¿Por qué no se entregó el Balón de Oro en 2020?

El Balón de Oro, uno de los premios por excelencia que premiará en Europa a los mejores exponentes del fútbol del Viejo Continente, retomará este año el ritmo habitual después de que en 2020 no lo entregó en medio de la crisis global generada por la pandemia de coronavirus. El galardón, que es organizado por…

¿por-que-no-se-entrego-el-balon-de-oro-en-2020?

El Balón de Oro, uno de los premios por excelencia que premiará en Europa a los mejores exponentes del fútbol del Viejo Continente, retomará este año el ritmo habitual después de que en 2020 no lo entregó en medio de la crisis global generada por la pandemia de coronavirus.

El galardón, que es organizado por la revista France Football, recuperaró en 2021 el vigor que no pudo tener el año pasado en medio de la emergencia sanitaria, dado que las autoridades de la publicación francesa consideraron que las alteraciones observadas en los calendarios no permitían realizar una premiación que fuera lo suficientemente justa.

La ceremonia, como es habitual, se realizó en la ciudad de París, este lunes 29 de noviembre, y tuvo a Lionel Messi como el ganador por 7ma vez.

Leo Messi muestra el Balón de Oro que ganó en 2019 a los hinchas del Barcelona. (EFE)

CR7 lo ganó por primera vez en 2008 y al año siguiente fue el turno de Leo Messi de tener el bautismo con el premio. Desde entonces, sólo Luca Modric rompió la hegemonía de ambos en 2018, gracias a su notable actuación con el Real Madrid y con la selección de Croacia en la Copa del Mundo de Rusia.

Messi se quedó con el Balón de Oro en 2009, 2010, 2011, 2012, 2015, 2019, 2021; Ronaldo lo hizo en 2008, 2013, 2014, 2016 y 2017.

¿El Balón de Oro 2020 queda vacante? 

Creado por France Football en 1956, el Balón de Oro dejó de entregarse por primera vez en 2020. Es el premio que representa a los mejores de Europa, lo que implícitamente resuelve, al menos para la formalidad del fútbol, a los más destacados del planeta.

Diego Maradona y su Balón de Oro, honorófico en 1995.

La pandemia de coronavirus trastocó planes y rituales de todo tipo en el mundo. El Balón de Oro se interrumpió en 2020 a raíz de la forma disímil en la que se resolvió el destino de la temporada cuando se declaró la emergencia: hubo ligas que retomaron la actividad cuando cedió la primera ola de contagios, y otras que dieron por terminado el torneo con varias fechas aún por jugarse.

“En circunstancias excepcionales, decisiones excepcionales. Por primera vez en su historia desde que empezó 1956, el Balón de Oro de France Football no se entregará en 2020, debido a que no hay condiciones justas para hacerlo”, explicó en su momento la publicación parisina.

A lo largo de sus más de 60 años de historia, la revista francesa ha distinguido con el galardón a jugadores de la talla de Johan Cruyff, Ronaldinho, Rivaldo, Alfredo Di Stefano, Ronaldo Nazario, Luis Figo, Platini, Marco Van Basten, Franz Beckenbauer o George Best, entre otros, mientras que Pelé y Diego Maradona lo ganaron de forma honorífica ya que en su etapa como jugadores sólo se premiaba a jugadores europeos.

Cristiano Ronaldo y su último premio, en 2017. (EFE)

La explicación de France Football sobre el Balón de Oro vacante en 2020 fue bien clara a través de siete puntos que publicó en su sitio web: 

  • Porque un año tan único no puede, y no debe, ser tratado como un año normal. En caso de duda, es mejor abstenerse que insistir.
  • Porque el trofeo Balón de Oro transmite valores, como la ejemplaridad, la solidaridad y la responsabilidad, además de la excelencia deportiva por sí misma.
  • Debido a que la equidad que prevalece para este galardón honorífico no se puede preservar, en particular a nivel estadístico, ya que todos los aspirantes al galardón no están en las mismas condiciones, ya que algunos vieron su temporada interrumpida radicalmente y otros no. Entonces, ¿cómo podemos comparar lo incomparable?
  • Porque no queríamos poner un asterisco indeleble en la lista de premios como “trofeo ganado en circunstancias excepcionales debido a la crisis de salud de Covid-19”. Siempre preferiremos un esguince pequeño (a nuestra historia) a una cicatriz grande. Es la primera vez desde 1956 que el Balón de Oro se toma un descanso. El paréntesis no nos encanta, pero nos parece el más responsable y lógico. Proteger la credibilidad y la legitimidad del premio también significa garantizar que sea irreprochable con el tiempo.
  • ​Debido a que solo dos meses (enero y febrero), de los once generalmente requeridos para formarse una opinión y decidir entre los mejores, es demasiado poco para evaluar y juzgar, dado que el resto de partidos tuvieron o tendrán lugar, luego en otras condiciones y formatos (a puerta cerrada, sin cambios, finales a 8 en Europa a un solo partido) demasiado lejanos de las condiciones habituales.
  • Debido a que nuestros 220 miembros del jurado (hombres y mujeres por igual) repartidos por todo el mundo pueden haberse distraído o desviado de su misión de observación debido a otras prioridades y emergencias de las que ocuparse.
  • ​Porque la historia del Balón de Oro es demasiado bonita para correr el riesgo de dañarla con un ejercicio cuestionable. En estos tiempos agitados, tomarse un descanso es un lujo y una necesidad inestimable. Para que el fútbol, en su conjunto, recupere ímpetu, pasión y emoción.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA