Matilda Blanco aseguró que convive con el fantasma de una pianista: “Duermo custodiada”

Muchísimas personas aseguran que conviven con el fantasma de una alma en pena que se rehúsa a cambiar de plano o no quiere abandonar la casa en la que vivió. Se trata de una creencia que puede generar escalofríos. Pero ese no es el caso de Matilda Blanco, que asegura que aprendió a convivir con…

matilda-blanco-aseguro-que-convive-con-el-fantasma-de-una-pianista:-“duermo-custodiada”

Muchísimas personas aseguran que conviven con el fantasma de una alma en pena que se rehúsa a cambiar de plano o no quiere abandonar la casa en la que vivió. Se trata de una creencia que puede generar escalofríos. Pero ese no es el caso de Matilda Blanco, que asegura que aprendió a convivir con un espíritu.

Lee también

“Yo creo en lo sobrenatural y bastante, tuve unas situaciones paranormales acá en mi casa. Acá vivía un alma buena, una pianista muy conocida”, reveló en diálogo con Juan Etchegoyen en Mitre Live. La convivencia con un ente sobrenatural se ha transformado en algo cotidiano para la asesora de moda, que explicó por qué no siente miedo.

No importa que las cosas se muevan solas o escuche sonidos de los cuales es imposible identificar su procedencia, ella confía en la antigua propietaria de su hogar. “Los gatos miraban a un lugar y no sabía que miraban, sentí que era esa persona. A mí me gusta mucho la música, los conciertos y el piano, sentimos que era una maestra de piano que está acá y nos cuida”, expuso.

Luego, agregó: “Esta mujer era muy querida, no me da miedo porque yo me voy a dormir con mis perros y gatos. Estoy muy cuidada y duermo custodiada”.

Lee también

La experiencia más reveladora para la exjefa de taller en Corte y confección Famosos (eltrece) ocurrió en un lugar muy particular: la sala donde la pianista tenía su instrumento. “Sentí un perfume antiguo. Como de esos perfumes de antes, de talquito. Sentí ese perfume pero realmente creo que es alguien inofensivo”, expresó.

Las experiencias paranormales de los famosos

En las últimas semanas fueron varias las figuras que se explayaron acerca de sus vivencias con distintos entes. A fines de mayo, Pamela David contó el tenso momento que vivió cuando jugó a la Ouija. “Me ha pasado de jugar al juego de la copa y es espantoso. No lo hagan en su casa. Más allá de que te asustás, después pasan cosas”, advirtió al inicio de su relato en PH: Podemos Hablar (Telefe).

Lee también

Luego, puntualizó la situación que la hizo inferir que se trataba de una “mala energía”: “Me acuerdo que le pregunté quién era y en ese momento, no sé si es cierto o no. Me decía que era mi abuelo, pero yo no lo conocí. No se me movió algo sentimental, pero sí le hice una pregunta para ver si era cierto. Y posta, me contestó. También podía saberlo yo y moverlo inconscientemente”.

Dijo que no se debe subestimar la energía de “los que no se pudieron ir”. (Foto: Instagram / pamedavid)

Otra de las que se expresó al respecto fue Sol Pérez, que describió un hecho de su niñez. “Me pasaba de ver espíritus. Se me aparecían y los escuchaba. Durante mucho tiempo tuve pánico, no era que lo vivía normal. Tenía miedo porque sentía que me acariciaban las piernas y lo sentía real. Me movían las cosas escuchaba cómo me las estaban moviendo, es algo que me estaba pasando”, comentó en diálogo con Andy Kusnetzoff.

La influencer dijo que tiene sueños muy reales con gente que ya no está. (Foto: Instagram/@lasobrideperez)

En tanto, Georgina Barbarossa afirmó que recibió señales de su mamá -quién murió en agosto del 2020-. “Yo creo totalmente en las energías. Mamá está en casa. Al principio estuvo armando quilombo”, manifestó la conductora entrevistada por Juan Etchegoyen.

“Cuando me meto por el pasillo para ir a mi vestidor, cuando pasé, tres cuadros que había, tres fotos, se rompieron. Se rompieron todos los vidrios, te lo juro por Dios”, rememoró. Y concluyó: “Fue a la semana de su muerte, a los tres días, qué sé yo”.