¿Todos los gerentes podrán ser líderes de la transformación digital?

La mayoría de quienes lideran organizaciones han adoptado estos conceptos de transformación basada en TIC como parte de su comunicación cotidiana Las empresas están revolucionando la manera de trabajar y esto impacta directamente en el modo de liderar y motivar, tomando hoy una magnitud sin precedentes respecto a otras olas transformacionales. En este último tiempo,…

¿todos-los-gerentes-podran-ser-lideres-de-la-transformacion-digital?

La mayoría de quienes lideran organizaciones han adoptado estos conceptos de transformación basada en TIC como parte de su comunicación cotidiana

Las empresas están revolucionando la manera de trabajar y esto impacta directamente en el modo de liderar y motivar, tomando hoy una magnitud sin precedentes respecto a otras olas transformacionales.

En este último tiempo, se delineó un cierto consenso en relación con las nuevas competencias de liderazgo que demandan hoy las transformaciones digitales. Comparando el modo de gerenciar tradicional con el actual en un contexto de agilidad, encontramos estas diferencias:

  • Comandar y controlar versus agilidad y flexibilidad
  • Mentalidad tradicional versus s mindset digital
  • Comunicación vertical y formal versus horizontalidad y participación
  • Dar órdenes versus establecer visión y dejar actuar
  • Expectativa de mínimo riesgos versus permiso para equivocarse
  • Estructuras organizacionales rígidas versus células auto organizadas

Estos son algunos ejemplos de los nuevos comportamientos requeridos que no hacen más que evidenciar que la revolución de la agilidad organizacional y digital inevitablemente está implosionando la manera en que los gerentes vivencian su estatus, su poder y su control. Ya que en un mundo de equipos autónomos y autoorganizados, mucho de lo que pasa por la gestión tradicional ya no es necesario.

Según un reporte reciente de BCG –Bringing Managers Back to Work-, el nuevo modelo gerencial y operacional requiere un cambio en la forma en que los gerentes conciben su rol, dejando de pensar en sí mismos como los diseñadores maestros de estructuras, procesos, reglas y procedimientos organizativos integrados. Necesitan convertirse en los orquestadores cotidianos de un sistema de comportamiento flexible y dinámico, que desate la autonomía e iniciativa de los empleados. Y esto al servicio de una cooperación eficaz para lograr los objetivos de la organización.

En un mundo de equipos autónomos y autoorganizados, mucho de lo que pasa por la gestión tradicional ya no es necesario.

Del dicho al hecho…

En nuestra experiencia encontramos que, desde el punto de vista discursivo, la mayoría de quienes lideran hoy organizaciones han adoptado estos conceptos como parte de su comunicación cotidiana. Pero en los hechos y en los comportamientos, aún perduran los viejos paradigmas que resurgen una y otra vez. La coherencia entre “lo que se dice y lo que se hace” es la clave para generar liderazgos creíbles. Sin embargo, si los colaboradores perciben inconsistencias los esfuerzos en transformar culturas se derrumban fácilmente.

Entonces, la pregunta es: ¿todos los gerentes podrán ser líderes de la transformación digital? La respuesta honesta es que no. No todos podrán serlo y el mercado va dando cuenta de los cambios en este sentido. ¿Se pueden transformar esos perfiles? Sí por supuesto, a través de un trabajo individual, organizacional y social.

La clave para poder liderar en estos tiempos pasa por un profundo y honesto proceso de autotransformación personal que identifique qué valores y comportamientos se deben cambiar; y conseguir la ayuda necesaria para poder hacerlo. Es un mix de automotivación más convencimiento sincero. No es un camino sencillo ni fácil pero no intentarlo ni recorrerlo es auto condenarse a quedar fuera del mercado antes o después.

Desde el punto de vista de las organizaciones, nuestra responsabilidad como líderes empresarios es desarrollar e inspirar a nuestros colaboradores, generando las condiciones y brindándoles las herramientas que permitan transitar el proceso de “desaprender y aprender”.

Y desde lo social, debemos generar conciencia del impacto que estas transformaciones tienen en términos de desempleo para muchas personas. Toda transformación disruptiva genera oportunidades y amenazas, y como sociedad tenemos que ser capaces de contener y dar respuestas adecuadas.

Néstor Azcune: “La clave para liderar en estos tiempos pasa por un profundo y honesto proceso de autotransformación personal”.

Estas ideas pretenden ser un llamado de atención: nuestros equipos están mirando siempre la coherencia entre nuestro discurso y nuestros comportamientos. Y también resaltar la enorme oportunidad de desarrollo personal y profesional que tenemos por delante. Estos tiempos de cambio son una oportunidad única para reinventarse. Y como todo en la vida: depende de nuestras propias decisiones como individuos.

(*) Gerente nacional de Brasil y líder de transformación de personas y organización en Together Business Consulting.