Diego Velázquez: “Me cuesta mucho concentrarme y no engancharme con pensamientos negativos”

Camaleónico, expresivo y empático, Diego Velázquez se encuentra con el estreno casi simultáneo de “El maestro” y la próxima aparición de “Camping”, ambas por Cine.ar, y si bien es uno de los actores con más trabajo de los últimos años, reconoció que es pesimista en cuanto al futuro de la actividad, tras la pandemia. “Me…

Diego Velázquez: “Me cuesta mucho concentrarme y no engancharme con pensamientos negativos”

Camaleónico, expresivo y empático, Diego Velázquez se encuentra con el estreno casi simultáneo de “El maestro” y la próxima aparición de “Camping”, ambas por Cine.ar, y si bien es uno de los actores con más trabajo de los últimos años, reconoció que es pesimista en cuanto al futuro de la actividad, tras la pandemia.

“Me cuesta mucho concentrarme y no engancharme con pensamientos negativos en relación al futuro, y particularmente de nuestra actividad. El nivel de incertidumbre es muy grande”, dijo el actor en una entrevista con Télam.

Su carrera en la pantalla grande comenzó con un papel en “El Niño Pez”, de Lucía Puenzo, en 1999, y desde allí pasó tanto por cintas como “Relatos Salvajes” o “La larga noche de Francisco Sanctis”, como en series del estilo de “Los siete locos” y “Los lanzallamas”.

Creo que la situación es crítica en nuestro sector, que deja en evidencia la precariedad en la que trabajamos los hacedores de la cultura. Hay que ocuparse más que del cine y del teatro, de los que lo hacen

Diego Velázquez

Para el mes que viene, dependiendo de los acuerdos de exhibición, compartirá pantalla con Natalia Oreiro en “Reinas salvajes”, mientras que, pandemia mediante, también se lo podrá ver en la piel de Tomás Eloy Martínez en “Santa Evita”, miniserie producida por Disney.

“Creo que la situación es critica en nuestro sector. Que deja en evidencia la precariedad en la que trabajamos los hacedores de la cultura. Hay que ocuparse más que del cine y del teatro, de los que lo hacen, de sus trabajadores. De las pequeñas salas, los docentes, de los rubros técnicos y de todo aquel que si no trabaja no cobra”, sostuvo.

Velázquez piensa que “la prioridad es esa” y que “después se puede pensar cómo volver a ‘hacer’, pero primero hay que ocuparse de las personas: Ayudar a pasar este momento, porque viene para largo”.

En “El maestro”, que estrenó la semana pasada en Cine.ar y Cine.ar Play, interpreta a un educador de un pueblo del interior que pasa de ser amado por los padres e institución a casi lapidado cuando se confirma su homosexualidad.

En tanto en “Camping”, ópera prima de Luciana Bilotti que llegará a Cine.ar la semana próxima, Velázquez interpreta a un marido y padre que sufre una crisis con su pareja y que, sin quererlo, se lo transmite a su hija adolescente.

Télam: “El maestro” está ambientado en los ’90. ¿Creés que hubo avances en la sociedad respecto de aceptar la condición sexual?
Diego Velázquez: Hubo avances legales y de visibilidad. Llegaron leyes que protegen y dan marco legal a los actos violentos. Pero en el cotidiano uno sigue escuchando actos discriminatorios o de odio hacia el colectivo LGBT. Y no hay que estigmatizar al interior en relación a esto. Es cierto que en comunidades más pequeñas es más complejo romper con esas lógicas de odio ya enraizadas, pero también uno todo el tiempo se entera de actos de violencia en la ciudad.

T: ¿Cuánto siente Natalio, tu personaje, lo que la sociedad lo juzga antes de que se desate el conflicto?
DV: Natalio había encontrado algún grado de comodidad en esa comunidad. Casi como si tuvieran un acuerdo tácito. Él será el maestro querido y respetado, siempre y cuando mantenga algunos aspectos de su vida fuera de los ojos de los demás. Como si hubiera logrado cierto “acuerdo de convivencia”. Porque esta no es una película de despertar sexual, donde un adolescente se rebela contra su entorno, sino que acá ya es un adulto que se ha acostumbrado a mantener oculto ese aspecto. Pero al dar un mínimo paso por fuera de esas reglas invisibles, esa comunidad no se lo permite. Y prácticamente lo destierra. Creo que Natalio lo siente como una traición.

T: Sobre “Camping”. ¿Cuánto pesa en un adulto, teniendo en cuenta a Marcos, la vida de familia?
DV: En el caso de Marcos, lo agarramos en un momento particular, donde lo que le pesa tiene que ver más con todo lo que esta fuera de campo, lo que no se cuenta, lo que intuimos, esos llamados que atiende, más que su familia. Su familia son su hija y su esposa. y con cada una tiene un vinculo particular. Creo que con su pareja está viviendo un momento de crisis que repercute en su hija. La crisis que atraviesan los pone un poco descuidados.

T: La madre quiere resguardar un poco lo que la hija pueda saber del conflicto, mientras que el padre es un poco más “abierto”.
DV: En las diferentes maneras de tratar a su hija, aunque lo intenten ocultar, ella registra que hay algo que no está nada bien entre sus padres y por eso decide preguntarle directamente a él. También sucede algo con respecto a los roles de los padres más parecido a otros momentos. Donde quizás los límites los ponía la madre, que era la que se encargaba de la crianza en el hogar. Nosotros somos testigos solamente de un fin de semana de esta familia, un fin de semana particular. No sabemos después en qué deriva ese problema, cómo logran superarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *