Oscar Giunta asegura que su nuevo disco “es la culminación de un proceso de 8 años”

Muy joven todavía, y porque empezó su carrera de niño, Oscar Giunta, que este fin de semana comenzará en la Patagonia una gira nacional, logró convertirse en uno de los bateristas más destacados del jazz internacional de las últimas tres décadas. En esta serie de presentaciones, este mendocino heredero de la pasión musical familiar, se…

Oscar Giunta asegura que su nuevo disco “es la culminación de un proceso de 8 años”

Muy joven todavía, y porque empezó su carrera de niño, Oscar Giunta, que este fin de semana comenzará en la Patagonia una gira nacional, logró convertirse en uno de los bateristas más destacados del jazz internacional de las últimas tres décadas.

En esta serie de presentaciones, este mendocino heredero de la pasión musical familiar, se propone explotar al máximo el poder comunicacional del instrumento incluso superando las fronteras del jazz que lo apasiona, a partir “Apalap”, su nuevo trabajo.

El músico grabó este álbum solista en Nueva York en abril, en coincidencia con el tour que tuvo en los Estados Unidos, con el grupo Oscar Giunta Supertrio! (o #OGS!), que encabeza junto al pianista Hernán Jacinto y al contrabajista Flavio Romero.

La historia de la música de finales del siglo XIX y principios del XX aportó como nuevo instrumento a la batería, un grupo de tambores originados en África y China, platillos turcos y el singular bombo europeo a partir de 1910 tocado con pedales, que Giunta hizo parte de su vida.

Las colaboraciones de Giunta con otros músicos del mundo es inacabable e incluye, por ejemplo, a Wayne Shorter, John Patitucci, Herbie Hancock, Dave Liebman, Dave Holland, Lalo Schiffrin, Billy Cobham, Paquito De Rivera, Danilo Perez, y Johnatan Kreisberg.

-Télam: Muy joven pero con mucha trayectoria…-Oscar Giunta: Siempre viví intensamente, y sin lugar a dudas en eso mucho tuvo que ver la influencia familiar: A mis viejos les pasó algo similar con los suyos… fue algo que se fue dando como por ósmosis, y o que yo rescató de toda esa situación es que en ningún momento hubo ningún tipo de presión que para los chicos suele ser bastante traumática. Lo más importante fue la presencia de música de distintas extracciones sonando en casa, que era como una especie de gran peña.

-T: ¿Cómo fue esa etapa?-OG: Mis abuelos eran los que estaban con el folklore, papá que integraba la sinfónica de Mendoza y mamá, en el canto lírico. En mi provincia, cuando hay alguien que hace las cosas bien termina siendo un poco comodín para todo. Cuando nací ellos eran muy jovencitos, estaban en una etapa muy de aprender un montón de cosas. Allì escuchábamos desde El Capitán Piluso hasta Bill Evans o Led Zeppelin. El jazz no es lo único que me gusta oír o hacer pero si con lo que me siento más familiarizado..

-T: ¡Cómo apareció la batería?-OG: Era muy chico cuando en casa escuché al batero Jorge “El Mono” Iturgay, del quinteto del trompetista Horacion Rosas. Ahora vuelvo a las grabaciones que quedaron de esa época y todavía me resulta inspirador. Me sorprendía y aún me sorprende su oficio, a pesar de no tener técnica aprendida, sino dueño de un swing tremendo, que sabía muy bien lo que había que hacer. Ese tipo que ensayaba con mis viejos en casa fue quien al ver mi interés me dió algo así como una especie de misión y responsabilidad. Para mí fue hermoso.