El dueño de la pelota

Aunque hace una década que colgó los botines, Guillermo Pereyra nunca se alejó del fútbol. Desde entonces se dedicó a aprender sobre análisis de juego, hizo cursos de gestión y asesoramiento deportivo y tuvo una experiencia de 21 partidos como entrenador en Santamarina de Tandil. A los 41 años, el riocuartense acaba de asumir un…

el-dueno-de-la-pelota

Aunque hace una década que colgó los botines, Guillermo Pereyra nunca se alejó del fútbol. Desde entonces se dedicó a aprender sobre análisis de juego, hizo cursos de gestión y asesoramiento deportivo y tuvo una experiencia de 21 partidos como entrenador en Santamarina de Tandil.

A los 41 años, el riocuartense acaba de asumir un nuevo desafío en el mundo de la pelota: es el flamante director deportivo del Tudelano, club de la región de Navarra que juega en la Segunda División B de España y que adquirió en sociedad con un amigo, el empresario Raúl Sánchez.

“Yo soy un inquieto, tanto en lo personal como en lo laboral. En este trayecto fui aprendiendo y me fui desarrollando en distintos aspectos del fútbol y tenía como una materia pendiente poder gestionar y tomar decisiones en un club”, le cuenta a PERFIL CÓRDOBA.

“Ser director técnico me gustó pero es una carrera nómade, con poca estabilidad, y en este momento no quiero eso para mí y para mi familia”.

“Estaba viendo cómo seguir vinculado a un deporte que forma parte de mi vida, salió esta chance y acá estamos”, señala Pereyra. “Ser DT me gustó pero es una carrera nómade, con poca estabilidad, y en este momento no quiero eso para mí y para mi familia. La representación nunca me gustó y la asesoría deportiva, que es muy necesaria, está poco desarrollada”, añade desde Buenos Aires. “Allí vivo, aunque voy y vengo con Tudela”, explica.  

“La verdad es que estoy muy entusiasmado. Estar en el día a día de un club es lo mejor que pudo haber tocado, una experiencia muy linda”, admite el exmediocampista que debutó como profesional en River, integró los seleccionados juveniles de José Pekerman y se retiró en San Lorenzo, luego de haber jugado también en equipos de España, Rusia y Suiza.

A mediano plazo

Pereyra no es el primer argentino propietario en un club español. Hoy cumplen ese rol los intermediarios Christian Bragarnik (Elche), Hugo Issa (Lorca) y Alejandro Bouza (El Ejido). Alfredo Caselli, excandidato presidencial de River, acaba de irse del Burgos. Y el mandamás de Talleres Andrés Fassi prepara su desembarco, posiblemente en Málaga.

“Nosotros recién llegamos y estamos conociendo el club y la ciudad. Tudelano estaba bastante dormido en cuanto a gestión, así que la prioridad es ordenar las cuentas, renovar la infraestructura y darle profesionalismo. Hay mucho por hacer. Esto es un negocio y nunca se sabe qué puede pasar, pero nuestra expectativa es estar aquí por lo menos cinco años”, enfatiza.

“En lo deportivo el objetivo en esta temporada es mantenernos en la tercera categoría del fútbol español. Para ello tendremos que ser consistentes, ya que nuestra zona tiene 20 equipos y cinco descensos. Si logramos consolidarnos, la idea es dar el salto en tres o cuatro años”, añade.

“Tudelano estaba bastante dormido en cuanto a gestión, así que la prioridad es ordenar las cuentas, renovar la infraestructura y darle profesionalismo”.

“Es una competencia muy prestigiosa y muy atractiva para el mercado del fútbol”, señala Pereyra sobre la Segunda División B. “Hay equipos con una historia y un recorrido muy fuerte”, destaca. Y menciona a Racing de Santander, Deportivo La Coruña, Logronés y Toledo. Tudelano cuenta en su plantel con el delantero cordobés Matías Chavarría, el arquero Fernando Pellegrino (ex-Instituto), el defensor Lucas Aveldaño (ex-Belgrano) y otros dos argentinos: el lateral Matías Sánchez y el atacante Pablo Caballero.

Guillermo tiene como uno de sus colaboradores a su hermano Gerardo, que es Agente Fifa, y sueña con completar el tridente con el más chico de la familia, Federico, quien juega en Coquimbo Unido de Chile: “Ese es un trotamundos, igual que yo. Ojalá me lo pueda llevar a Tudelano”.

PASADO “MILLONARIO”. Pereyra surgió en River Plate y fue contemporáneo de Gallardo, Aimar y Saviola, entre otras figuras. 

Pasión celeste

En la primera de River, Guillermo Pereyra jugó 98 partidos y convirtió 10 goles, incluido un doblete a Talleres en el Estadio Córdoba. Fue en el 4-1 del 21 de noviembre de 1999, por la 15° fecha del Apertura 1999, el primero de los cuatro torneos que el riocuartense ganó con el Millonario. “Soy hincha de Belgrano de toda la vida, siempre lo dije. Tuve la suerte de hacerle esos dos goles y otro más a Talleres, así que bien ganadas me tengo las puteadas de sus hinchas”, comenta entre risas.

“A Río Cuarto se me hace difícil ir seguido, pero el vínculo siempre está. Allí tengo familia y amigos, y muchos recuerdos”, dice. Destaca sus inicios deportivos en los clubes Renato Cesarini y Estudiantes y en la Escuela Sócrates Anaya, donde hoy funciona una biblioteca futbolera que lleva su nombre. Y habla de su coterráneo Pablo Aimar, con quien compartió sus comienzos en River: “Está haciendo un caminito lindo. Tiene una forma de ver el fútbol muy interesante y se ganó su lugar en el cuerpo técnico de la selección por mérito propio. Fue un gran acierto de la AFA ponerlo allí. A Lionel Scaloni también lo conozco y sé de su capacidad como entrenador”.

       “EL GUILLE”

  • Guillermo Andrés Pereyra nació el 20/2/1980 en Río Cuarto. Hizo las inferiores en dos clubes de su ciudad: Renato Cesarini y Estudiantes.
  • Trayectoria como futbolista: River Plate (1998-2003), Mallorca de España (2003-2007), Lokomotiv Moscú de Rusia (2007-2008), Young Boys de Suiza (2008-2009), Murcia de España (2009-2010) y San Lorenzo (2010-2011).
  • Trayectoria como DT: Santamarina de Tandil (2018/2019).