El juez aceptó el caso y el Olivosgate se investigará en San Isidro

Después de la derrota electoral del Gobierno en las PASO, el expediente que investiga la violación de la cuarentena en la fiesta de cumpleaños que Fabiola Yañez y el presidente organizaron en la quinta de Olivos quedó finalmente a cargo del juez Lino Mirabelli, titular del juzgado federal 2 de San Isidro. Este lunes el…

el-juez-acepto-el-caso-y-el-olivosgate-se-investigara-en-san-isidro

Después de la derrota electoral del Gobierno en las PASO, el expediente que investiga la violación de la cuarentena en la fiesta de cumpleaños que Fabiola Yañez y el presidente organizaron en la quinta de Olivos quedó finalmente a cargo del juez Lino Mirabelli, titular del juzgado federal 2 de San Isidro. Este lunes el magistrado aceptó la competencia de la investigación, pero rechazó la denuncia contra Mauricio Macri y Elisa Carrió por no tener competencia territorial y falta de imputación.

Hace dos semanas, Sebastián Casanello -primer juez del caso que tiene como principal imputado al presidente Alberto Fernández- decidió desprenderse del expediente. En su fundamentación sostuvo que “los dictámenes y la actividad probatoria llevada a cabo por la Fiscalía dan cuenta de que los hechos que son objeto de investigación tuvieron lugar en esa Residencia Presidencial, sita en la localidad de Olivos, Partido de Vicente López, Provincia de Buenos Aires”.

Dentro de los plazos correspondientes, ninguna de las partes apeló la decisión de Casanello, por lo cual quedó firme la incompetencia. Y la Cámara de San Martín radicó el expediente en el juez de turno en ese momento, que era Mirabelli.

Este lunes el juez firmó la resolución a través de la cual aceptó la competencia del caso: “frente al escenario planteado, luego de haber examinado los documentos remitidos del legajo digital, concluyo que corresponde aceptar parcialmente la competencia atribuida respecto de una porción de los eventos exteriorizados en las denuncias acumuladas, y rechazarla en torno a los restantes hechos puesto que estos últimos excederían la competencia territorial de esta judicatura”, sostuvo Mirabelli en la resolución a la que accedió Clarín.

La aceptación del caso es parcial ya que rechazó quedarse con la denuncia y posterior ampliación realizada por el abogado Alejandro Sánchez Kalbermatten, contra Mauricio Macri y Elisa María Carrió, a raíz de sus presuntos incumplimientos a las normas sanitarias instrumentadas para contener la pandemia de COVID-19.

El juez entendió que no le corresponde tener el caso, y lo devolvió a Casanello. Además observó que no había ninguna imputación formulada sobre el ex presidente y la líder de la Coalición Cívica. Pero resaltó además, que los hechos denunciados habrían ocurrido en Exaltación de la Cruz “es decir, fuera del espacio de esta jurisdicción territorial”, sostuvo el magistrado.

Sobre el cumpleaños de Fabiola Yañez l 14 de julio de 2020, del que participaron el jefe de Estado y otros nueve invitados cuando regía una estricta cuarentena, el juez Mirabelli entendió que debía tramitar en San Isidro, dándole la razón al criterio planteado por su par de Comodoro Py.

“Comparto la postura del magistrado declinante en cuanto que algunos de los hechos denunciados, en presunta transgresión a las medidas sanitarias dictadas por las autoridades nacionales con el propósito de mitigar la propagación de la pandemia de COVID-19, cuyo denominador común se posiciona en la Quinta Presidencial de Olivos”, sostuvo.

Básicamente, agregó el magistrado de San Isidro, “porque el aspecto geográfico de tales episodios resulta notorio y manifiesto, acorde con lo que se desprende de las propias denuncias y parte de los elementos recabados”.

El expediente llega a San Isidro con las imputaciones formuladas por el primer fiscal del caso, Ramiro González. La lista de los investigados es encabezada por el Presidente, la primera dama y los demás participantes de la fiesta.

La causa busca determinar si se violó la normativa firmada por el jefe de Estado, cuando impuso una cuarentena estricta e investiga si las conductas denunciadas “pudieran configurar los delitos previstos en los artículos 205 y 248 del Código Penal, que establecen la tipicidad de las acciones del funcionario que no ejecutare las leyes cuyo cumplimiento le incumbiere”.

En su imputación, el fiscal González le atribuyó responsabilidad al Presidente por la violación del artículo 205 del Código Penal, que prevé una pena de 6 meses a dos años de prisión para quien “violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una epidemia”. Todos esos datos se desprendían del DNU que había firmado el propio Presidente.

Para el Gobierno es una buena noticia que Mirabelli se quede con el caso. Para el oficialismo, la otra jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado -la ex mujer del fiscal Alberto Nisman- no es “imparcial”, como sostuvo el viceministro de Justicia, Juan Martín Mena.

“En términos de una causa con la dimensión política que se le ha pretendido dar, me parece que no es lo más adecuado si lo que se espera es un fallo imparcial o una investigación imparcial”, advirtió Mena hace diez días. Y agregó que la causa de Olivos “tiene connotaciones demasiado políticas”.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA