John Cusack: “El pensamiento utópico es a veces el más peligroso”

John Cusack es el protagonista de la versión estadounidense de la serie “Utopía”. El reconocido actor estadounidense John Cusack, quien encarna a un multimillonario empresario de biotecnología con intenciones ocultas en la adaptación norteamericana de la serie de culto británica “Utopia”, que llega el viernes a Amazon Prime Video, afirmó que cree que “el pensamiento…

John Cusack: “El pensamiento utópico es a veces el más peligroso”

John Cusack es el protagonista de la versión estadounidense de la serie “Utopía”.

El reconocido actor estadounidense John Cusack, quien encarna a un multimillonario empresario de biotecnología con intenciones ocultas en la adaptación norteamericana de la serie de culto británica “Utopia”, que llega el viernes a Amazon Prime Video, afirmó que cree que “el pensamiento utópico es a veces el más peligroso”.

“No soy un fan del pensamiento utópico, porque para crear una sociedad perfecta usualmente tiende a haber darwinismo social involucrado, pero la realidad distópica a nuestro alrededor es ciertamente observable”, dijo el actor de “Alta fidelidad” (2000) en charla con Télam y un puñado de medios internacionales para hablar de su papel en este thriller-conspiranoico con toques de humor negro.

A sus 54 años, Cusack es un intérprete con casi cuatro décadas en la industria, más de ochenta créditos en su mayoría cinematográficos y varios papeles elogiados, pero hasta ahora ni un solo antecedente como personaje regular en una serie.

La posibilidad de volcarse al mundo de las ficciones televisivas en plataformas le llegó de la mano de la novelista y guionista Gillian Flynn.

Los antecedentes de Flynn con los guiones de sus libros “Perdida” (dirigida por David Fincher en 2014) y “Sharp Objects” (miniserie de HBO de 2018), fueron los que atrajeron a Cusack a la propuesta.

“La arquitectura del guion es tan intrincada que para el final de la temporada todo lo que creen que saben se cae, el piso cae a sus pies y de pronto están en una nueva realidad”, prometió el actor, y añadió que él mismo se había visto “sorprendido por los giros de la historia” mientras leía los libretos antes de decidir aceptar el papel.

“En mi vida he leído muchos guiones buenos y muchos guiones malos, pero este te mantiene todo el tiempo en el límite y a punto de sorprenderte”, completó.

Con una temporada de ocho episodios, la versión estadounidense de “Utopia” tiene que someterse, como ocurre con muchas remakes, a una dura prueba: la comparación con la serie original del Channel 4 inglés, que tuvo apenas 12 episodios entre 2013 y 2014 y fue una de esas pocas propuestas realmente innovadoras en el horizonte televisivo.

En mi vida he leído muchos guiones buenos y muchos guiones malos, pero este te mantiene todo el tiempo en el límite y a punto de sorprenderte.

John Cusack

Su argumento, con organizaciones secretas y poderes ocultos, teorías conspirativas sobre el inminente lanzamiento de un virus exterminador al mundo y asesinos implacables, y una propuesta estética destacada con una paleta Technicolor de verdes, azules y amarillos encendidos y una banda de sonido nerviosa y asfixiante, la convirtieron en un clásico inmediato.

“No quise ver la ‘Utopia’ original, para mí es una historia nueva”, confesó Cusack sobre cómo había encarado la preparación de su personaje, que no existía en la serie creada por el británico Dennis Kelly.

Es solo uno de los varios cambios que Flynn decidió poner en práctica para la adaptación, que de todas formas parte de una premisa casi idéntica.

Un grupo de fans que comparten su obsesión por un cómic, aparentemente de ficción, llamado “Utopia” se conocen en línea y debaten sobre las teorías conspirativas que señalan que en sus páginas se esconden predicciones sobre amenazas para la humanidad.

Juntos, Becky (Ashleigh LaThrop), Ian (Dan Byrd), Samantha (Jessica Rothe), Wilson Wilson (Desmin Borges) y Grant (Javon “Wanna” Walton) se dan cuenta de que los peligros anunciados en sus páginas son reales y que está en marcha un plan para provocar una pandemia para reducir drásticamente la población mundial.

Se trata de la historia de un personaje inmerso en mundo de la biotecnología.

Perseguidos por un despiadado asesino enviado por la organización secreta detrás de las maquinaciones, el grupo emprende una aventura peligrosa para salvar al mundo, en compañía de nada menos que Jessica Hyde (Sasha Lane), el icónico personaje central de las historietas que solían leer.

El elenco se completa con el comediante Rainn Wilson, figura excluyente de “The Office” -otra remake de Estados Unidos de una serie inglesa-, que aquí encarna al Dr. Michael Stearns, un virólogo que también intentará detener la propagación de una mortal cepa de la gripe.

“La razón por la que creo que la serie funciona es que los temas distópicos no son nada nuevo, están presentes en la ficción, en el drama, en la música, en el teatro, la tele, el cine. Esos temas han estado dando vueltas por un tiempo porque no se puede prender la tele o salir a la calle sin comprender que el calentamiento global y muchos otros problemas son reales”, señaló Cusack sobre la base “escalofriante pero realista” que tiene la serie.

El intérprete apuntó que “nadie se puso contento” cuando resultó que la serie llegaría a las pantallas hogareñas durante una pandemia real como la del coronavirus, pero opinó que la nueva verosimilitud que cobra “Utopia” en este momento lo hizo convencerse de que no es tan descabellado que el planeta esté yendo “directo a una crisis global”.

Su personaje es el presidente de una inmensa compañía, ChristieBio, y un virólogo dueño de muchas patentes “que se levanta cada día y está 100% comprometido con crear un futuro verde y sostenible para las especies del planeta”.

“Hay un cierto Hubris, una cierta arrogancia en creerse una de las pocas personas que pueden cambiar el mundo con su compañía. Está intentando atacar la crisis energética, la crisis de falta de alimentos, el calentamiento global, las guerras interminables”, agregó sobre la complejidad de un hombre que será difícil de encasillar como “bueno” o “malo”.

Ese factor se aplica en la ficción no solo a Christie, ya que la ambigüedad moral es un denominador común para gran parte de los protagonistas: “Lo que pasa durante la serie es que incluso cuando pensás que sabés cómo son las personas, quiénes son los buenos y los malos, para cuando llega el último episodio te da vuelta la cabeza otra vez. No es conveniente ni seguro hacer asunciones acerca de ninguno”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *