había creado y vendido. Finalmente, en 1978, Química Luar se constituyó como tal, con foco en la investigación y desarrollo de productos innovadores.

“Mi padre, además de ser visitador médico y un gran emprendedor, fue una persona muy innovadora. Tan es así que fue quien creó la primera levadura de cerveza en comprimidos, un producto que, en su momento, tuvo muchísima trascendencia”, contó Argañarás, quien es Farmacéutico, egresado de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Católica de Córdoba.

Hoy la firma produce y comercializa medicamentos oftalmológicos, antimicrobianos, antimicrobianos inhalados y mucolíticos.

“Nuestra trayectoria ha pasado, a lo largo de todos estos años, en promover la investigación y el desarrollo de productos innovadores. Por eso nos comprometemos en la búsqueda de soluciones para el tratamiento adecuado de los pacientes y nos vinculamos, de manera continua, con organismos de investigación como el Centro de Excelencia en Productos y Procesos Córdoba (CEPROCOR), la Universidad Nacional de Córdoba, el CONICET y otras instituciones de la salud”, explicó el empresario.

Luis Argañarás, socio gerente de Laboratorio Química Luar, premio a la Trayectoria. Foto Juano Tesone Pymes Premios PYME

Argañarás se hizo cargo de la firma en plena crisis económica de 2001, con la consigna de hacer productos que “tengan algún grado de innovación y que agreguen valor por el conocimiento”.

Un eje importante es la búsqueda de soluciones en enfermedades de las denominadas poco comunes. “Buscamos soluciones a patologías poco atendidas. “Nuestra característica fundamental es desarrollar productos con algún grado de innovación que satisfagan una necesidad genuina, que sean sencillos y, sobre todo, accesibles”.

“Cuando me hice cargo, decidí seguir el camino de agregar valor por el conocimiento. Así, en 2007, luego de una ardua investigación público y privada, empezamos a comercializar los primeros productos enfocados en fibrosis quística”, dijo el empresario.

“Somos uno de los ejemplos más exitosos de la articulación público-privada, que se manifiesta en publicaciones científicas y en las 20 patentes que tenemos: 2 en Estados Unidos, 2 en Europa y 16 patentes más en distintos países del mundo. Algo poco común para una empresa argentina de nuestro tamaño”.

En 2011 comenzaron con el desarrollo del Luarprofeno, una formulación para el tratamiento de infecciones pulmonares a base de ibuprofeno, inhalatoria y nebulizable. No imaginaba la importancia que, casi una década más tarde, iba a tener este medicamento a partir del Covid 19. 

“Fue fundamental durante la pandemia”, expresó Argañarás. Debido a que la principal acción terapéutica de este medicamento es como antiinflamatorio, el equipo de investigación de Química Luar propuso que fuera utilizado para tratar pacientes que estuviesen cursando neumonía por coronavirus.

Cooperación. Dante Beltramo y Roxana Alasino -CEPROCOR y CONICET-, junto a Argañarás. Desarrollaron el Luarprofeno, pensado para fibrosis quística y que el Ministerio de Salud de Córdoba aprobó como paliativo para pacientes con Covid-19. (La Voz / Archivo)

Esa propuesta fue aprobada por el Ministerio de Salud de Córdoba, como tratamiento “compasivo” para pacientes con Covid 19. . “Brindó resultados alentadores en pacientes que cursaban la fase inflamatoria, previniendo el nivel de deterioro en el que se hace necesario recurrir a la asistencia respiratoria mecánica invasiva”, agregó Argañarás.

“La ciencia es donde nosotros nos movemos. En esa dirección, siendo una empresa muy pequeña, logramos un grado de desarrollo que nos permite trasladar la ciencia a las personas”, concluyó.