Por qué Diego Maradona amaba al Chavo y odiaba a Los Simpson

Diego Maradona no tenía medias tintas a la hora de expresarse. Tenía sus ídolos y sus enemigos, hasta en la ficción. A la hora de sentarse a ver televisión, uno de sus personajes amados era el Chavo del 8. Pero, en cambio, detestaba a Los Simpson y nunca se ocupó de ocultarlo. El Chavo del…

Por qué Diego Maradona amaba al Chavo y odiaba a Los Simpson

Diego Maradona no tenía medias tintas a la hora de expresarse. Tenía sus ídolos y sus enemigos, hasta en la ficción. A la hora de sentarse a ver televisión, uno de sus personajes amados era el Chavo del 8. Pero, en cambio, detestaba a Los Simpson y nunca se ocupó de ocultarlo.

El Chavo del 8 empezó a emitirse en 1971, cuando Diego tenía once años y vivía en Villa Fiorito junto a su mamá, doña Tota; su papá, Chitoro, y sus hermanos. Cuando no estaban jugando al fútbol en las canchitas del barrio, con los Cebollitas o en las divisiones inferiores de Argentinos Juniors, miraba las tragicómicas peripecias de ese pobre huérfano que vivía en un barril, dentro de una variopinta vecindad.

Ese amor por el Chavo se prolongó en la adultez: Diego era uno de los fanáticos que veían las incesantes repeticiones del programa de Roberto Gómez Bolaños en la televisión argentina. A tal punto llegaba su pasión, que cuando estuvo en Cuba recuperándose de su adicción a las drogas, pidió casetes de video con episodios del show de Chespirito.

Diego Maradona, entre Roberto Gómez Bolaños y la esposa de este, Florinda Meza. Foto EFE

Pasó cinco años, entre el 2000 y el 2005, en el complejo turístico de salud de La Pradera, en La Habana. En ese período, la producción del programa Fugitivos lo contactó para conseguir que Maradona le diera una entrevista a Matías Martin, el conductor del ciclo. El Diez sorprendió a todos con el requisito que puso.

“Le pidió a la producción todas las temporadas de El Chavo del 8 en formato VHS”, contó Martin sobre la petición de Maradona, que en la isla no tenía acceso a canales de cable ni tampoco a Internet. Sólo contaba con canales por aire y ver el programa mexicano era imposible en la isla.

En 2005 dejó definitivamente su residencia en la isla caribeña y volvió a la Argentina, donde tuvo la posibilidad de conducir su propio programa, La noche del Diez. Y uno de sus invitados no fue otro que su admirado Gómez Bolaños.

El Chavo del Ocho, el programa favorito de Diego Armando Maradona.

Cuando se encontraron, Diego lo abrazó y le dijo: “Pasé momentos muy malos en mi vida, pero cuando veía al Chavo, me relajaba, me daba una tranquilidad muy grande. Lo veo a usted y me llena el alma. Con el Chavo me siento más libre, más feliz, quiero más a mis hijas y a la vida”.

En esa época, Claudia Villafañe estaba cerca de su ex marido, y le contó al actor y escritor mexicano lo que sucedía en su casa cada vez que el Diego veía uno de sus programas. “Nosotros le queremos apagar el televisor, porque cuando lo mira a usted, no habla con nadie, no hace nada, solo mira al Chavo, entonces decimos: ¡Basta del Chavo! Y él llora de la risa”. Mientras, Maradona seguía abrazando efusivamente a Gómez Bolaños.

Chespirito le hizo una broma sobre la estatura de ambos: “Los mejores somos bajos, ¿verdad?. Y el Diego no cabía en sí de la emoción de tenerlo delante: “Gracias por venir, maestro. Usted es mi ídolo”.

Ese día intercambiaron regalos: el Diez le dio una camiseta de la Selección autografiada (“para mi ídolo eterno, el Chavo, mi Chavo”), y a cambio recibió un traje del Chapulín Colorado y un ejemplar firmado del libro El diario de El Chavo del Ocho.

Diego Maradona y Chespirito en La noche del Diez, en 2005.

Luego de la muerte de Gómez Bolaños, en 2014, Maradona recordó: “Cuando me lo trajeron, era como que tocaba el cielo con las manos, de verdad. Pasarán muchos años y seguirá en mi corazón hasta mis últimos días porque lloro de risa con su humor, me hace mucho bien verlo. Cuando pasé momentos difíciles en mi vida, verlo me relajaba. Por ese motivo es que lo quiero tanto y me parece un genio total. Es de lo mejor”.

En cambio, en un programa de radio se despachó en contra de Los Simpson. “Los domingos no hay nada para ver en televisión. Yo odio a Los Simpson. Los odio. Porque si no los odiase, los miraría”, declaró el Pelusa en diálogo con el polémico Guillermo Moreno.

La frase de Maradona se convirtió rápidamente en una placa roja de Crónica TV, y enseguida el debate pasó a las redes sociales. El programa de televisión Infama (América) fue más allá y entrevistó al actor de doblaje Víctor Manuel Espinoza, encargado de darle voz a Homero Simpson desde 2006.

A Diego Maradona no le gustaban para nada Los Simpson.

En ese diálogo, Espinoza/Homero ensayó una respuesta al juicio del campeón del mundo. “Hola, habla Homero Simpson. ¿Quién habla?”, comenzó su discurso. “¿Los dichos de quién? ¿Y ese quién es? Ah, ya sé, un famosísimo jugador de la selección argentina de… rugby. Ah, ¿de fútbol?”.

Y siguió ninguneándolo en broma: “¿Es uno que vive en Barcelona y que dijo que no quiere saber nada con la selección de fútbol argentina? Ah, Lionel Messi me cae bien porque ese siempre declara bien, porque nunca dice nada. ¿Quién es Diego Maradona? Ah, ya recordé, es un gordo tetón”.

Fuentes del entorno de Diego contaron alguna vez que al ídolo lo aburrían las aventuras de la familia amarilla, y que cada vez que los encontraba haciendo zapping repetía lo que dijo al aire: “Odio a los Simpson”.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *