Grandes empresas argentinas quedaron en la mira de EE.UU. por operaciones millonarias

FinCEN Files, una investigación global de ICIJ Foto: ICIJ Grandes empresas argentinas, con operatoria internacional y cuyos dueños en varios casos lideran el ránking de los más ricos del país de la revista Forbes, quedaron bajo la lupa de las autoridades de los Estados Unidos por transacciones millonarias que despertaron alarmas en los bancos. Así…

Grandes empresas argentinas quedaron en la mira de EE.UU. por operaciones millonarias

FinCEN Files, una investigación global de ICIJ Foto: ICIJ

Grandes empresas argentinas, con operatoria internacional y cuyos dueños en varios casos lideran el ránking de los más ricos del país de la revista Forbes, quedaron bajo la lupa de las autoridades de los Estados Unidos por transacciones millonarias que despertaron alarmas en los bancos. Así surge de FinCEN Files, la investigación global liderada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), que se basa en la filtración de informes confidenciales de la unidad de inteligencia del Departamento del Tesoro de Estados Unidos (Financial Crimes Enforcement Network, conocida como FinCEN). Los reportes del organismo corresponden al periodo 2011-2017.

Compañías como Tenaris (Techint), Pan American Energy (PAE), Nidera, Laboratorios Bagó, Grupo Insud y Petroquímica Comodoro Ricadavia (PCR) pasaron por los radares de la FinCEN por haber girado o recibido fondos de otras empresas extranjeras que, para el organismo, no parecían tener propósito comercial o porque las compañías que intervinieron en las operaciones bancarias (las argentinas o sus contrapartes extranjeras) estaban siendo investigadas por presunto pago de sobornos a gobiernos extranjeros u otros supuestos delitos.

Los documentos fueron obtenidos por Buzzfeed News y compartidos con ICIJ y sus socios, como La Nación, Infobae y Perfil*. 

Cómo funciona (a veces)

FinCEN “funciona como una gran base de datos para otros organismos estadounidenses que luego investigan si esas operaciones reportadas por los bancos están o no vinculadas a delitos”, explicó un experto en lavado de activos que trabaja en contacto con el organismo.

FinCEN filtra los reportes de los bancos y puede dar pie a que otros organismos abran una investigación. También puede archivar las alertas. El análisis de los documentos de la nueva filtración demuestra que muchos de esos reportes de actividad sospechosa se originan por “información adversa”. Si una persona o empresa es objeto de investigaciones judiciales o periodísticas, tienen cuentas en paraísos fiscales o jurisdicciones de riesgo para Estados Unidos, o sus contrapartes en las operaciones bancarias están denunciadas o sospechadas de delitos, los bancos emiten una alerta a la FinCEN.

FinCEN Files: sin controles de los bancos, la historia del dinero sucio que destruye sueños y vidas

Pan American Energy (PAE)

La energética Pan American Energy (PAE), de la familia Bulgheroni, fue investigada en un reporte elaborado por el Deutsche Bank por haber realizado 46 operaciones que el banco calificó como “sospechosas” con distintas empresas y entidades financieras por más de US$265 millones entre 2016 y 2017. 

Los fondos analizados fueron girados desde Estados Unidos hacia cuentas en Argentina. El banco advirtió que las contrapartes de PAE en las transacciones “operaban en industrias acordes” a la petrolera pero que “el propósito de las transacciones en buena parte no fue identificado”. 

El reporte de la FinCEN se elabora en base al reporte del banco que, por ley, está obligado a informar cuando sus clientes protagonizan operaciones “sospechosas”. El reporte sospechoso o SAR (Suspicious Activity Report) no necesariamente significa ilícito, pero las autoridades de cumplimiento de los bancos que observaron las transferencias determinaron que merecen un análisis más exhaustivo. Por eso, lo informan al organismo estadounidense.

Cómo se investigó la filtración que revela los informes secretos de los bancos

El alerta sobre PAE también se basó en que la compañía fue investigada en la Securities and Exchange Commission (SEC) por presuntos sobornos en el caso Cerro Dragón. La SEC es la Comisión de Bolsa y Valores​​ de Estados Unidos y debe controlar que las compañías que cotizan en ese país cumplan con las leyes federales, como, por ejemplo, pagar sobornos a funcionarios en el exterior. 

Cerro Dragón es uno de los yacimientos de petróleo más importantes del país. En 2007, PAE y sus socios lograron que se les extendiera la concesión hasta 2047. En Estados Unidos, la investigación de la SEC se centró en determinar si la negociación incluyó coimas a ex funcionarios argentinos como Julio de Vido y el ex gobernador de Chubut Mario Das Neves. Ambos políticos siempre negaron las acusaciones, al igual que PAE. “Esa investigación está cerrada, sin reportar ningún cargo a la compañía ni multas. Nosotros siempre sostuvimos que nunca hubo una irregularidad. Y las dos investigaciones nos dieron la razón”, dijeron en PAE ante la consulta del equipo argentino de ICIJ*.

Con el paso del tiempo, la investigación de la SEC se archivó, aunque no de modo definitivo, según indicaron fuentes estadounidenses consultadas por La Nación, integrante del equipo argentino de ICIJ. En Argentina, el caso originó un expediente en el juzgado federal de Rodolfo Canicoba Corral, que sobreseyó a la mayoría de los imputados. La causa está archivada en 2019, informaron fuentes judiciales. 

“El reporte informado por el Deutsche Bank se refiere a transacciones que corresponden al normal y habitual curso de las actividades de la compañía”, dijo PAE ante la consulta. “Las transacciones detalladas, realizadas entre junio de 2016 y marzo de 2017, son operaciones de compraventa de crudo; venta de gas licuado; pago a proveedores de sistemas informáticos, turbinas y equipamiento; préstamos bancarios, colocaciones en plazo fijo y pre-financiación de exportaciones”, agregó la petrolera.

El reporte de FinCEN detalla las transacciones que llamaron la atención de las autoridades fueron operaciones de dinero de ida y vuelta entre PAE y otras empresas del rubro energético o afines. “Los destinatarios de las transacciones son traders internacionales (Trafigura y Mocoh SA), proveedores (General Electric y Bentley Systems International) y entidades crediticias para operaciones financieras corrientes (Bancos Natixis, Santa Fe y Macro)”, explicó PAE al equipo argentino de ICIJ.

Natixis es una entidad financiera de Francia. De acuerdo a balances públicos de PAE, la empresa firmó contrato de prefinanciación de exportaciones y al menos un préstamo con Natixis.

“Estas transferencias no tienen transparencia”, sostiene el informe de la Unidad de Inteligencia del Tesoro de Estados Unidos (FinCEN), al alegar que el Deutsche Bank no pudo confirmar su propósito comercial. 

Entre el 16 de junio y el 8 de septiembre de 2016, PAE envió 10 transferencias desde una cuenta de la empresa en el Citibank de Estados Unidos a otras cuentas de la empresa en el Banco de Santa Fe y Banco Macro. El 29 de junio fueron girados U$9,7 millones y el 5 de julio, $7 millones. El reporte aclaró que fueron giros durante varios días consecutivos.

Más historias de FinCEN Files: Néstor Ramos, el eslabón común entre Báez y un clan en Venezuela


 

Tenaris (Techint)

El grupo liderado por Paolo Rocca despertó las alertas de la FinCEN ya que los Estados Unidos ya tenían bajo la mira a Tenaris, la principal compañía de la multinacional ítalo-argentina, como pagadora de sobornos para conseguir contratos estatales en Uzbekistán, en Asia Central. Así consta en un documento publicado en el sitio web del organismo estadounidense en 2011, cuando concluyó la investigación, que los funcionarios de la FinCEN citan en el reporte de operaciones sospechosas.

Una investigación de la Comisión de Valores de los Estados Unidos (Securities and Exchange Commission) concluyó que entre 2006 y finales de 2007, Tenaris participó en tres licitaciones para vender caños sin costura para el transporte de petróleo y gas a OAO, una compañía estatal de Uzbekistán, y en ese proceso, Tenaris contrató a un intermediario para obtener información confidencial y ganar las licitaciones, según el documento de la SEC. 

Mediante esta maniobra, la compañía de los Rocca consiguió contratos por US $8,9 millones y obtuvo ganancias por más de US $4,7 millones. Parte de las coimas se pagaron mediante transferencia bancaria. Tenaris (que cotiza en la bolsa de Nueva York) admitió los delitos y debió pagar US $8,9 millones al gobierno de los Estados Unidos para cerrar el caso y continuar operando en la bolsa. La cifra incluye la devolución de ganancias de los contratos, con intereses, y una multa por haber sobornado a funcionarios extranjeros.

Paolo Rocca, CEO de Techint. La principal compañía del grupo, Tenaris, tiene varias acusaciones por supuestos sobornos en cuatro países. Crédito: Cedoc.

Dos años después, el Deutsche Bank Trust Company Americas (Dbtca) identificó 56 transacciones por un total de U$88.532.881 (algunas a través de una cuenta en el Deutsche Bank de Singapur), enviadas y recibidas por Tenaris Global Services SA, una subsidiaria de Tenaris en Uruguay, entre el 25 de julio y el 30 de septiembre de 2013. Las operaciones despertaron un alerta o Suspicious Activity Report (SAR) del banco, que lo comunicó a la FinCEN, la Unidad de Inteligencia del Departamento del Tesoro, de acuerdo a FinCEN Files. 

El SAR alerta que las transferencias se realizaron con contrapartes de Rusia, Ucrania, Angola y otros países de Asia y Europa. Tenaris recibió U$1.087.855 de  Gazpromneft-Sakhalin LLC, una subsidiaria de la petrolera rusa, entre julio y agosto de 2013. En septiembre de ese año recibió U$556.800 de Vneshtorgpostavka Ltd, otra firma con sede en Rusia. “Corresponden a ventas de bienes (material tubular) a clientes de Tenaris Global Services SA. Se trata de operaciones comerciales hechas en el curso ordinario de negocios”, explicó Techint ante la consulta periodística.

Ese mismo mes, de acuerdo al SAR, Tenaris Global Services SA envió cuatro giros por U$164.542 a Deugro Ltd, una empresa de fletes aéreos de Singapore. Los pagos, “corresponden a servicios de logística prestados por la empresa Deugro”, dijo Techint.

Archivo: Techint pagó coimas y manejó millones en negro, según la Justicia italiana

Otras operaciones, que no fueron detalladas, fueron con Internet Technologies, KPMG (Angola), General Technology (con sede en Arabia Saudita), PTT Exploration and Production, Zurich Insurance. También como contrapartes figuraron dos personas: Alexandre Vilma Patricia Da Silva (residente en Angola) y Alice Conde Mavungo Osagie (cuya nacionalidad no pudo ser identificada). “Los pagos efectuados a las dos personas humanas corresponden a salario y alquiler de automóviles, respectivamente”, agregaron voceros de Techint.

“Tenaris Global Services es una subsidiaria de Tenaris SA (Luxemburgo) que realiza marketing, logística y distribución, acabados y servicios comerciales de una gama completa de productos de tubería de acero de Tenaris”, explicó Techint ante la consulta del equipo argentino de ICIJ.

“Las operaciones en las que habría intervenido Deutsche Bank (DB) en 2013 no tienen conexión fáctica con el acuerdo alcanzado con la SEC y el Departamento de Justicia en 2011”, sostuvo la multinacional. “Ninguna entidad cuestionó la licitud de los fondos con los que Tenaris Global Services hizo pagos o recibió pagos”, dijo Techint.


FinCEN Files: Transferencias e inversiones inmobiliarias de Mascherano despertaron alertas en EE.UU.

“Este SAR se presenta porque el propósito comercial de las transacciones y la relación entre las partes no fueron determinados, y hubo información negativa sobre la participación de la empresa matriz de Tenaris Global Services SA en el pago de sobornos a funcionarios extranjeros para ganar licitaciones en contratos”, sostiene la FinCEN en el documento de 2013.

Tenaris también fue investigada en Italia y sancionada en Brasil por el presunto pago de sobornos a funcionarios brasileños de Petrobras. Los fiscales de Milán determinaron en su expediente que Techint habría movido millones de dólares alrededor del mundo para pagar coimas, según una investigación de 2018 de L’Espresso de Milán y Perfil.

Revocaron el procesamiento de Paolo Rocca, CEO de Techint

En Argentina, ejecutivos de la multinacional y su CEO, Paolo Rocca, fueron procesados por presuntos sobornos a ex funcionarios de los Kirchner en el caso de los cuadernos de la corrupción. La Cámara Federal porteña revocó el procesamiento de Rocca y anuló la elevación a juicio de dos de sus ejecutivos de confianza.

Los fundamentos de la Cámara de Apelaciones que anuló la elevación a juicio de los hombres de Techint

Grupo Insud

Una de las empresas del Grupo Insud (fundado por Hugo Sigman) fue mencionada en un reporte de operaciones sospechosas (SAR en inglés) del organismo antilavado de los Estados Unidos por haber realizado transacciones con una farmacéutica india que está bajo la mira de las autoridades de ese país: Aurobindo Pharma Ltd. Así consta en los documentos de FinCEn Files.

La empresa suiza Chemo AG (Grupo Insud) se dedica a la venta de insumos farmacéuticos para laboratorios. Los reportes fueron de tipo preventivo a partir de los antecedentes negativos de este gigante farmacéutico indio. En los informes afirman expresamente que Aurobindo Pharma fue investigada por presuntos sobornos a funcionarios, corrupción y lavado.

“Este SAR se presenta debido a información negativa encontrada sobre Aurobindo Pharma Ltd con respecto a sobornos hechos a funcionario del gobierno. Además, no se pudo confirmar el propósito comercial de las transacciones”, puede leerse en uno de los reportes confidenciales.

Hugo Sigman es el fundador de Grupo Insud. Una compañía del holding quedó mencionada en un reporte por comercializar con una empresa india investigada por corrupción. Crédito: Cedoc.

La farmacéutica india se especializa en la elaboración de fármacos antiinfecciosos, entre otros productos. Estaba siendo investigada en 2012 la Oficina Central de Investigación, la principal agencia de investigación de India, por supuestos casos de sobornos a un ex funcionario público. El reporte toma los datos de dos medios indios que publicaron el caso. En su sitio web, Aurobindo Pharma sostiene que sus autoridades “cumplen con los más altos estándares de integridad personal y profesional, honestidad y conducta ética y utilizan sus poderes de oficina, de buena fe y en el mejor interés de la compañía en su conjunto”.

Según seis reportes de la FinCEN, Chemo AG realizó 113 transferencias por un total de US$10,5 millones a Aurobindo Pharma, entre 2012 y 2014. Las alertas fueron emitidas por el Deutsche Bank de Nueva York y elevadas a la FinCEN, que emitió esos informes secretos en 2012 y 2015. 

De qué trata FinCEN Files, la nueva filtración de documentos confidenciales de Estados Unidos

Ante la consulta para esta investigación, desde el Grupo Insud señalaron que “existe una relación comercial (con la compañía india) desde hace muchos años que se limita exclusivamente a la compra-venta de principios activos farmacéuticos que son utilizados para el desarrollo de medicamentos”. También precisaron que “las compras de materias primas farmacéuticas a Aurobindo entre 2012 y 2014 representaron entre el 1,5% y el 2% del total comprado por la compañía” y que los principales productos comprados fueron antibióticos.

El Grupo Insud, a través del laboratorio mAbxience – una de las áreas de negocios de Insud Pharma (ex Chemo Group)-, participa de la fabricación de la vacuna contra el Covid-19 desarrollada por la Universidad de Oxford junto a AstraZeneca en la Argentina.


 

Laboratorios Bagó

El banco Standard Charted de Nueva York alertó a las autoridades antilavado sobre transferencias sospechosas de la sociedad Westmor Biotech Pharm Limited por US$10,6 millones entre el 11 de junio de 2014 y el 17 de febrero de 2015. Esta firma había quedado bajo la lupa por varias razones: operaba en varias jurisdicciones consideradas de riesgo por el gobierno estadounidense, como Irán, Siria, Sudán y Myanmar. Pero, además, porque había sido fundada por el chipriota Paul Kythreotis, acusado de “colaborar” con el banquero kasaco Mukhtar Ablyazov para fugar US$6 billones del Bank Turan Alem de Kazajistán, según una sentencia judicial que cita el documento elaborado por la FinCEN.

El organismo antilavado elaboró un informe con los reportes presentados por los bancos sobre la sociedad Westmor Biotech Pharm Limited a pedido del ministerio de Finanzas de Kazajstán en 2016, según consta en FinCEN Files.

FinCen aclara en el documento que aunque ni Kythreotis ni el kasaco están mencionados en las transferencias bancarias reportadas, la sola “relación indirecta entre estas personas y Westmor Biotech” alcanza para sospechar “que estos giros de dinero escondan maniobras potenciales de lavado de dinero”. 

En el informe, Estados Unidos menciona a Bagó porque una compañía del laboratorio envió dinero a cuentas de la sociedad Westmor Biotech Pharm Limited. BF Biosciences Limited es una fusión entre Grupo Bagó (20%) y Ferozsons Laboratories Limited (80%), de Paquistán. Según aparece en la página web, la compañía abrió una planta para remedios contra el cáncer y la hepatitis. Las autoridades estadounidenses remarcaron que Bagó tiene actividad en “jurisdicciones de riesgo” porque opera en Paquistán. 

FinCEN Files: el estadounidense que ayudó a lavar el dinero de un exsecretario de Kirchner


 

Las transferencias mencionadas sostienen que BF Biosciences Ltd envió US$80.000 a principios de 2015 a esta compañía sospechada desde una sucursal del Habib Bank Ltd de Karachi, Pakistán, hacia una cuenta de Nueva York. El propósito de la transferencia fue “import payment”, según declaró el cliente ante el banco.

BF Biosciences Ltd envió otras 11 transferencias durante 2014 por un total de $1,8 millones desde una sucursal del Habib Bank Ltd de Karachi, Pakistán, hacia una cuenta de Nueva York. El propósito de la transferencia fue “import payment”, según declaró el cliente ante el banco.

“Todas las transferencias mencionadas de BF Biosciences corresponden a pagos por importaciones de materias primas biotecnológicas e insumos para la producción en la Planta Industrial ubicada en Lahore (Pakistán)”, explicó Bagó ante la consulta.

“BF Biosciences no ha recibido ninguna solicitud ni requerimiento por parte de la autoridad mencionada para detallar o ampliar la información sobre sus operaciones/transacciones”, sostiene el laboratorio.

Westmor es “proveedora de materias primas y su foco principal es la fabricación en Argentina de MP biotecnológicas, con tecnología desarrollada en Argentina”, agregaron voceros de Bagó.

Nidera Semillas

El Deutsche Bank reportó 2.922 transacciones por U$5.372 millones, operadas por distintos bancos, que involucraron a la compañía Nidera, una de las principales marcas de semillas de la Argentina, entre enero y octubre de 2016. El reporte advirtió que existieron otros dos SARs (Suspicious Activity Reports) anteriores donde Nidera fue objeto de investigación y otros reportes en los que la firma apareció en transacciones con otras empresas agrícolas de alcance mundial, como Glencore. 

El reporte de 2016 sobre Nidera Argentina se originó por una denuncia de la AFIP de Ricardo Echegaray de 2011. Nidera figuró en un listado de empresas agrícolas multinacionales investigadas por presunta evasión y por supuestamente haber ocultado millones de dólares en dividendos a través de empresas fantasma. La AFIP había suspendido a Nidera del registro de exportadores en 2011, pero esa medida quedó sin luego sin efecto tras el pago de una multa. 


Archivo del Washington Post: Argentina accuses agribusinesses of tax evasion

“Este SAR se presenta porque el propósito comercial de las transacciones no se pudo determinar. Además, existe información negativa sobre Nidera por denuncias de evasión fiscal. Sin embargo, algunas de estas acusaciones eran infundadas y no se presentaron cargos oficiales contra Nidera SA”, señaló el reporte de la FinCEN.

Nidera es una empresa agroindustrial fundada originalmente por capitales argentinos y holandeses. Actualmente es una unidad de negocios de la gigante internacional Syngenta. Ese holding, que tiene su casa matriz en Suiza, compró Nidera a COFCO International en febrero de 2018. 

El SAR indicó que en marzo de 2016, Nidera BV recibió una transacción por U$24 millones de una firma de Hong Kong. Entre junio y septiembre de 2016 Nidera BV envió diez transacciones por U$13.708.816 a una comercializadora de Ginebra. Entre febrero y octubre de 2016, Nidera BV remitió otras tres transacciones por un total de US$8.465.792 a una firma rusa. 

FinCEN Files: Operaciones millonarias entre Glencore y Vicentin quedaron en la mira de Estados Unidos


 

Luego, entre enero y noviembre de 2016, Nidera BV envió diez transacciones por US$5.124.237 a Vilavi Union Enterprises Limited (Islas Vírgenes Británicas). “No se encontró información sobre el propósito comercial de estos giros en el detalle de la transacción o mediante una investigación independiente”, advirtió el SAR.

En el reporte, Nidera apareció como cliente del banco Finansur, una entidad vinculada a Cristóbal López .El Deutsche Bank TCA solicitó a esa entidad bancaria argentina información sobre su cliente, y el propósito comercial de sus transacciones. Finansur respondió: “No tenemos razón para creer que las transacciones de ninguna manera son de naturaleza sospechosa”.

La controlante de Nidera, Syngenta, respondió al equipo argentino de los FinCEN Files: “Syngenta adquirió el negocio de semillas de Nidera y sus marcas en febrero de 2018; en consecuencia, no disponemos de información anterior a esa fecha”.

Al consultar a la anterior controlante, COFCO, la empresa respondió: “No tenemos conocimiento de dicho SAR, que es confidencial” y condenó la filtración de documentos de la FinCEN. Pero, además, aclaró: “Fue solo en febrero de 2017 que COFCO y un consorcio de accionistas internacionales tomaron el control del 100% del negocio de Nidera. Este negocio se fusionó con otro negocio adquirido por COFCO, Noble Agri, para formar COFCO International”. 


 

Petroquímica Comodoro Rivadavia

El Standard Chartered Bank de New York emitió el 15 de diciembre de 2016 un reporte de actividad sospechosa sobre la empresa argentina Petroquímica Comodoro Rivadavia (PCR) por información adversa sobre la empresa, ya que dos de sus dueños, Martín y Gustavo Brandi, estuvieron involucrados en el caso de evasión por las cuentas no declaradas en el HSBC en Suiza, en 2014.

El banco identificó 275 transacciones de PCR por más de US$50 millones, realizadas entre 2009 y 2016. PCR -controlada por las familias Brandi y Cavallo- está dedicada al cemento, petróleo, gas y energía eólica. En su sitio web, la empresa afirma que es líder en el mercado de despachos de cemento.

En diciembre de 2016, el Banco Central incluyó a la compañía dentro de los “100 Principales Deudores del Sistema Financiero”. A junio de 2019, su deuda ascendía a $8.142.062. 

Martin Brandi -presidente de PCR- aportó un millón de pesos a la campaña presidencial de Mauricio Macri en las elecciones primarias de agosto de 2019. La madre de Brandi y socia en la empresa, Marta Amalia Mesa, fue a su vez una de las mayores aportantes particulares de la agrupación oficialista Juntos por el Cambio para la campaña de las primarias legislativas en la Provincia de Buenos Aires, con 1.500.000 pesos. Así consta en el registro público de aportes de la Cámara Nacional Electoral.

Bancos desafían controles de EE.UU. para servir a oligarcas, criminales y terroristas

“Nosotros tenemos deuda con el exterior, somos una empresa petrolera y tenemos que hacer inversiones a largo plazo. En esos años (a los que refiere el SAR), invertimos entre 30 y 40 millones de dólares por año”, respondieron en la compañía ante la consulta periodística.

“PCR maneja sus cuentas muy claramente y teníamos muchas facilidades de acceso al mercado internacional, a través de distintos bancos, como el HSBC y el Itaú, agregó la empresa. “Después de la devaluación de 2001 y 2002, la deuda que teníamos en dólares, que era importante, se incrementó fuertemente en pesos”, afirman en la compañía y responden que tienen un compromiso con los bancos para pagarla.

Sobre la denuncia de la AFIP y el caso del HSBC en Suiza, agregaron que esos fondos estaban “declarados” y que “la denuncia de AFIP fue totalmente infundada”. En un comunicado de 2014, PCR había dicho: “La empresa ha mantenido todas sus cuentas bancarias (locales y del exterior) debidamente informadas y registradas a los efectos impositivos y legales. Con respecto a las cuentas suizas que figuran en la denuncia, se señala que la única cuenta que PCR ha mantenido en dicho país ha sido una cuenta del HSBC Bank, la cual fue abierta el 28 de mayo de 2003 y cerrada el 18 de junio de 2004. Dicha cuenta estuvo en todo momento declarada en la Argentina”.


 

*El equipo argentino de ICIJ que trabajó en FinCEN Files está compuesto por Mariel Fitz Patrick y Sandra Crucianelli (Infobae), Hugo Alconada Mon, Maia Jastreblansky, Iván Ruiz y Ricardo Brom (La Nación) y Emilia Delfino (Perfil).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *