Tokio 2020: Natalia Partyka, la atleta paralímpica que también sueña llegar lejos en los Juegos Olímpicos

Natalia Partyka comenzó arrasando en el tenis de mesa femenino en estos Juegos Olímpicos. La polaca se presentó en Tokio 2020 con un triunfo contundente ante la australiana Michelle Bromley: fue 4-0 con parciales de 11-3, 11-5, 11-5 y 11-7. Hasta ahí, nada del otro mundo. Pero sí: ella es una figura del deporte paralímpico…

tokio-2020:-natalia-partyka,-la-atleta-paralimpica-que-tambien-suena-llegar-lejos-en-los-juegos-olimpicos

Natalia Partyka comenzó arrasando en el tenis de mesa femenino en estos Juegos Olímpicos. La polaca se presentó en Tokio 2020 con un triunfo contundente ante la australiana Michelle Bromley: fue 4-0 con parciales de 11-3, 11-5, 11-5 y 11-7. Hasta ahí, nada del otro mundo. Pero sí: ella es una figura del deporte paralímpico que también sueña consagrarse en estos Juegos.

Porque nació sin la mano y sin gran parte de su brazo derechos, pero eso no la detuvo a la hora de hacer deporte y no le preocupó elegir uno en que sus manos fueran herramientas primordiales. De hecho, aprendió a sostener la pelotita con su antebrazo derecho para el saque, y empezó a mostrar una habilidad cada vez mayor con la paleta en su zurda.

“Sabía que la vida del deporte no era fácil, especialmente cuando sos discapacitada y querés competir con atletas sin discapacidades. Así que sabía que tenía que trabajar muy duro, tal vez un poco más que mis amigas, si quería llegar a lo más alto”, le reconoció al Olympic Channel.

Su talento fue tal que llegó a los Juegos Paralímpicos en Sydney 2000, con tan sólo 11 años. Fue la atleta más joven en la historia en debutar en esta disciplina.


La técnica de Natalia Partyka a la hora de servir. Foto EFE

Como si eso hubiera sido poco, a los 15, en Atenas, volvió a competir y esta vez entró en los libros dorados del deporte: se quedó con la medalla de oro, convirtiéndose en la campeona más joven de la historia del tenis de mesa paralímpico.

Allí, en esos eventos, encuentra una motivación muy grande para ir por más. “Cada vez que voy a los Paralímpicos y veo a los atletas, cada uno tiene su propia historia y es muy motivante. Te hace querer lograr más cosas, creer en vos y saber, porque lo ves, que nada es imposible“, asegura.

A los 19 logró su otro gran cometido: participar de unos Juegos Olímpicos. Lo logró en Beijing, donde compitió en el tenis de mesa para personas sin discapacidades. Así, claro, fue la primera representante de esta disciplina que participa en ambos eventos. 

Al día de hoy suma cuatro oros consecutivos en los Juegos Paralímpicos. ¿Estaría en condiciones de pelear por una presea en Tokio 2020? Parece un imposible pero no porque le falte talento, sino porque se trata de una competencia ampliamente dominada por las asiáticas, en particular las chinas.

Desde el debut de la disciplina en Seúl 1988, las tenistas de mesa de ese país ganaron 17 de las 25 medallas que se entregaron, número que se traduce además en 14 de las 16 si se tienen en cuenta sólo las de oro y plata.


Partyka es figura en el tenis de mesa para personas sin discapacidades. Foto REUTERS/Luisa Gonzalez

Pero se decía: no es por falta de jerarquía de Natalia. De hecho, la polaca es cuatro veces campeona de Europa en el tenis de mesa para personas “aptas”, habiendo vencido a varias de las mejores del mundo.

Además del dominio asiático que en cierta forma hace que no ocupar el podio sea casi más lógico que otra cosa, Partyka asegura que se siente más cómoda en los Juegos Olímpicos por la coyuntura. “Es mucho más fácil porque no tengo presión: nadie espera que yo gane una medalla. Entonces puedo disfrutar los Juegos sin ningún tipo de estrés”, explica.

Y ahí va, disfrutando otra experiencia olímpica más y compitiendo palmo a palmo con cualquier rival. No hay fronteras para esta estrella polaca.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA