Martín Lousteau quiere un compañero de fórmula del PRO para pelear por la sucesión de Horacio Rodríguez Larreta

En su círculo dicen que ya tiene el nombre. Los movimientos alteran al macrismo duro por el acercamiento del radical con el jefe de Gobierno. Líder de Evolución -línea interna de la UCR- y aliado de Horacio Rodríguez Larreta, Martín Lousteau transita la previa de la disputa electoral con un delicado equilibrio entre el radicalismo…

martin-lousteau-quiere-un-companero-de-formula-del-pro-para-pelear-por-la-sucesion-de-horacio-rodriguez-larreta

En su círculo dicen que ya tiene el nombre. Los movimientos alteran al macrismo duro por el acercamiento del radical con el jefe de Gobierno.

Líder de Evolución -línea interna de la UCR- y aliado de Horacio Rodríguez Larreta, Martín Lousteau transita la previa de la disputa electoral con un delicado equilibrio entre el radicalismo y el jefe de Gobierno porteño al que aspirar a suceder. En el último tiempo con su discurso profundizó su distancia de Mauricio Macri, acaso un eje compartido entre sus correligionarios y los socios porteños, y en línea con su propósito de competir contra el ala más dura del PRO aunque con un sector de ese partido de su lado.

La búsqueda de ese equilibrio quedó de manifiesto a mitad de semana, cuando encadenó una actividad con Rodríguez Larreta y rectores de todo el país y al rato dio una charla con Facundo Manes en la facultad de Ciencias Económicas de la UBA, en la que cuestionaron los “extremos” de la discusión política y señalaron a Cristina Kirchner y a Macri como los responsables en buena medida de la profundización del deterioro económico y social.

El “acuerdo” de Rodríguez Larreta con Lousteau genera tensión en el PRO, en particular sobre sus alcances electorales de cara a 2023: si se limita a “abrir la competencia” al senador en las primarias, algo que en otros turnos le habían negado y para el año próximo se descuenta, o si el armado nacional del jefe de Gobierno porteño podría derivar en una alianza más concreta. El propio Macri en su momento lanzó una advertencia sobre ese punto, interesado en que el partido que fundó conserve su bastión desde hace 15 años.

Facundo Manes y Martín Lousteau, este miércoles en la Facultad de Ciencias Económicas, con Lucille Levy, presidenta de la FUBA.

El ex presidente fue tajante en su última entrevista en LN+ y confirmó el respaldo a su primo Jorge, incorporado desde 2021 a la gestión de la Ciudad como ministro de Gobierno. Ese movimiento formó parte del acuerdo para allanar en las legislativas la candidatura de Diego Santilli en la provincia de Buenos Aires. Otros dos integrantes del Gabinete porteño, Fernán Quirós y Soledad Acuña, aparecen en la grilla de posibles sucesores.

A su vez en la sede de Uspallata no descartan a María Eugenia Vidal y a Patricia Bullrich como eventuales postulantes en la Ciudad, en estos casos con el interés de despejar el camino de Rodríguez Larreta a la candidatura presidencial. La ex mandataria bonaerense esquiva ese escenario (se limita de decir que trabajará para que el PRO siga gobernando el distrito) y la titular del partido lo rechaza de manera enfática. “Que haya competencia entre los que quieran ser, yo voy a apoyar todos”, se muestra por el momento el alcalde al margen de las disputas.

En ese escenario abierto, y con el propósito de restringir en parte el peso del aparato del macrismo en la Ciudad, Lousteau tiene previsto otro movimiento para intentar equilibrar la pulseada: armar la fórmula con un candidato a vicejefe de Gobierno del PRO. Por el Código Electoral porteño los binomios se definen después de las PASO, aunque el senador podría anunciarlo antes, como hizo Rodríguez Larreta con Santilli en 2015, en la campaña por la interna contra Gabriela Michetti.

Cerca de Lousteau incluso dejaron trascender que ya tendría el nombre, aunque lo mantuvieron en reserva. El ex ministro de Economía vislumbra en Juntos por el Cambio un esquema de fórmulas cruzadas no sólo en la Ciudad sino para presidente y en el resto de las categorías, lo que según su mirada acotaría el margen para que en el escenario porteño se configure una disputa entre el PRO por un lado y el radicalismo por el otro.

Jorge Macri, Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli.

Usar los recursos del Estado para una interna te equipara con un caudillo peronista del norte del país. Esta coalición puede gobernar muchos años la Ciudad, pero si uno de los partidos hace eso se va a partir y algún día va a ganar alguien de afuera”, advirtieron en el espacio del senador.

La posibilidad de que el Frente de Todos avance para suspender las PASO nacionales dejó los escenarios posibles en suspenso, pero en el caso de que haya primarias y coincidan con las de la Ciudad se desataría una discusión sobre si los precandidatos a presidente del PRO habilitarían la boleta a todos los aspirantes a jefe de Gobierno, es decir si Lousteau podría ir por ejemplo pegado a Rodríguez Larreta.

El senador de Evolución buscará fortalecer el armado de su espacio en las provincias, con referentes como Rodrigo de Loredo en Córdoba, Maximiliano Pullaro en Santa Fe, Pablo Cervi en Neuquén y Flavio Fama en Catamarca, con el objetivo de encarar la negociación y la pulseada en la previa al cierre de las listas con el mayor volumen posible.

Horacio Rodríguez Larreta, con los ministros porteños Soledad Acuña y Fernán Quirós. Foto: Luciano Thieberger.

En la sede de Uspallata no descartan ninguna hipótesis. “Está todo abierto y falta mucho. Nada le impide a Martín buscar un compañero de fórmula del PRO, acá no existe una única voz que baja linea. Para nosotros tendría que ver con un espejo de lo que pase a nivel nacional”, consideró un funcionario porteño involucrado en la estrategia. En el campamento de Jorge Macri, en cambio, desestimaron el escenario de fórmulas cruzadas. “¿Quién del PRO iría con un candidato que va a perder la interna?”, se mostraron confiados en que podrían imponerse. El ministro de Gobierno definiría su candidato a vicejefe después de las PASO.

Más allá de las negociaciones de Rodríguez Larreta con el radicalismo, en el PRO será determinante la postura de Macri, cada vez con mayor centralidad. El ex presidente deja abierta la posibilidad de ser candidato y si eso no ocurre procura incidir en las definición de las candidaturas. Lousteau toma distancia del discurso del ex mandatario sobre la idea de implementar una fuerte ajuste y con velocidad en el caso de que la coalición opositora regrese al poder en 2023.

“No funciona el ‘gano y hago lo que quiero’ y tampoco creo que sea por ese lado”, coincide con Rodríguez Larreta en la necesidad de buscar acuerdos, y anunció que identificó 103 privilegios -“algunos importantes, otros simbólicos”- para intentar generar consenso en la próxima etapa de restricciones. El escenario está abierto, pero ya comenzaron las pulseadas en Juntos por el Cambio.