“El empoderamiento abarca muchas cosas”, afirmó La Joaqui en su regreso

La cantante argentina de música urbana La Joaqui, que lanza su álbum de regreso “Harakiri”, consideró que “el empoderamiento no es solo de la mujer, creo que también la gente trans, los gays y transformistas, el empoderamiento abarca un montón de cosas hoy en día”. Joaquinha Lerena, nació en Mar del Plata, vivió su infancia…

“El empoderamiento abarca muchas cosas”, afirmó La Joaqui en su regreso

La cantante argentina de música urbana La Joaqui, que lanza su álbum de regreso “Harakiri”, consideró que “el empoderamiento no es solo de la mujer, creo que también la gente trans, los gays y transformistas, el empoderamiento abarca un montón de cosas hoy en día”.

Joaquinha Lerena, nació en Mar del Plata, vivió su infancia en Costa Rica, y volvió a la Argentina en su adolescencia y desde esos tiempos recorrió las plazas de Capital Federal y el GBA, hasta que llegó a participar en la Red Bull Batalla de los Gallos 2014 y de años posteriores.

La Joaqui se hizo un nombre con canciones como “Perdón mami por mi vida loca”, “Maldita Bendita”, “Más mala yo”, “No quiero nada” y “Llamalo como quieras”. Mientras recorría ese camino, en su vida pareció Sebastián Ortega quien la convocó para la segunda temporada de “El Marginal” donde encarno a Mecha, la pareja marginal de Diosito (Nicolás Furtado).

Tras un tiempo para estudiar música y reordenar su vida, La Joaqui grabó ocho canciones, formó una banda y editó “Harakiri”, que ya tiene un sucesor que se está cocinando.

Sobre todo esto, Joaquinha Lerena charló con Télam:

T:- Decidiste hacer un parate justo en el medio de la explosión del trap y lo urbano.
LJ:- Fue más que me tomé mi tiempo y mi espacio para poder producir buen material, poder reforzar esa área y entender un poco más la música, meter más lo que eran instrumentos y clases de canto. Fue una decisión de aislamiento para darle un poco de seriedad y aprender un poco de todo. Quise tomar en serio mi trabajo, más que nada. Como decía antes, yo lo tomo más como la apuesta a mi futuro y a mi vida en su totalidad.

T:- Supongo que en eso sos un referente de chicas de tu edad, más grandes o un poco más chicas.
LJ:- Sí, cuando fui a la Riña de Gallos de Red Bull en este país no había habido jamás una mujer y fue bastante trascendental. Ahí tendría 17 o 18 años y fue lo que encontré primero, no algo a lo que querría dedicarme toda la vida. De hecho, a mí me gusta la música, te repito. Fue el primer acercamiento que tuve a lo que es música.

T:-¿Cómo formaste tu amistad y tu sociedad con Cazzu?
LJ:- Nos conocemos hace muchos años. Ella antes cuando la conocí cantaba cumbia, éramos de palos diferentes, y quisimos trabajar algo juntas. Ella quería hacer trap, siempre le encantó el reggaetón y entonces hicimos una fusión de trap y reggaetón. Tenemos una relación muy linda, siempre es lindo trabajar con ella, súper profesional y súper buena persona. A Cazzu la re banco, la quiero, tengo una afinidad con ella, así que si bien me parece una artista grosísima, completa y profesional no podría darte un punto objetivo de ella porque la quiero ya como un vínculo más personal.