Con gracia, acidez y autocrítica, Ana Milán creó una comedia (imperdible) a su imagen y semejanza

Ana Milán es divertida, tiene autocrítica, sabe reírse de sí misma (y sabe reírse con los demás), sabe manejar la acidez, la provocación, la gracia, la honestidad brutal. Todos esos palotes que definen a esta actriz española son los mismos que sostienen el alma de By Ana Milán, una serie para digerir de un bocado.…

con-gracia,-acidez-y-autocritica,-ana-milan-creo-una-comedia-(imperdible)-a-su-imagen-y-semejanza

Ana Milán es divertida, tiene autocrítica, sabe reírse de sí misma (y sabe reírse con los demás), sabe manejar la acidez, la provocación, la gracia, la honestidad brutal. Todos esos palotes que definen a esta actriz española son los mismos que sostienen el alma de By Ana Milán, una serie para digerir de un bocado. Y seguramente más de uno se quedará con ganas de más.

Para ellos -nosotros-, tranquilidad, que ya hay segunda temporada.

Por ahora, en la Argentina se puede ver completa la primera, disponible en Flow desde la semana pasada (y en Movistar Play). Tiene la agilidad y la duración justas que piden muchos maratonistas del streaming. Y, encima, actuada a lo Milán: intensidad en estado puro. Son ocho episodios de menos de media hora cada uno.

“By Ana Milán” ya tiene segunda temporada, pero aún no llegó a la Argentina.

Más allá de sus buenos trabajos anteriores, como la profesora Olimpia de Física o química -una vieja serie juvenil protagonizada por Úrsula Corberó, de tiempos en los que ni pensaba en Tokio ni en La casa de papel- o la Sara Montiel de Veneno, Ana Milán ha sido noticia también por sus reflexiones y divertidos posteos de las redes. Especialmente en días (como éstos, todavía) de pandemia.

La serie de Atresplayer Premium, estrenada en Europa en noviembre del 2020, atesora buena parte de esos relatos, que, contados en primera persona, le da a By Ana Milán una suerte de marco biográfico. No es una biopic, ni un autorretrato: es una radiografía de la Milán pintoresca, que se anima a mostrarse con luces y sombras, tan real que genera empatía, pero con ciertas licencias que la ficción le regaló.

Una recomendación: si uno decide ver la serie, no andar buscando qué hay de cierto en cada escena que se cuenta.

Esa Ana Milán de la serie puede ser ciento por ciento la de la vida real… como no tanto. Pero seguro que hay más de un 80, a decir por las cosas que espontáneamente ha ido contando.

La historia comienza cuando Ana está a punto de transitar lo que ella imagina como el mejor día de su vida. Se la ve enfundada en un vestido de novia, lista para dar el “sí, quiero”, y a punto de protagonizar un peliculón, porque la Ana Milán de la serie también es actriz, claro.

Y, de pronto, Mario (Israel Elejalde) desparece sin dar explicaciones, el rodaje se desvanece y lo que pintaba para mejor se convierte en el peor día. Desorientada, triste y asustada, deambula más de lo que camina, pero, tal vez sin saberlo, el personaje va construyendo en ese andar grisáceo un camino muy interesante, tanto para su propia revisión, como para el deleite del público.

Parece haber quedado sola, pero Ana está sostenida por su grupo de incondicionales, con Rebeca (Pilar Bergés) a la cabeza. Los suyos son diálogos de colección.

Esta no es mi serie. Esta es la serie de todos los que cada día a las 6 nos juntábamos a charlar. A compartir lo malo y hacerlo un poco mejor.

Es la muestra de que las habitaciones oscuras siempre tienen una ventana esperando a ser abierta. GRACIAS 😊 #ByAnaMilan #laserie ❤️ https://t.co/luCSgUkORo

— ANA MILÁN (@_ANAMILAN_) August 24, 2020

Uno escucha hablar a esa Ana interpretada magistralmente por Milán y siente estar leyendo a la Milán de las redes, u oyendo a la de las entrevistas, y no encuentra en esa mujer a casi ninguna de sus criaturas anteriores. No sólo por su versatilidad, sino porque la actriz se animó a buscar, con gracia, la composición que le devolvía el espejo. Imagen que no siempre gusta, pero jamás distorsiona.

Ficha

Calificación: Muy buena 

Comedia Protagonista: Ana Milán Creadora: Ana Milán Director: Rómulo Aguillaume Emisión: Primera temporada en Flow (y Movistar Play).

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA