El Gobierno presenta el Presupuesto tras las PASO

El equipo económico enviará el próximo miércoles el proyecto de Presupuesto para 2022, en el cual se contemplaría un crecimiento económico del 4% y una inflación que el año que viene bajaría al 34% anual. Estos son algunos de los números que circulan entre bancos de inversión y algunos consultores económicos de fluida relación con…

el-gobierno-presenta-el-presupuesto-tras-las-paso

El equipo económico enviará el próximo miércoles el proyecto de Presupuesto para 2022, en el cual se contemplaría un crecimiento económico del 4% y una inflación que el año que viene bajaría al 34% anual.

Estos son algunos de los números que circulan entre bancos de inversión y algunos consultores económicos de fluida relación con el Poder Ejecutivo, conformando un proyecto de Presupuesto que buscará afianzar la etapa de recuperación de la economía que se empezó a observar a partir de la normalización paulatina de la actividad en medio de la pandemia.

Un aspecto trascendente que mencionan estas fuentes es el tipo de cambio, ya que en los últimos días hubo diversas versiones, las cuales fueron desmentidas por el Gobierno.

Según pudo saber PERFIL, el objetivo del Presupuesto del próximo año sería un dólar oficial de 135 pesos promedio, lo cual habla de una diferencia importante con respecto a los 103,55 pesos que tiene en este momento esa cotización.

Déficit fiscal. El balance de las cuentas públicas se ubicaría con un descenso de un punto porcentual, por lo que el desequilibrio primario calculado para el año que viene oscilaría entre el 3,2% y el 3,5%.

Igualmente, para llegar a esa reducción se proyectará un importante ahorro en los subsidios económicos directos, especialmente en el tema energético y también en el sector del transporte.

El monto global del Presupuesto para el próximo año superaría los 350 billones de pesos, aunque los economistas consideran que ese número es muy relativo, ya que la costumbre de la política argentina es ir modificando el gasto público en forma permanente a lo largo del año.

Para el economista y consultor Camilo Tiscornia, la previsión de inflación del orden del 34% para el próximo año aparece como una cifra que no está en línea con la realidad, al tiempo que considera que se continuará buscando corregir en forma acotada el tipo de cambio oficial, lo cual mantendrá su retraso.

“En principio, de confirmarse este aspecto cuando se presente el proyecto en el Congreso, veo que las previsiones inflacionarias están subestimadas. No es fácil encontrar en la historia económica de Argentina una baja de 15 puntos de la inflación en un año”, recalcó Tiscornia.

Sobre este punto, en el adelanto del Presupuesto para el próximo año el Gobierno hace una estimación de una inflación del 42% para 2021, pero los consultores estiman que se ubicará entre el 47% y el 50%. De allí que Tiscornia menciona lo difícil que será poder reducir al 34% anual el aumento del costo de vida en 2022.

“Además, en la medida en que se subestima la inflación, lo que se hace es generar condiciones donde parecería que la recaudación es mucho más alta de lo previsto, y eso justifica un aumento constante del gasto público”, comentó Tiscornia.

Todos estos aspectos serán explicados por el ministro de Economía, Martín Guzmán, cuando concurra en los próximos días al Congreso para dar detalles del proyecto de Presupuesto. Se especula que allí podría haber mayores precisiones del titular del Palacio de Hacienda con relación a los futuros acuerdos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y con el Club de París.

Más advertencias. Pero además de la inflación, especialistas y bancos de inversión, especialmente del exterior, desconfían de que el Gobierno pueda evitar un ajuste abrupto del tipo de cambio.

Precisamente, el banco de inversión Morgan Stanley, una de las entidades más influyentes de Wall Street, difundió en estas últimas horas un extenso informe sobre la situación de la Argentina y, entre múltiples definiciones, consideró “improbable que la solución” sea mantener quieto el tipo de cambio.

En el documento, la multinacional financiera advirtió que sostener el tipo de cambio “requiere un aumento constante de las restricciones a la importación y al capital, lo que podría ahogar la actividad y limitar el capital político”.

“También podría limitar aún más la financiación del mercado, lo que llevaría a una monetización persistente del déficit y a presiones inflacionarias y cambiarias cada vez mayores. Por lo tanto, creemos que es probable que se firme un acuerdo de facilidades extendidas del FMI a finales del primer trimestre de 2022 o a principios del segundo”, sostuvo Morgan Stanley.

En el documento enviado a sus clientes, entre los que se encuentran grandes corporaciones norteamericanas, la compañía recomendó comprar bonos argentinos en dólares Ley de Nueva York y menos acciones locales.


La inflación de agosto sería menor del 3%

agencias

La inflación de agosto se ubicará “apenas unas décimas por debajo” del 3%, en un contexto en el que mostró “cierta reducción hasta junio para después amesetarse” en torno a ese valor, según estimaciones privadas.

“Esta menor volatilidad mensual de la inflación producto de los controles de cambios exige una mayor dureza fiscal y monetaria para atacar el fenómeno, y a la vez estrategias que lidien con la inercia y las expectativas”, consideró Analytica Consultora.

En ese sentido, remarcó que estabilizar los precios desde una inflación consolidada como la actual “requiere, además, acuerdos políticos y cierto grado de reformas estructurales que complementen la política económica”.

“La inflación se comportaría en línea con lo observado en estos últimos dos años, incluso con menor dispersión”, consideró. “El principal objetivo del Gobierno debería ser acelerar el desplazamiento hacia la izquierda de la distribución de frecuencias de la tasa de inflación”, indicó.