Quién es y cómo piensa Gabriel Rubinstein, el hombre que suena como viceministro de Sergio Massa

La gran incógnita hasta ahora es quién sería el economista detrás de Sergio Massa, flamante titular del Palacio de Hacienda. Desde anoche suena fuerte que el viceministro sería Gabriel Rubinstein. Además, de esta designación, se estima también que este viernes termine de completar los casilleros vacantes dentro de su equipo. La otra cosa en la…

quien-es-y-como-piensa-gabriel-rubinstein,-el-hombre-que-suena-como-viceministro-de-sergio-massa

La gran incógnita hasta ahora es quién sería el economista detrás de Sergio Massa, flamante titular del Palacio de Hacienda. Desde anoche suena fuerte que el viceministro sería Gabriel Rubinstein. Además, de esta designación, se estima también que este viernes termine de completar los casilleros vacantes dentro de su equipo. La otra cosa en la que se entiende estará abocado Massa es en encontrar el reemplazo de Darío Martínez, el hasta ahora secretario de Energía.

Gabriel Rubinstein es un macroeconomista muy conocido por el mercado, que sigue de cerca la macro en Argentina, y entiende de cuestiones monetarias. Además, fue directivo del Banco Central durante el ministerio de Roberto Lavagna.

Cómo piensa Gabriel Rubinstein. En marzo de este año cuando sonaba fuerte la posibilidad de una dolarización de la economía argentina. Clarín se puso en contacto con el economista para conocer su idea sobre el tema. Al respecto, el autor del libro “Dolarización, Argentina en la Aldea Global” decía que 1999 cuando él lo escribió “había una idea básica de que la dolarización podía contribuir mucho para evitar el default, y evitar un colapso de la economía”. Ese proceso finalmente sucedió dos años más tarde que fue todo el colapso de la convertibilidad, la pesificación y el corralito.

Puesto en contexto, el economista aclaró que “eso tenía sentido en ese momento y de esa forma”. “Ahora para dolarizar tenes que tener reservas, algo que hoy no hay”, advertía. Y agregaba: “Antes de encarar un proceso de estas características hay que ver qué objetivo se persigue. Si lo que querés es bajar la inflación a 5% anual, no se necesita dolarizar”.

“En esencia si bien es una regla rectora que puede tener su utilidad, no veo que sea un momento adecuado para pensar en eso. Toda la energía debe estar puesta en eliminar el déficit fiscal para poder eliminar la inflación”, concluyó.

A su entender, ese es el objetivo imprescindible en este momento porque “eliminando el déficit fiscal, en poco tiempo tenes la posibilidad de tener una inflación como tienen cualquiera de los países”.

En desarrollo

SN

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA