Pánico en Italia: chofer de micro escolar secuestró e intentó quemar vivos a 51 adolescentes

El conductor de un micro escolar secuestró e intentó quemar vivos a 51 adolescentes en Italia, para vengar a los migrantes muertos en el Mediterráneo. “Nos hizo subir e inmediatamente nos tomó como rehenes”, contó Tiziana Magarini, la supervisora que acompañaba a los niños junto con dos maestros y que aún tiene los ojos rojos y la voz entrecortada. Conocía…

Pánico en Italia: chofer de micro escolar secuestró e intentó quemar vivos a 51 adolescentes
El conductor de un micro escolar secuestró e intentó quemar vivos a 51 adolescentes en Italia, para vengar a los migrantes muertos en el Mediterráneo. “Nos hizo subir e inmediatamente nos tomó como rehenes”, contó Tiziana Magarini, la supervisora que acompañaba a los niños junto con dos maestros y que aún tiene los ojos rojos y la voz entrecortada.
Conocía a Ousseynou Sy, el conductor italiano de origen senegalés, “alguien muy educado, normal”, recordó. Pero hoy sacó un cuchillo, y según varios testigos, también tenía una pistola. Después de amarrar a los dos maestros a las puertas del micro, le pidió a la supervisora, de 53 años, que atara con cables a los jóvenes a las sillas del vehículo.

Ella cumplió la orden pero evitando amarrarlos del todo para que pudieran liberarse, cuenta. Fingió también retirar los celulares y les dio a entender a los chicos que los escondieran. “Con gestos logré que algunos niños entendieran que era mejor tenerlos consigo”, recuerda.

El conductor le ordenó luego que vaciara dos bidones de combustible en los asientos y en las cortinas, lo que asustó mucho a los adolescentes. “Gritaban, lloraban, no lograba calmarlos”, rememora.

Ousseynou Sy estaba muy agitado y gritaba cosas extrañas, algunas inexplicables, hablaba del aeropuerto de Milán-Linate, decía que no quería lastimarlos y luego pasaba a las amenazas. “¡De aquí no sale vivo nadie!”,gritó varias veces, según recuerdan algunos estudiantes. “Continuaba diciendo que las personas en África mueren”, cuenta una de las jóvenes. “Sí, es verdad hablaba de los niños que mueren en el Mediterráneo”, confirmó la supervisora.

Durante el recorrido, el conductor frenó y reinició varias veces la marcha, lo que unos niños aprovecharon para pedir ayuda con el celular. Uno de ellos contó que primero marcó al número de emergencias 112 sin lograr que entendieran lo que pasaba, por lo que llamó a su padre. Otro llamó a la madre: “Mamá, estamos en un autobús, nos llevan a un lugar desconocido (…) El conductor nos quiere matar, tiene un arma, ¡llama a la policía!”, le dijo.

Magarini también marcó discretamente el número del conmutador del colegio, por lo que una colega escuchó los gritos de pánico de los niños. Varios policías trataron de bloquear el colectivo. “Los niños golpeaban las ventanas, pedían ayuda”, aseguró Roberto Manucci, uno de los primeros que intervino.

El conductor esquivó una primera barrera por lo que terminó chocándo con un auto, antes de ser bloqueado por otros autos contra los guardarraíles. Mientras los agentes lo distraían por el frente, otros colegas rompieron la puerta trasera del vehículo así como los cristales de las ventanas por donde escaparon los niños antes de que el vehículo estallara en llamas.

“Escuché como una bomba en la ventana trasera y en dos segundos un equipo formidable de agentes sacó a todos”, recuerda Magarini. En un video amateur, se pueden ver a los niños huyendo, gritando y llorando. Armado con un encendedor, Ousseynou Sy prendió fuego al vehículo poco antes de ser neutralizado.

La supervisora fue la última en salir. “Fue en un segundo, corrí el riesgo de morir”, confiesa conmovida Magarini, con la espalda totalmente raspada por haber sido arrastrada por el suelo por varios metros por el agente que le salvó la vida.

El ministerio del Interior anunció que va a retirarle la ciudadanía italiana, tal como previsto por la controvertida medida aprobada el año pasado por el ministro derechista Matteo Salvini para garantizar la seguridad y frenar la migración.