Macri diseña la ‘resistencia’ y pide informes para defender su gestión

Mauricio Macri atraviesa sus últimas semanas en el poder bajo dos premisas: para el presente, intentar instalar lo que considera aciertos de su gestión, y para el futuro, conformar un grupo para la “resistencia” contra el kirchnerismo. En ese marco, le pidió a todo su gabinete que trabaje sobre informes de gestión que sean insumo…

Macri diseña la ‘resistencia’ y pide informes para defender su gestión

Mauricio Macri atraviesa sus últimas semanas en el poder bajo dos premisas: para el presente, intentar instalar lo que considera aciertos de su gestión, y para el futuro, conformar un grupo para la “resistencia” contra el kirchnerismo. En ese marco, le pidió a todo su gabinete que trabaje sobre informes de gestión que sean insumo de la futura defensa de su gobierno desde diciembre. El pedido surgió esta semana, en una de las reuniones que tuvo con todos sus ministros. Muchos ya venían trabajando en papers al respecto; otros les solicitaron a sus colaboradores tenerlos listos para fin de mes.

Por otro lado, preocupado por su futuro, también Macri comenzó a sondear a quienes serán sus espadas para defenderlo fuera del poder. Una de las apuntadas es Patricia Bullrich, la ministra de Seguridad, quien suena para presidir el PRO. No tiene consenso aún: ni Horacio Rodríguez Larreta ni María Eugenia Vidal dieron el visto bueno todavía, pero el Presidente ya trabaja en ello. Larreta pondría a Eduardo Macchiavelli como secretario general, y la gobernadora se reserva un nombre.

Bullrich terminó de fusionar su partido, Unión por Todos, con el PRO hace cinco meses. Pero la elección de autoridades del partido macrista será recién en marzo. En todo caso, la movida permitió mostrar que Macri le quiere dar un rol a su ministra de Seguridad, quien tendrá su propia despedida con una marcha a fines de noviembre frente al ministerio en la calle Gelly y Obes, en Recoleta. De hecho, en la primera marcha del “Sí, se puede” Bullrich fue una de las estrellas: le llevó su tiempo caminar cinco cuadras entre selfies y saludos en Barrancas de Belgrano.

El PRO nacional, en manos del senador Humberto Schiavoni, se encaminaba a rearmarse con Francisco Quintana como sucesor. Pero las derrotas en Nación y Provincia obligaron a repensar el partido como un lugar de “resistencia”.

En ese contexto, el aire de un final de época ya se respira en Casa Rosada y en Olivos. Ayer tuvo un gesto vinculado a su salida del poder: al mediodía recibió, con su mujer, Juliana Awada, al grupo de policías de la Federal y custodios de Casa Militar que trabajaron en su cuidado y el de su familia. Antes había recibido en la Residencia de Olivos a una delegación de congresistas de los Estados Unidos acompañados por el embajador del país del Norte en la Argentina, Edward Prado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *