Alfa, Bravo, Charlie, Delta: ¿por qué se escogió este método para deletrear?

Ocurre a menudo. Cuando nos dicen que alguien vive en el departamento B, le pedimos que, por favor, nos aclaren si es B de “Bueno” o V de “Viernes”. Es que algunas letras, en el lenguaje hablado, pueden ser confundidas unas con otras.Con el avance de las comunicaciones por radio, a principios del siglo XX, surgió la…

alfa,-bravo,-charlie,-delta:-¿por-que-se-escogio-este-metodo-para-deletrear?

Ocurre a menudo. Cuando nos dicen que alguien vive en el departamento B, le pedimos que, por favor, nos aclaren si es B de “Bueno” o V de “Viernes”. Es que algunas letras, en el lenguaje hablado, pueden ser confundidas unas con otras.

Con el avance de las comunicaciones por radio, a principios del siglo XX, surgió la necesidad de adoptar un alfabeto con palabras clave, correspondientes a cada una de las letras, para evitar cualquier tipo de confusión.

Aquí les contamos el origen y la evolución de Alfa, Bravo, Charlie, Delta y por qué se escogió este método para deletrear.

​Alfa, Bravo, Charlie, Delta: ¿por qué se escogió este método para deletrear?

​Alfa, Bravo, Charlie, Delta: ¿por qué se escogió este método para deletrear?. Foto: Reuters.

El International Radiotelephony Spelling Alphabet (IRSA), o alfabeto de deletreo radiotelefónico internacional, fue adoptado en diciembre de 1994, al constituirse la Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI), organismo que forma parte del sistema de Naciones Unidas.

Sus antecedentes se remontan a 1913, cuando, poco antes de estallar la Primera Guerra Mundial, los militares comenzaron a utilizar diferentes palabras en sus comunicaciones por radio.

Como ocurre en la vida cotidiana, y aún más en un contexto bélico, con el ruido de la batalla y la mala señal de transmisión mutua, resultaba de suma importancia que no hubiera confusiones al pronunciar la B o la V, la M o la N, la B o la D.

La manera elegida para evitar los errores de audición consistió en una manera de deletrear basada en un código en el que diferentes palabras representan a las letras del alfabeto. Por ejemplo, hacia 1913, en inglés a la A le correspondía la palabra Able (capaz); a la B, Boy (chico); a la C, Cast (elenco) y a la D, Dog (perro).

En 1927, al establecerse la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), hubo algunos cambios. Entonces, Affirmative (afirmativo) representaba a la A; Baker (panadero/pastelero) a la B, mientras Cast y Dog mantuvieron su significado. El código también fue adoptado por el servicio marítimo en 1932.

El alfabeto ortográfico logró evitar errores en la comunicación, sobre todo, aérea.

Casi al finalizar la Segunda Guerra Mundial, durante las sesiones de constitución de la Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI), plasmada en el Convenio de Chicago, suscrito por 54 países, el alfabeto fue incorporado de manera oficial. Figura, precisamente, en el Anexo de Telecomunicaciones Aeronáuticas.

Sin embargo, algunas confusiones en el lenguaje aeronáutico por radio permanecieron y esto llevó a que, en 1956, se realizaran nuevas modificaciones. Desde entonces, Alpha significa A; Bravo, B; Charlie, C; Delta, D y Tango, T.

Como señalan en playdrive-web.com, este alfabeto está relacionado con el inglés porque ese es el idioma internacional de la navegación aérea. Un ejemplo de deletreo, entonces, sería “traducir” la matrícula N45WT de la siguiente manera: “November, Four, Five, Whiskey, Tango”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA