Confirmaron la identidad de “Jack el Destripador”

Un grupo de expertos en ciencias forenses reveló detalles inéditos sobre la identidad de Jack el Destripador, el asesino serial que aterrorizó a Londres a fines del siglo XIX. Se trata de un estudio genético sin precedentes, y fue calificado como “el análisis genético más avanzado y sistemático utilizado hasta la fecha”. Jack asesinó a…

Confirmaron la identidad de “Jack el Destripador”

Un grupo de expertos en ciencias forenses reveló detalles inéditos sobre la identidad de Jack el Destripador, el asesino serial que aterrorizó a Londres a fines del siglo XIX.

Se trata de un estudio genético sin precedentes, y fue calificado como “el análisis genético más avanzado y sistemático utilizado hasta la fecha”. Jack asesinó a cinco prostitutas y dejó los cuerpos de sus víctimas en las calles.

El pasado martes se publicaron los estudios en la revista Journal of Forensic Sciences, y allí sugieren que los crímenes fueron cometidos por un polaco judío llamado Aaron Kosminski.

Esto fue descubierto gracias al ADN mitocondrial extraído de las manchas de sangre y de esperma presentes en una prenda que supuestamente fue encontrada junto al cuerpo de Catherine Eddowes, la cuarta víctima del asesino, en 1888.

Aunque el nombre de Kosminski ya había sido señalado en 2014, esta es la primera vez que se publican estos detalles en una revista científica. Este inmigrante polaco nació en la localidad de Klodawa, perteneciente entonces al Imperio ruso.

TE PUEDE INTERESAR: Se inyectó jugo de frutas en el cuerpo y casi se muere

Se asentó junto a dos hermanos y una hermana en la calle Greenfield Street, en Londres, a menos de 200 metros del lugar donde fue encontrado el cuerpo degollado de Elizabeth Stride (otra víctima de Jack el Destripador). Además, investigadores señalaron que tenía 23 años cuando ocurrieron los asesinatos, y que padecía de esquizofrenia. Tras ser internado en un centro psiquiátrico, murió a los 53.

Sin embargo, esta publicación generó muchísimas críticas en otros científicos: el investigador forense Walther Parson, por ejemplo, cuestionó el trabajo por no detallar ninguna de las secuencias de ADN en las que asegura estar basado.

También Hansi Weissensteiner destacó que el nálisis de ADN mitocondrial solamente puede ser confiable para descartar el parentesco entre dos personas y excluir a un sospechoso.