El exuberante frente judicial de Milagro Sala: condenas y proceso por corrupción, amenazas y violencia

Este domingo, se conoció el testimonio de Mirta Rosa Guerrero, a la que se conoce como Shakira, apodo que le quedó de sus primeros años como mano derecha de Milagro Sala.Este domingo, en una entrevista con Jorge Lanata en “Periodismo para Todos”, Shakira reveló detalles del entramado de corrupción, violencia y absurdo de la líder…

el-exuberante-frente-judicial-de-milagro-sala:-condenas-y-proceso-por-corrupcion,-amenazas-y-violencia

Este domingo, se conoció el testimonio de Mirta Rosa Guerrero, a la que se conoce como Shakira, apodo que le quedó de sus primeros años como mano derecha de Milagro Sala.

Este domingo, en una entrevista con Jorge Lanata en “Periodismo para Todos”, Shakira reveló detalles del entramado de corrupción, violencia y absurdo de la líder de la Tupac Amaru en Jujuy.

“La plata iba a su casa, ella tenía dos placards con doble fondo donde quedaba y se la contaban”, dijo Shakira. Pocas personas conocen con tanto detalle los manejos de Sala.

Pero ¿cuál es el frente judicial que enfrenta Milagro Sala?

El presidente Alberto Fernández sostiene que Milagro Sala es víctima del lawfare, es decir que las causas judiciales en su contra son sólo una persecución política. Pero hasta ahora, tanto la Corte Suprema de Justicia como instancias menores tuvieron la responsabilidad de juzgarla y condenarla en diversos expedientes que la llevaron a prisión en 2016. Al año siguiente obtuvo la prisión domiciliaria.

Las últimas decisiones judiciales colocaron a la Corte en el centro de las críticas del gobierno. El máximo tribunal confirmó una de las condenas contra la líder de la agrupación Tupac Amaru, pero tiene en sus manos otro conjunto de recursos extraordinarios en una mega causa de corrupción que es la que más complica a Milagro Sala.

Causa “pibes villeros”



​El expediente que más compromete a Sala tiene que ver con el proceso en el que se la encontró responsable de liderar una asociación ilícita y desviar más de 60 millones de pesos que habían sido destinados para la construcción de viviendas sociales, de 2011 a 2015, durante el gobierno de Cristina Kirchner.

El máximo tribunal tiene en sus manos los recursos de queja interpuestos por su defensa, con los que reclama su libertad, en el marco de este expediente por la que se la condenó, en un juicio en Jujuy, a 13 años de prisión.

Durante la instrucción se determinó que los fondos recibidos a través de cooperativas para la construcción de viviendas sociales, fueron desviados y las obras nunca se realizaron. La investigación forma parte de una “megacausa” que investiga a más de veinte personas, junto a ex funcionarios provinciales y tiene bajo la mira un presunto desfalco de 700 millones de pesos.

Amenazas a policías: condena firme



Fue en 2021 que el máximo tribunal rechazó un recurso de queja de la dirigente K, confirmando así una condena a dos años de prisión que le había dictado la Suprema Corte de Jujuy por amenazas a policías. “Los voy a hacer volar a la mierda” le había dicho la dirigente K a policías de una comisaría de Jujuy en el 2014.

En 2018, Sala fue juzgada y absuelta por el delito de amenazas contra policías. Se la acusaba de amenazar por teléfono a policías durante un procedimiento contra otra dirigente social.

La causa es conocida como la de “las bombachas”. Se originó cuando la hija de María Molina, integrante de la Tupac Amaru y cercana a Sala, fue a pasear a una feria y se encontró con un puesto que vendía la ropa interior que su madre le había traído de Italia y que, aún con las etiquetas puestas, había sido sustraída de su casa durante una entradera.

La vendedora fue detenida, pero la denunciante también quedó demorada y la Policía secuestró la ropa y los calzados. En ese momento, Sala habría llamado a la comisaría para reclamar que le entreguen todo lo decomisado. “Las bombachas puede quedárselas para usted, su jefa y su mujer y todo el personal de la comisaría porque son una manga de maricones”, le habría dicho a dos policías.

Pero los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal N° 2, por mayoría, absolvieron a Sala porque dijeron que las únicas pruebas de las amenazas eran el relato de los policías.  Sin embargo, la fiscalía apeló y la Cámara de Casación provincial revocó la absolución de Sala y le impuso una condena de tres años y dos meses de prisión.

Consideró creíble el testimonio de la policía y un parte diario de la comisaría donde se anotó que “con palabras obscenas con insultos hacia el oficial de servicio y la jefa titular de esta unidad amenazó con tomar represalias en cuanto al destino de trabajo”.

Cuando sus quejas exigiendo su libertad y la nulidad del expediente llegó a la Corte, por unanimidad los jueces rechazaron todos sus planteos al considerar que carecían de fundamentos. Así, la condena quedó firme.

El escrache a Morales



El listado de causas judiciales para Sala continúa. Cuenta con una pena de tres años de prisión por instigar un escrache y ataque a huevazos en 2009 contra el entonces senador y actual gobernador, el radical Gerardo Morales.

Fue acusada por el Tribunal que la juzgó por agresiones y también la Corte debe resolver sus quejas al respecto. De rechazarlos, sería la confirmación de otra condena que quedaría firme.

Campo Verde



La justicia de Jujuy envió a juicio oral a Milagro Sala por los incidentes ocurridos el 8 de marzo de 202 en el barrio Campo Verde de San Salvador de Jujuy. La acusación del caso la señala como autora del delito de “atentado contra la autoridad doblemente agravado por ser cometido por una reunión de más de tres personas y por poner manos en la autoridad”.

Ese día un grupo de personas agredieron a policías que buscaban evitar que los agresores impidan el inicio de las obras de construcción de un colegio, en un predio que funcionaba como cancha de fútbol.

Milagro Sala le dijo vía telefónica al abogado, quien lideraba el grupo: “deciles que vayan a la cancha esta noche los vecinos, que se vayan a quedar todos antes de que llegue la cana”, entre otras manifestaciones, que fueron de público conocimiento, demostrando que “aún detenida manejó e instigó al abogado para no dejar que la policía retire a las personas y además que recurra a más individuos para lograr una resistencia violenta en contra de la autoridad”.

Otros casos y absoluciones: lesiones graves, acampe, balacera



El conjunto de causas contra Sala es más amplio. Había sido condenada a cuatro años de cárcel por lesiones graves premeditadas contra Luca Arias, otro dirigente social. Los hechos ocurrieron en 2006. Sin embargo, en 2020 el Superior Tribunal de Justicia de Jujuy le dio la razón a su defensa y al hacer lugar a un recurso de inconstitucionalidad terminó sobreseída.

Cuando se la detuvo por primera vez a Sala se la acusó de instigación a cometer ilícitos y tumulto, fue por el acampe realizado en enero de 2016 en la plaza central de San Salvador de Jujuy. Gerardo Morales transitaba sus primeros días de gobierno. Después terminó absuelta.

Mismo final obtuvo en el expediente donde se la acusó de coautora de homicidio agravado por precio o promesa remuneratoria en grado de tentativa. El hecho, que se llamó “balacera de Azopardo”, ocurrió en 2007, situación en la cual una niña de 11 años resulto gravemente herida.

Una causa que prescribió



Entre otras investigaciones en su contra, hasta octubre de 2020 Sala estuvo imputada en la denominada “megacausa”, también por sospechas de corrupción en el manejo de fondos del Estado, en la que además estaba involucrado el ex gobernador jujeño Eduardo Fellner.

Sin una resolución formal de la justicia, prescribió la causa lo que impuso la liberación de la líder de la Tupac Amaru. Pero al contar con la condena en la causa de “Pibes Villeros”, se mantiene la morigeración de su detención y cuenta con el beneficio del arresto domiciliario. Justamente de la Corte, criticada desde Jujuy por Alberto Fernández, dependerá cómo sigue ese expediente.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA