Dura reacción de Matías Kulfas “Uruguay puede hacer un acuerdo bilateral con China por afuera del Mercosur o puede seguir en el Mercosur”

“Está claro que Uruguay es un país soberano y puede tomar la decisión más conveniente. Puede hacer un acuerdo bilateral con China por afuera del Mercosur o puede seguir en el Mercosur” dijo el ministro de Producción, Matías Kulfas en lo que fue la primera y tajante reacción del Gobierno al anuncio realizado el martes por…

dura-reaccion-de-matias-kulfas-“uruguay-puede-hacer-un-acuerdo-bilateral-con-china-por-afuera-del-mercosur-o-puede-seguir-en-el-mercosur”

“Está claro que Uruguay es un país soberano y puede tomar la decisión más conveniente. Puede hacer un acuerdo bilateral con China por afuera del Mercosur o puede seguir en el Mercosur” dijo el ministro de Producción, Matías Kulfas en lo que fue la primera y tajante reacción del Gobierno al anuncio realizado el martes por el gobierno de Luis Lacalle Pou.

Fue casi una advertencia y en el mismo tono que Alberto Fernández le contestó al presidente uruguayo cuando este último dijo que no quería que el bloque se convirtiera en un lastre para los socios. Entonces el presidente argentino dijo que quien quisiera “abandonar el barco” que así lo hiciera por el deseo de los uruguayos de firmar acuerdos con terceros paises.

Ante los acreditados en el Ministerio de Desarrollo Productivo, Kulfas dijo que la normativa en el Mercosur “es muy clara”. Los acuerdos se hacen en bloque y no se hacen de manera bilateral, dijo. “Es una decisión que debe tomar el gobierno uruguayo y estaremos observando qué es lo que hace”

Sobre el acuerdo de libre comercio que empezarán a negociar Uruguay y China, según anunció Luis Lacalle Pou en la noche del martes, se pueden plantear diversas aristas de su impacto en la Argentina y en el Mercosur.

La paradoja es que, cuando se esperaba que los orientales avanzaran en sus coqueteos con Estados Unidos o el Reino Unido, el liberal Lacalle Pou hizo efectivas sus amenazas de que ir por acuerdos comerciales con o sin acuerdo del Mercosur -la directiva 32/00 dice que hay que negociar en bloque o nada- con la República Popular de China. Se trata de uno de los socios más sensibles para la Argentina.

El anuncio de los vecinos se produce en momentos en que Alberto Fernández sigue sin definirse a las presiones que China sigue ejerciendo en su condición de socio estratégico integral en momentos en que el kirchnerismo inició un mejor relacionamiento con Estados Unidos. Y este recela de los chinos.

Por ejemplo, no le ha firmado a Beijing el proyecto para que construyan una central nuclear en la provincia de Buenos Aires; tampoco avanzó la construcción de las represas hidroeléctricas en Santa Cruz. Y entre otras cuestiones, no le firma a Xi aún el borrador de adhesión de Argentina a la iniciativa Una Franja Una Ruta, por la que la potencia asiática prevé una serie de inversiones en los países socios amigos. Chile y Uruguay sí adhirieron a la también llamada nueva Ruta de la Seda.

Los uruguayos están gozando además de los “privilegios” que le da el cepo a la carne en Argentina, que es en realidad un drama por los productores de este lado del Río de la Plata. Por empezar, en estos meses Uruguay volvió a superar a la Argentina en volumen de carne exportada. Y China es desde 2013 el primer destino de sus exportaciones, que en primer lugar son de carne bovina, soja y celulosa.

Uruguay, que no tiene industrias como la de Argentina o Brasil, sensibles ante un TLC con  una economía como la China encuentra en el mercado del gigante asiática la mayor cantidad de aranceles a sus exportaciones. Aunque es su principal socio comercial desde 2013, un 79% por ciento de las exportaciones allí están aranceladas. De allí se entiende la premura de cerrar un acuerdo de libre comercio con China. 

Desde el Gobierno Alberto Fernández, en campaña para las elecciones primarias del domingo 12, reaccionaron con cautela al anuncio de Montevideo. Fuentes consultadas en el oficialismo y en algunos think tank que evitaron pronunciarse dicen que los uruguayos quisieron “apurarse” para mostrar acción, pero que aún no saben de qué se tratará el acuerdo con negocian con Beijing. Agregan que analizar el impacto es “prematuro”.

Igual, el anuncio cayó mal en el kirchnerismo como en los industriales,que coinciden en su posición. Para el caso, la tensa relación que gobierno y empresarios tienen en otras cuestiones, se asocia en los asuntos sobre el futuro y la flexibilización del Mercosur, que será eje de la cumbre de la Unión Industrial Argentina del 1 y 2 de diciembre. 

El titular de UIA, Daniel Funes de Rioja subrayó ante este diario que la “salida” de la crisis en el bloque es “con menos unilateralismo, más multilateralismo y con más Mercosur”.

En cambio el ex embajador argentino en China, Diego Guelar festejó que el anuncio de Lacalle Pou sobre un bloque que parece “condenado a un parálisis por la ecuación de Brasil y Argentina, y que ahora Uruguay logra movilizar” al aceptar la propuesta china de negociar como en su momento el Mercosur lo hizo con la propuesta de la Unión Europea

Pero lo que hizo Uruguay el martes es parte de una crónica ya anunciada porque es lo que Lacalle Pou venía pidiendo en sus choques con el presidente Fernandez y se produce en un momento de gran dispersión del bloque en el medio de las tensiones de Argentina con todos sus vecinos por diversas razones. Además se sabe que esta puede ser la antesala de otros anuncios de Uruguay, que co Brasil y Paraguay quieren firmar acuerdos de libre comercio con Canadá, Corea, Líbano y Singapur, entre otros. Argentina se niega. Por lo menos se niega a apurarse.

La propia Cristina Kirchner y Luis Inacio Lula siendo presidentes buscaron reiteradamente calmar los ánimos en el Frente Amplio, cuando la centroizquierda uruguaya coincidió en tiempo con su gobierno. Los mismos frenteamplistas   buscaban acuerdos de comercio con terceros paises para abrir el Mercosur que es uno de los bloques más cerrados del mundo.

Y ya en 2016, el fallecido ex presidente Tabaré Vazquez le dio un apretón de manos a Xi en Beijing bajo la promesa mutua de “iniciar cuanto antes” las negociaciones bilaterales para un acuerdo de libre comercio entre ambos.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA