Desvalijaron el estadio de atletismo de Mar del Plata

La inseguridad volvió a decir presente en el deporte. Este fin de semana, los empleados del Estadio Atlético Justo Ernesto Román de Mar del Plata se encontraron con un panorama desolador: El depósito en donde guardan el equipamiento para los atletas había sido robado. La triste noticia la dio a conocer Rubén Aguilera, periodista y presidente de la…

Desvalijaron el estadio de atletismo de Mar del Plata

La inseguridad volvió a decir presente en el deporte. Este fin de semana, los empleados del Estadio Atlético Justo Ernesto Román de Mar del Plata se encontraron con un panorama desolador: El depósito en donde guardan el equipamiento para los atletas había sido robado. 

La triste noticia la dio a conocer Rubén Aguilera, periodista y presidente de la Federación Atlética de la Provincia de Buenos Aires, a través de una carta titulada “El robo al atletismo: Un Ultraje al Deporte”, en donde cuenta lo sucedido y pide por una mayor seguridad. 

Mirá también

“La inseguridad a las que cada día nos someten los amigos de lo ajeno atentó esta vez contra una de las catedrales del deporte”, comienza el escrito, que luego detalla la lista de las cosas más importantes que fueron robadas: Una pistola electrónica con sus cables y parlante, balanza electrónica de precisión, diez handys Motorola con cargadores, un anemómetro para la medición de la velocidad del viento, un equipo de medición directa para saltos y lanzamientos, cinco cronómetros, tres sombrillas, un gazebo de 3×3, cinco capas de lluvia, dos cintas métricas de 50 metros, tonners de impresora, y equipos de locución portátiles para eventos de campo.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Además, en el texto, Aguilera asegura que “más allá del perjuicio económico, algunas de estas cosas no se compran en la ferretería de la vuelta de casa. Son costosas y se consiguen únicamente en el exterior​”.

Por otro lado, asegura que “pudo haberse evitado si, como debe ser, todos los lugares públicos como este contaran con el personal de seguridad necesario para su salvaguarda”.