Pádel:el chaqueño Franco Stupaczuk disfruta de su alto nivel de competencia internacional

Franco Stupaczuk (25 de marzo de 1996 en Castelli, Chaco) es -por muchos- el abanderado de la revolución en el pádel. Él mismo dice sentirse parte de esa «Next Generation», un grupo de jugadores con características asociadas a la pegada, la intensidad y el atrevimiento. Pero Stupa ya rindió todos los exámenes para cambiar el…

padel:el-chaqueno-franco-stupaczuk-disfruta-de-su-alto-nivel-de-competencia-internacional

Franco Stupaczuk (25 de marzo de 1996 en Castelli, Chaco) es -por muchos- el abanderado de la revolución en el pádel. Él mismo dice sentirse parte de esa «Next Generation», un grupo de jugadores con características asociadas a la pegada, la intensidad y el atrevimiento. Pero Stupa ya rindió todos los exámenes para cambiar el rótulo de promesa por el de realidad. El tiempo de Stupa es hoy.

La revolución del pádel no es sólo dentro de la cancha: también es virtual. En los últimos dos torneos, el WPT batió todos los récords de audiencia. Hubo 5.384,602 visualizaciones en el fin de semana. Cinco de las seis transmisiones en vivo por YouTube estuvieron en el Top 10 de habla hispana. Los cuartos de final masculinos superaron el millón de views. Y en eso Stupa también aporta: “Estamos en contacto permanente con la gente del WPT. Tienen la idea de ampliar la transmisión y pasar más partidos, o incluso la previa, pero quieren hacerlo bien (…) Particularmente hablé en la última reunión de meter a gente como Ibai (Llanos) o los que le gustan el pádel para que transmitan partidos y se está trabajando”.

Las dos finales en los dos primeros torneos de la temporada del World Padel Tour (Madrid y Alicante) ratifican los buenos presagios de la pareja que formó con el español Álex Ruíz. “Hace tiempo tenía ganas de juntarme con él. Siempre me gustó su forma de jugar. Esta vez se encajaron las piezas y pudimos hacerlo”, contará durante la charla que tuvo con Olé desde su habitación gamer: en la búsqueda constante de ‘lo nuevo’, el chaqueño montó un escenario para -en sus ratos libres- prender la camarita y stemear.

De cara a Vigo, el próximo certamen que comenzará el miércoles 12 con el cuadro principal, Stupa asume que tendrán el listón alto después de haberle ganado a las tres primeras parejas del circuito. A lo largo de la nota con Olé, el argentino radicado en Alicante hablará de su nueva dupla con Ruíz, de lo que aprendió de la «frustrada» pareja con Sanyo Gutiérrez, de cómo los «haters» de las redes buscan herir, del cambio en la forma de jugar al pádel, de las transmisiones que hablaron para hacer con la organización de WPT, de cómo ven a Argentina en España y hasta de la FMS. Una charla a fondo.

– Googleo ‘Stupaczuk’ y leo títulos como “alargan el sueño”, “consiguen la épica”, “dan el zarpazo”. Para el afuera todo esto parece una sorpresa, algo que pocos tenían en los papeles, ¿pero internamente los sorprendió?

Puede que para la gente haya sido algo que no estaba en los papeles, pero para mí no. Sabíamos que tenemos la capacidad para jugar a este nivel. Somos dos personas muy atrevidas, jóvenes, que se contagian de lo mismo y que siguen la misma hoja de ruta de ser ambiciosos y muy positivos. A mí siempre me gustó Álex (Ruíz) y no se había dado la posibilidad de compartir equipo ya sea por sistema de ránking o sistema de juego, que siempre son diferentes y uno tiene que amoldarse al circuito. Esta vez sí se encajaron las piezas y empezó fenomenal. Se ha visto reflejado ya que le hemos ganado a las tres primeras parejas del ránking. Es un gran comienzo.

– ¿Creés que desde Vigo (próximo torneo) cambiará la manera en la que los verán?

Sí. Ya después de Madrid, que le ganamos a los #1 (Galán-Lebrón), los focos estaban en nosotros pero para bien: no hablo de arrogancia ni nada para el estilo pero ganarle a Galán y Lebrón es difícil. De hecho, el año pasado no le gané pese a que jugamos varios partidos y tuve un compañero como Sanyo (Gutiérrez). La vara cuando le ganás a ellos está alta y está bueno que así sea.

– En una reciente entrevista dijiste algo así como que con Álex te sentís “más liberado”…

Ese título es totalmente falso. Lo aclaro porque yo nunca se lo dije así. A veces los medios venden lo que quieren vender. Nunca dije que con Álex estoy liberado ni que con Sanyo estaba atrapado, pero la gente se deja influenciar mucho. Sí son sistemas de juego diferente entre uno y otro. Hoy el pádel ha evolucionado. Ya ese pádel donde la derecha se queda en su lugar y trabaja el punto quedó atrás. Vos podés defender y ser estructurado en el fondo, pero si no sos atrevido y das un paso adelante, es muy difícil. Los jugadores se adaptan más a la defensa que al ataque, entonces un flaco pegador, más atrevido, tiene más recursos dentro de la cancha por el pádel que se está jugando, lo que le da más resultados. Defender, al fin y al cabo, es más sencillo. El pádel está cambiando, pero de ninguna manera dije lo que salió publicado. Cuando salió la nota, yo hablé con el chico que me la hizo y de buena manera le expliqué, pero hay cosas que no dije. De hecho ni lo he retuiteado porque es una noticia que no dije.

– Bueno, quizás es una buena posibilidad de aclarar cómo fue ese final de pareja y cerrar la historia…

No te voy a mentir: hemos tenido diferencias desde entrada. Cuando nos juntamos, los dos ya sabíamos que iba a ser difícil que encajaran las piezas. Cuando teníamos encuentros por equipos, hablábamos con el entrenador de ese momento y era: “No, con Sanyo no me pongás porque es diferente juego”. Y Sanyo compartía: “No, con Stupa no, prefiero a otro”.

– ¿Entonces por qué se juntaron?

Porque en el ránking no quedaban jugadores de tan buen ránking y él no quería seguir con Maxi (Sánchez) porque la relación estaba desgastada y son amigos, entonces imagino que habrá pensado en separarse como pareja de pádel antes de perder una amistad. Nos juntamos por eso. Yo con Mati (Díaz) no había tenido un buen año y las lesiones nos dejaron afuera de torneos, entonces dije: “Es el momento de cambiar, intentar por otro lado”. Nos unimos más por todo esto que por el juego de ambos, que sabíamos que iba a ser difícil y nos costó mucho. Aún así, fijate que a fines de año llegamos a ser la pareja número #2, pero el listón estaba tan alto que parece que ser pareja #2 es un fracaso. Nuestras bestias negras fueron Lebrón y Galán, al resto le ganamos a todos. A Paquito-Lima, a Chingotto-Tello, a Bela-Tapia varias veces. Entonces, al fin y al cabo, perdimos con los #1.

– ¿Pero puntualmente cuál era la diferencia?

Yo soy un jugador que va mucho hacia adelante y Sanyo es de esperar más atrás. Entonces no podés jugar todo el tiempo así porque tenés que estar muy fino. Sanyo tenía que jugar la bola súper fina para que yo no quedara vendido. Entonces cuando las cosas no salían, Sanyo estaba sin confianza y yo sin confianza, así que nos quedábamos atrás porque es más fácil y te da más opciones. Nos fuimos convirtiendo en una pareja de puntos largos que estaba más atrás que adelante.

– Por todo esto, ¿creés que el pádel va a cambiar en su forma de juego? Con más pegadores que busquen los puntos adelante…

Un poco sí. Igual parece que hoy se gana sólo con pegada y nada que ver. No pienso eso. Fijate que en Madrid la pelota volaba y salieron campeones Sanyo y Bela, que si bien tuvieron un cuadro donde no enfrentaron a un Top 8 hasta la final tienen su mérito En cambio en Alicante la bola no salía y le hemos ganado a ellos, metiendo otra final. Yo creo que un buen jugador de pádel tiene que perfeccionar todo. A veces la gente se queda con la locura del punto que hacemos, que es algo que entiendo desde los ojos de un aficionado, pero siendo jugador es normal porque sacarla es algo que sale seguido.

– Esta vez te toca un rol diferente: el de capitanear una pareja. ¿Es una presión extra? ¿Cómo lo tomás?

Lo tomo con naturalidad. Trabajo para ésto, vivo para ésto. Tengo claros los objetivos en mi vida deportiva en este momento y lo aprovecho al máximo porque no sabés hasta cuándo vas a poder competir. Yo siempre tuve compañeros veteranos (Matías Díaz, Marcelo Jardim, Cristian Gutiérrez y Sanyo Gutiérrez) que estaban adaptados al circuito. Y ahí das la talla o no, punto. Si yo el primer torneo no hubiese dado la talla, cambiamos de pareja. Es que cuando las papas queman, estás vos solo. Por eso digo que Álex (Ruíz) lo está llevando muy bien. Uno le ha dado la confianza que necesita y se ha notado que no le pesan los partidos porque le han jugado muchas bolas y él respondió. Pero por más apoyo que yo le dé, si él no tiene capacidad… Hoy creo que todos los que estamos arriba en el ránking somos capaces de hacer un buen pádel.

– Esto de que haya mucha más visualización hace que aparezcan más opinólogos. Hasta en las redes se ve algo más de ‘hate’. ¿Esto les llega a ustedes?

No si tenés los objetivos claros. No hay que creerse mejor ni peor que nadie, y sobretodo asumir las derrotas y las críticas bienintencionadas. Después creo que hay mucha gente en casa con tiempo para tratar de dañar a uno o a su trabajo. Yo no comento que hace la gente en su trabajo, y si tuviera la oportunidad de verlo trabajar tampoco lo haría En cuanto a la presión la tuve siempre, desde chicos que tuvimos los focos con Di Nenno. A la presión se la contrarresta con orden y profesionalismo. He perdido muchas cosas para estar acá: salidas con amigos, boliches, cumpleaños, fiestas…

Yo me fui de casa a los 14 años. Chaco queda a mil y pico de kilómetros de Buenos Aires y tuve que dejar todo. Hoy vivo en España y también estoy solo porque mi familia no está aquí. Ha sido muy duro pero me he forjado viajando y he sufrido mucho desde chico como para que alguien que no te conoce pueda afectarte con opiniones. Mis padres también han sufrido pero intentan no demostrar nada, ¿viste cómo son los padres? A mí si tuviese a un hijo afuera me costaría muchísimo, sobre todo en pandemia.

– Te cambia el temple cuando hablás de tu familia. De hecho, después de la semifinal ganada en Alicante dijiste que envidiabas a Álex porque había tenido a su familia presente.

Já, sí algo así. Yo siempre digo que mi primer patrocinador fue mi padre, entonces hago las cosas bien gracias a ellos y para ellos. Al fin, uno quiere honrar al padre y a la madre, como dice el mandamiento. Yo sé lo que vale una derrota y sé lo que sufren viendo los partidos por un video. Ellos me acompañaron en derrotas y victorias, así que por eso dije lo que dije. Es una envidia sana: después de una victoria no hay nada más lindo que un abrazo de tu madre o padre. Álex tuvo a su familia presente ese día y estaban súper contentos todos.

– Si tendrías que firmar, ¿qué sería “una buena temporada” para ustedes?

Para mí sería estar en las finales todos los domingos en todos los torneos. Reventados físicamente y cansados de viajar, pero en las finales. Al comienzo de año me hicieron notas y muchos no apostaban por nosotros o por Álex, a quien no conocían. El objetivo es siempre estar en instancias decisivas y después se verá en el ránking. Si metemos todas finales, quizás podemos terminar como #1.

– ¿Cómo te enganchaste en el mundo del stream?

Durante la pandemia, mis amigos me decían: “Bajate tal juego, dale”. Yo me había quedado en la Play 2. Cuando pasaron a la Play 3 me quería matar, ya había que jugar más estratégicamente. Yo jugaba para divertirme: la agarraba con Ibra o con Adriano y no te la sacaba nadie, era terrible, já. Y en pandemia me llamó la atención esto de stremear, entonces empecé por comprar un ordenador, después micrófonos y cámaras y hace poco me largué. Ya hice cuatro o cinco directos y ahora pronto haré con la gente de World Padel Tour.

– Además del pádel, ¿sos de ver algún otro deporte?

Me gusta mucho el fútbol. Si como argentino no te gusta el fútbol estás medio complicado, já. Lo sigo mucho pero se hace difícil por los horarios. Soy de River, perdón a los hinchas de Boca pero no tengo nada contra ellos. Muchos me preguntan de qué club soy y ahora lo saben. Y también me empezó a jugar la FMS. He hablado con Skone (freestyler de España), que es de Málaga como mi novia y Álex y es un crack. Hasta quedamos en que algún día vamos a jugar un rato al pádel. También seguí la FMS Argentina, estuvo muy al tanto. Es descomunal lo que hacen, decir cosas tan claras en momentos tan cortos, yo no lo entiendo.

– ¿Hay algo que te sigue sorprendiendo de España?

De acá lo que me gusta es la calidad de vida que tienen. He viajado mucho por Europa, ya sea Italia o Francia y me sigo quedando con España. Sus calles, edificios, todo. Están en el futuro, por así decirlo.

– ¿Y cómo ven a Argentina? Al margen del talento deportivo que hemos sabido exportar…

Complicado por la economía que se vive. Cada vez que vamos a competir a Argentina, mi novia misma dice: “¿Cómo puede ser que el año pasado el euro estaba 50 pesos y ahora 150?”. No entienden nada, ¿cómo le explico eso? Jaja. Después en el cotillero dicen que los argentinos vendemos un barco en dos segundos, te que vendemos arena en el desierto, já.

Que te pareció esta nota?