Coronavirus: se detectan secuelas cognitivas a largo plazo en personas que sufrieron la enfermedad

A casi dos años desde el comienzo de la pandemia del coronavirus, investigadores del mundo continúan revelando afectos adversos causados por esta enfermedad que se caracterizó por ser una incógnita en su manera de manifestarse y transmitirse.Tras la realización de un nuevo estudio efectuado a personas de diferentes edades que padecieron Covid-19, se detectó que…

coronavirus:-se-detectan-secuelas-cognitivas-a-largo-plazo-en-personas-que-sufrieron-la-enfermedad

A casi dos años desde el comienzo de la pandemia del coronavirus, investigadores del mundo continúan revelando afectos adversos causados por esta enfermedad que se caracterizó por ser una incógnita en su manera de manifestarse y transmitirse.

Tras la realización de un nuevo estudio efectuado a personas de diferentes edades que padecieron Covid-19, se detectó que el virus deja secuelas cognitivas como problemas de memoria, enfoque o velocidad de procesamiento, a más de siete meses después de haberlo padecido.

La investigación fue realizada por el hospital Mount Sinai de Nueva York, que analizó a 740 pacientes, entre ellos muchos transportistas de larga distancia, que habían sido tratados en ese centro asistencial.

Nuevas investigaciones revelan deterioros cognitivos en pacientes que sufrieron coronavirus.

Entre las características de los evaluados, todos eran mayores de 18 años que habían padecido coronavirus y que no tenían antecedentes de demencia. Algunos de ellos habían estado internados y otros simplemente habían sido atendidos en emergencias con síntomas respiratorios leves.

En este sentido,  los resultados mostraron una tasa alta de deterioro cognitivo entre seis y siete meses después de haber contraído la enfermedad.

Asimismo, se confirmó que hasta el 24% de las personas que se habían recuperado continuaban experimentando algún tipo de dificultades cognitivas, incluidos los mencionados anteriormente y se reveló que el déficit cognitivo más común, que afecta a casi 1 de cada 4 pacientes, fue un problema con el almacenamiento de nuevos recuerdos.

Otros síntomas informados fueron deficiencias en la velocidad de procesamiento y el funcionamiento ejecutivo, que incluye la capacidad de planificar, organizar y emitir juicios.

La autora del estudio Jacqueline Becker, neuropsicóloga clínica y científica, alertó: “Estamos viendo un deterioro cognitivo a largo plazo en una variedad de grupos de edad”.

En este contexto, los investigadores explicaron que si bien los pacientes hospitalizados eran más propensos a tener deterioros cognitivos, los que fueron tratados sólo en el departamento de emergencias también habían desarrollado problemas de pensamiento.

Otras revelaciones de la enfermedad

La revelación se suma a otras secuelas que ya habían sido descubiertas: el pasado 23 de marzo, se publicó un estudio realizado en Northwestern Memorial Hospital de Chicago, de cien pacientes de 21 estados. En los resultados, se encontró que el 85% de ellos experimentaron cuatro o más problemas neurológicos como confusión mental, dolores de cabeza, hormigueo, dolor muscular y mareos.

En dicho hospital, algunos pacientes de Covid terminaron con déficits cognitivos tan severos que no pudieron cuidar de sí mismos después de ser dados de alta. Fue tras los reiterados casos similares que estudiaron lo sucedido llegando a dicha conclusión.

Sumado a este, en junio de 2021 un estudio publicado en la revista científica The Lancet Psychiatry, realizado en Inglaterra sobre 236.000 pacientes, reveló que una de cada 3 personas (33,6%) que atravesaron la infección por Covid-19 recibió un diagnóstico neurológico o psiquiátrico en los siguientes 6 meses. Los datos confirman hallazgos previos de otras investigaciones, como la recién mencionada.

En este sentido, los especialistas coincidieron en que las complicaciones neurológicas y psiquiátricas post Covid son muy significativas en el marco de una pandemia que, según la OMS, afecta potencialmente al 20% de la población mundial. 

Según los datos recabados, el 17,4% de los analizados evidenció trastornos de ansiedad, un 2,1% infarto cerebral y el 0,7% demencia. La incidencia de eventos aumentó al 38,7% en aquellos pacientes que debieron ser hospitalizados, al 46,4% en quienes debieron ingresar a las unidades de terapia intensiva y al 62,3% en un subgrupo que había presentado encefalopatía durante la internación.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA