Boca debutó en la copa con el fantasma del Bernabeu

REDACCIÓN. A apenas tres meses de la gran derrota en el Santiago Bernabeu frente a River en la final de la Copa Libertadores 2018, por 3-1 (global 5-3), Boca comenzó a transitar su nuevo camino en la edición 2019 del torneo sudamericano y lo hizo rescatando un importante punto en la altura de Bolivia.  El…

Boca debutó en la copa con el fantasma del Bernabeu

REDACCIÓN. A apenas tres meses de la gran derrota en el Santiago Bernabeu frente a River en la final de la Copa Libertadores 2018, por 3-1 (global 5-3), Boca comenzó a transitar su nuevo camino en la edición 2019 del torneo sudamericano y lo hizo rescatando un importante punto en la altura de Bolivia. 

El rival con quien abrió su participación en el torneo fue Jorge Wilsterman, equipo ubicado en la ciudad de Cochabamba, a 2500 metros sobre el nivel del mar, beneficio que no logró hacer prevalecer a lo largo de los 90 minutos pero que sirvió para sumar un punto frente al último subcampeón de américa, que intenta buscar la revancha de la última final perdida. 

Uno de los grandes objetivos de este año para Boca es sin dudas volver a llegar a la final de la Copa Libertadores y lograr quedarse con el trofeo que no logra desde el año 2007, pero éste año con el plus de tener sobre sus hombros el peso de haber perdido de la final frente a River el año pasado. Con este panorama, la primera fecha del Grupo G, que comparte con Atlético Paranaense (Bra) y Deportes Tolima (Col), comenzó con un empate en cero que dejó la sensación de haber podido ser un triunfo. 

Gustavo Alfaro planificó un partido de largo aliento, algo que quedó claro en la elección de los intérpretes dentro del planteo: Almendra, Marcone, Reynoso; jugadores de tenencia, para retener la posesión con cadencia y no exigir los pulmones en la altura. Contó con varias oportunidades, la más clara en los pies de Nández, pero debió conformarse con el punto en la altura.