Napoli le ganó a Juventus, que sigue sufriendo la era post Cristiano Ronaldo

Además del valor material de los títulos conseguidos, en el amor siempre vigente de Nápoles para Diego Armando Maradona se esconde un valor simbólico. Y el mejor resumen es la rivalidad con Juventus. El haber podido, de la mano del astro argentino, competir y vencer al poderoso, al norte prepotente, con las armas de un…

napoli-le-gano-a-juventus,-que-sigue-sufriendo-la-era-post-cristiano-ronaldo

Además del valor material de los títulos conseguidos, en el amor siempre vigente de Nápoles para Diego Armando Maradona se esconde un valor simbólico. Y el mejor resumen es la rivalidad con Juventus. El haber podido, de la mano del astro argentino, competir y vencer al poderoso, al norte prepotente, con las armas de un sur postergado, discriminado y siempre más débil. Desde esos días de mediados de los 80, cada vez que juegan Napoli-Juventus el aura del Diez reaparece.

Como en el San Paolo, en 1986, el día en que Maradona dice haber entrado en el corazón de los napolitanos con el gol de tiro libre indirecto dentro del área. O este sábado en el rebautizado estadio que lleva su nombre. Otra vez celebró la fervorosa hinchada del sur.

El encuentro arrancó cuesta arriba para el equipo de Luciano Spaletti ya que a los 10 minutos, Alvaro Morata aprovechó un error en la salida (se durmió el griego Kostas Manolas) y definió con clase, desde un ángulo cerrado, ante la salida del colombiano David Ospina para poner a la Juve arriba en el marcador.

Pero si los de Massimiliano Allegri ya habían lucido deshilachados en el torneo pasado (Inter ganó el Scudetto) la historia es ahora más preocupante con la salida de Cristiano Ronaldo. Incluso para este choque no pudo contar con los futbolistas sudamericanos que jugaron eliminatorias: el argentino Paulo Dybala, el uruguayo Rodrigo Bentancur, los brasileños Danilo Luiz da Silva y Álex Sandro y el colombiano Juan Guillermo Cuadrado.

En los tres partidos que se jugaron en el Calcio, la Vecchia Signora aún no ganó: empató en el debut frente a Udinese y venía de caer de local frente a Empoli. Si bien la historia recién comienza, está decimosexto y podría terminar la fecha en puestos de descenso.

Tras el sacudón inicial, Napoli, que llegaba con puntaje perfecto, fue entrando en partido de la mano del español Fabián Ruiz y las pinceladas de Lorenzo Insigne. Así, cuando consiguió el empate en el inicio del complemento ya lo merecía ampliamente.

Fue el volante andaluz el que inició por izquierda la jugada del 1-1. Guapeó entre dos, tocó para Insigne, que sacó un remate a colocar que parecía no llevar peligro, pero encontró una muy floja reacción del arquero polaco Wojciech Szczęsny. Lo aprovechó Matteo Politano y la empujó a la red.

Fue un envión más para el local y un mazazo para una Juventus que se quedaba sin piernas y hacía rato no tenía ideas.

Spalletti potenció a su equipo con los ingresos del mexicano Hirving Lozano y del polaco Piotr Zielinski y el premio al empuje llegó a los 40, con otra imprecisión defensiva de los visitantes.

En un tiro de esquina desde la izquierda, Moise Kean, que acababa de entrar en la Juve, desvió la pelota, no alcanzó a corregir Szczesny y el regalo cayó en los pies del senegalés Kalidou Koulibaly, que marcó el definitivo 2-1.

Así el Napoli mantiene el pleno, con tres triunfos en tres partidos. Y siembra más dudas en el presente de la Juventus en una era post Cristiano Ronaldo que arrancó de la peor manera.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA