Djokovic y Dellien, el deporte en estado puro que algunos eligieron no disfrutar en Tokio 2020

El tenis olímpico se presentó en Tokio 2020 y en la primera jornada hubo de todo: triunfos lógicos, alguna sorpresa y las eliminaciones de los dos dobles masculinos argentinos (Andrés Molteni y Horacio Zeballos tuvieron un match point ante los británicos Jamie Murray y Skupski y Facundo Bagnis y Diego Schwartzman apenas pudieron ganar tres…

djokovic-y-dellien,-el-deporte-en-estado-puro-que-algunos-eligieron-no-disfrutar-en-tokio-2020

El tenis olímpico se presentó en Tokio 2020 y en la primera jornada hubo de todo: triunfos lógicos, alguna sorpresa y las eliminaciones de los dos dobles masculinos argentinos (Andrés Molteni y Horacio Zeballos tuvieron un match point ante los británicos Jamie Murray y Skupski y Facundo Bagnis y Diego Schwartzman apenas pudieron ganar tres games frente a los alemanes Krawietz y Puetz). Pero lo mejor fue la esperada presentación de Novak Djokovic, el número 1 del mundo que busca un histórico Golden Slam en 2021. O, mejor aún, la reacción de su adversario.

Hugo Dellien es boliviano , tiene 28 años, está 139° en el ranking y aunque en 2020 fue top 100 y acumula algo más de 1.100.000 dólares obtenidos, forjó su carrera sobre todo en el circuito de los challengers y apenas pudo ganar 27 partidos ATP en su vida.

Comparar sus estadísticas con las de uno de los mejores jugadores de todos los tiempos es ridículo. Pero algo unió a Djokovic y Dellien en su partido del Coliseo Ariake de la capital japonesa: el espíritu olímpico.


Novak Djokovic avanzó sin problemas a la segunda ronda del torneo olímpico. Foto: Reuters.

Todavía se recuerda el llanto desconsolado del serbio cuando en Río de Janeiro 2016 se despidió en la primera ronda frente a un monumental Juan Martín Del Potro. Djokovic había llegado a esos Juegos con el objetivo único de ganar la medalla de oro y su sueño se hizo pedazos en un sólo partido. En las últimas horas, incluso, se lo ve a través de las redes sociales disfrutando como cualquier atleta su nueva experiencia olímpica haciendo ejercicios de elongación con las gimnastas belgas Nina Derwael y Maellyse Brassart.


Novak Djokovic estira y bromea con las gimnastas belgas Nina Derwael y Maellyse Brassart. Foto: Instagram

Dellien, en tanto, también manifestó su alegría de ser olímpico desde su llegada a Tokio, con posteos en los que se lo vio junto a los anillos en la villa acompañados de frases como “¡¡¡Viviendo un sueño!!!”. Pero el colmo de su felicidad lo reflejó con una foto en la que aparece junto a su vencedor (6-2 y 6-2) y una remera-regalo de Djokovic que seguramente quedará bien guardada en un lugar íntimo. De su casa y de su alma.

“El recuerdo más lindo de mi vida”, escribió Dellien sobre la imagen acompañando el texto con un emoji de un corazón. Deporte en estado puro. Eso son los Juegos Olímpicos. Lástima que muchos tenistas no lo entiendan así.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA