L’incoronazione di Poppea sube en el Colón: una ópera con los sentimientos a flor de piel

Desde hace veinte años, Verónica Cangemi y Jean-Christophe Spinosi cultivan una amistad que se prolonga en colaboración artística. Fue de la mano de la soprano mendocina que Spinosi, director y violinista francés, debutó en el Teatro Colón en el 2011, junto a la Orquesta Barroca Argentina. Ahora este escenario los reúne una vez más, para…

L’incoronazione di Poppea sube en el Colón: una ópera con los sentimientos a flor de piel

Desde hace veinte años, Verónica Cangemi y Jean-Christophe Spinosi cultivan una amistad que se prolonga en colaboración artística. Fue de la mano de la soprano mendocina que Spinosi, director y violinista francés, debutó en el Teatro Colón en el 2011, junto a la Orquesta Barroca Argentina. Ahora este escenario los reúne una vez más, para la realización -en versión de concierto- de una de las cumbres de la ópera barroca y universal: L’incoronazione di Poppea, de Claudio Monteverdi, como parte de la temporada lírica.

Spinosi estará al frente de su grupo, el Ensemble Matheus, y Cangemi (Poppea) encabezará un elenco que integran, además, Raffaele Pe, Mariana Flores, Luigi De Donato, Josè Maria Lo Monaco, Filippo Mineccia, Emilie Rose Bry, Juan Sancho, José Lemos, Matthieu Toulouse y Marco Angioloni.

Newsletters Clarín

Viva la música | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Recibir newsletter

“Verónica es la más grande trágica que conozco”, afirma Spinosi, “y ella es así también en la vida. Muchas veces se dice que desde el momento en que entra en escena, incluso antes de que abra la boca, sucede algo. Y eso pasa porque tiene un corazón increíblemente intenso. Somos muy cercanos en nuestras ideas sobre la música antigua, y sobre cómo dar un sentido contemporáneo a los conciertos y la ópera. Ella es una artista grande y al mismo tiempo sencilla, cercana a la gente, y mi idea es hacer música de arto nivel pero no solo para una élite sino para todas las personas que tienen alma y que quieren recibir cosas bellas”.

La amistad entre Spinosi y Cangemi se comenzó a forjar dos décadas atrás, y ambos artistas se prodigan además una gran admiración.

-¿A qué se refiere con un sentido contemporáneo?

Spinosi: Hoy se tiene mucho respeto a la música clásica o barroca, pero tanto que se la aprecia como en un museo, como a algo tan sagrado que no hay que acercarse a él. Eso intimida al público y restringe a los músicos, crea una relación respetuosa pero al mismo tiempo distante con una música que contiene enseñanzas cruciales para enfrentar la vida de hoy. Los intérpretes de música clásica y barroca no deben temer a encontrar nuevos caminos para acercarse a la gente y cambiar la “liturgia” actual de los conciertos.

-De todas maneras los temas de esta ópera son totalmente contemporáneos: el amor, la ambición de poder…

Cangemi: En Monteverdi se encuentran todas las sensaciones que pueden existir en la música, todos los sentimientos están a flor de piel. No se trabaja la mitología sino que son personajes reales. Poppea es una mujer que tiene mucha sensualidad y también tiene muy claro que quiere llegar al trono. Su objetivo está por sobre todas las cosas. El enfoque aquí es muy teatral, muy dramático, no es el barroco cantado con voz fina: es puro teatro, desde la orquesta hasta los cantantes.

Mirá también

Spinosi: Lo importante aquí es la historia de amor entre un hombre y una mujer, en la que el amor es una especie de arma de destrucción masiva que al mismo tiempo crea una energía atómica. El milagro de esta ópera es que cada segundo es real, uno puede creerlo, no hay nada decorativo. Es como una serie de Netflix, o como Game of Thrones. Y por lo tanto no vamos a hacer aquí nada decorativo sino verdadero. Cada palabra surge de las emociones y las situaciones. Los personajes alegóricos (el Amor, la Fortuna, la Virtud) son nuestras propias emociones que luchan. Hay una película de Pixar, Intensa-Mente, en la que los personajes son las emociones dentro del cerebro: la cólera, la sabiduría, el miedo… Todo eso no lo inventó Pixar: lo inventó Monteverdi. Vemos combatir a esas emociones, y después a los personajes reales: Poppea, Nerone, Ottone, Ottavia, y a personajes secundarios que son importantes porque representan la frescura.

-¿Es difícil recrear en una versión de concierto los climas que en escena surgen de una manera más natural?

Cangemi: Hacer una versión de concierto es un compromiso, porque estamos desnudos. El desafío es hacer entender al público lo que se quiere decir sin vestuario ni maquillaje, solo con la voz y la interpretación. Eso obliga a concentrarse en emitir sonidos como los pide el compositor, y no como los pide un régisseur. Monteverdi es clarísimo de entender. Es cierto que cuando hay cantantes en escena con directores de orquesta que aman el teatro es más interesante todavía. Los silencios que uno hace, que son más interesantes que la música, las pausas, la energía, la interpretación, son grandiosos. Hay que transmitir el personaje como es, sin artificios.

L’incoronazione di Poppea va viernes 30 de agosto, martes 3 y miércoles 4 de septiembre, a las 20; y domingo 1° de septiembre, a las 17, en el Teatro Colón, Libertad 621. Entradas desde $250, por TuEntrada.com y en la boletería.

E.S.